1,2,3… ¡CÁLLATE, SHARON! (2º Parte)

Reflexión (Continuación)

Tras haber comentado cómo es la situación de Sharon cuando llega a la universidad y haber dado algunas pequeñas anotaciones sobre su personalidad, así como la relación que mantiene con su hermana, dado que Sharon habla sin parar, lo lógico es que esta reflexión sobre ella tenga un segundo apartado. Sobre ella nunca se dice suficiente, porque, en todo caso, siempre tiene algo más que añadirse. Es una chica con una vida muy intensa, sobre la que se podría escribir una novela tan larga o más que la de “Esperando a mi Daddy”. Sin embargo, en ese sentido no le quita el protagonismo a Jessica ni tampoco lo pretende. Sharon no habla porque le guste que la gente conozca su vida, tan solo por tener la atención de los demás, porque en el fondo es una chica que se siente sola e incomprendida, necesita sentirse el centro de atención, pero sin que le agobien y sin que nadie se muestre demasiado acaparador con ella. Cuando Sharon tiene la necesidad de acaparar la atención de alguien se muestra mucho más directa y decidida, aunque debido a su manera de ser lo habitual es que la gente se lo tome con algún que otro reparo, ya que no hay nadie capaz de hacerle callar. En realidad sí hay una persona, Jack Catcher, porque se enfrentan dos personas con una personalidad muy marcada, pero Jack tiene la ventaja de que consigue todo lo que se propone, aunque en ocasiones haya de ser por haber recibido una lección de humildad. En el caso de Sharon, éste consigue ejercer de hermano mayor por el hecho de que su relación con Luz se afianza y considera que ello le da todo el derecho a asumir las responsabilidades que como tal Luz tiene.

Lo que Sharon aprende, por encima de todo, no es sólo que la venganza no lleva a ninguna parte más que a provocar problemas en gente que no tiene ninguna culpa ni responsabilidad en los líos mentales que ella se busca, la verdadera lección está en el perdón, en quitarse esa venda de los ojos generada por la actitud de sus padres por un sentimiento equivocado hacia todo lo católico. El mérito de dicha transformación se le atribuye a David como sacerdote y mediador en todo este conflicto, dado que éste no se mantiene ajeno al hecho de que hay una chica que se relaciona con la comunidad católica, pero cuyas ideas no están demasiado claras. Se interesa y preocupa por todos los miembros del grupo, lo que le lleva a descubrir que Sharon está bastante confundida, pero no consigue quitarle de la idea, pero sí conducirla, hasta donde Sharon le permite. Le da la oportunidad de que conozca de verdad lo que hay detrás de los católicos y se convenza por sí misma del trasfondo de su supuesta venganza.

Más que las enseñanzas de David o la lectura de los libros, lo que le cambia el corazón es el hecho de que tras su marcha de la universidad, tras la intervención del padre, para que abandone esa postura absurda y su supuesta relación con David, es el hecho de que sea Jack quien le pida perdón y asume sobre sí toda la culpa de lo sucedido, porque este reconoce que en el fondo la ha utilizado para estar un poco más cerca de Luz y demostrarle que es un buen chico. Además esa petición de perdón le llega por medio de Luz, quien intentando encontrar un justificación a la actitud de su hermana se vuelve a tropezar con Jack, quien no tiene reparo en sincerarse con ésta, pero recibe la misma negativa en cuanto a la continuidad en su relación por causa de sus diferencias religiosas y personales.

Impulsada por esa idea del perdón, para el segundo año en la universidad, porque consigue volver bajo la falsa promesa de que se enmendará y que de todas maneras tiene su compromiso con las Cheerleaders, en vez de retomar su plan de venganza, se marca como objetivo que tanto sus padres como su hermana aprendan a perdonar y olvidar el pasado, de tal manera que ella se toma en serio el hecho de renegar de sus creencias para hacerse católica, aunque para ello haya de desobedecer a sus padres y pasar por encima de quien sea, con la certeza de que el tiempo juega a su favor porque la vida de su madre pende de un hilo cada vez más fino. El objetivo de Sharon es que su madre de verdad descanse en paz, aunque ello implique que su padre reniegue de ella por considerarla una traidora e incluso que su hermana le dé la espalda. Su suerte está en que Luz y Jack se reconcilian, al menos se dan una segunda oportunidad con idea de que sus posturas no sean tan irreconciliables.

Es la propia Sharon quien le cuenta a Jessica que consigue de labios de su madre el perdón para los católicos, el reconocer que la gravedad de su enfermedad en cierto modo se ha visto acentuada por ese recelo, que ha malgastado sus últimos años de vida cuando hubiera disfrutado de ellos sin esa losa sobre su conciencia. Como es lógico y así le relata, aquella iniciativa tuvo sus consecuencias y aunque es cierto que su padre cumplió con la amenaza de renegar de ella, de sentir hacia ello lo mismo que hacia los católicos, al final, con el apoyo de su hermana, consigue que tenga más peso la familia que ese recelo, porque de otro modo el padre se quedaría solo en el mundo y Sharon se siente justificada porque entiende que su objetivo es bueno para todos, para la felicidad de su hermana, porque supera sus diferencias con Jack y para la felicidad de su padre, porque además de no perder el cariño de sus hijas, tiene la oportunidad de compartir su dicha, que aquello de lo que durante años ha recelado en vez de separarles les una más en los momentos más difíciles, aunque a éste le sea difícil admitir que sabe la mujer de verdad descansa en paz.

Anterior 1,2,… ¡Cállate, Sharon!  Continua……

Un comentario en “1,2,3… ¡CÁLLATE, SHARON! (2º Parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s