Crisis económica mundial de 1987

La pregunta más rara de todo el examen sorpresa publicado y propuesto ayer, sin duda alguna es la referente a la crisis económica de 1987. Pregunta 4 de la novela “Esperando a mi Daddy”, por lo cual, como soy bueno no tengo reparo en echaros una mano y que sepais responderlo sin demasiada dificultad.

Como sabéis, porque ya he comentado en más de una ocasión, la novela contiene una gran variedad de datos históricos, aunque la novela no está basada en hechos reales, de manera que sí, la crisis económica de 1987 es una de esas cuestiones a las que de manera más o menos indirecta se alude, aunque como tal no tiene relación con la vida de Jessica, ni con la de Daddy, pero sí con alguno de los personajes secundarios, en concreto a la familia Catcher, que es a quien se refiere la pregunta del examen.

He de aclarar y confirmar que según la información recogida al respecto, lo de la crisis económica de 1987 no es una invención mía, si buscáis información en Internet hallareis infinidad de enlaces y documentos, aunque dudo que en ninguno de ellos se haga mención al a familia Catcher, entre otras razones porque, según se cuenta en la novela, son gente que prefiere preservar su anonimato, lo cual la verdad a mí me viene de perlas, porque queda la duda de saber si es gente que existe en realidad o son fruto de mi imaginación como escritor, porque la cuestión es que si la crisis económica de 1987 fue real ¿Por que no va a serlo todo lo demás?

Dos menciones reales a la crisis y subrayado cómo encaja esto con la novela. He de aclarar que hay ocasiones y detalles de esta novela que no sé si tengo tanta ocasión como presumo o se da la circunstancia de que de manera misteriosa todo encaja, de manera que ficción y realidad se funden de manera inseparable, porque admito que mi labor de investigación en algunos casos ha sido a posteriori, primero creo la situación y después busco el acontecimiento histórico.

El lunes negro, en finanzas, se denomina al lunes 19 de octubre de 1987, cuando los mercados de valores de todo el mundo se desplomaron en un intervalo de tiempo muy breve. La caída comenzó en Hong Kong, se propagó hacia el oeste a través de los husos horarios internacionales, llegó a Europa y, por último, a Estados Unidos. El índice bursátil Dow Jones bajó 508 puntos, situándose en los 1739 (-22,6 %). ​Hacia finales de octubre, los mercados de valores de Hong Kong ya habían caído un 45,8 %, Australia un 41.8%, el Reino Unido un 26,4 %, Estados Unidos un 22,6 % y Canadá un 22,5 %. El impacto fue especialmente duro en los mercados de Nueva Zelanda, que cayeron un 60 % desde el máximo de 1987, y del que tardaron varios años en recuperarse.

Lunes negro (1987) (Wikipedia)

El 19 de octubre de 1987, el índice Dow Jones de valores industriales cayó 508 puntos en la Bolsa de Nueva York, un 22,6% (el 28 de octubre de 1929 el descenso fue del 12,8%, y al día siguiente, de un 11,7%), y se vendieron 605 millones de acciones. Fue la mayor caída en un solo día.

Sobre las causas de la crisis bursátil de 1987. Documento investigación DI171

En este documento DI171 se recogen ideas diferentes hipótesis sobre las causas de las posibles causas:

  • Aquella que consideran que la bolsa estaba en equilibrio, dada la información disponible, y que se desplazó a otro nuevo equilibrio cuando llegó nueva información acerca de algún factor fundamental (de los que afectan a la rentabilidad esperada, al tipo de descuento o a la prima de riesgo.)
  • Las que presentan el crash como un desplazamiento de un nivel de precios de equilibrio (acorde con las variables fundamentales) a otro fuera del equilibrio, debido a un fallo de los mecanismos del mercado, o como un ajuste normal que dicho fallo convirtió en una caída precipitada y desordenada
  • Las que consideran que el nivel de precios anterior a la crisis estaba fuera del equilibrio, por una burbuja especulativa, que explotó en octubre de 1987 para volver su nivel normal (quizá con una cierta reacción)
Evolución del Down Jones. Wikipedia

La crisis según “Esperando a mi Daddy”

Es una anécdota tragicómica de la novela está en que el responsable de la crisis, al menos en lo referente a los Estados Unidos, fue el padre de los hermanos Catcher. Si queremos hilar mucho más fino, los responsables últimos son ellos dos porque aquel lunes 19 de octubre – ¡Vete tú a saber por qué estaban los dos en su casa ese día, en vez de en clase! – tuvieron una de esas típicas peleas de hermanos y le rompieron un jarrón valioso a la madre, de manera que, cuando ésta no es feliz, como suele decirse, el mundo parece un poco más triste y, en consecuencia, el mundo entra en recesión económica hasta que ésta sonríe de nuevo. Al menos eso es lo que argumenta el padre de las dos criaturitas para no asumir su parte de responsabilidad en lo sucedido.

Photo by Karolina Grabowska on Pexels.com

El caso es que, por lo que cuenta Sharon y después confirman Jack y David cuando Jessica tiene a bien preguntarles, ese lunes 19 de octubre de 1987, el padre se encontraba en la Bolsa de New York, en Walk Street, porque, como buen hombre de negocios, se dedica al mercado bursátil y le gustaba estar metido en mitad del meollo, al pie del cañón, ya que, además, por lo que sabemos de Jack, la familia Catcher es muy influyente dentro del mundo empresarial, todo un referente dentro de los mercados nacionales e internacionales, auténticos “influencer” de la época.

Photo by Tim Mossholder on Pexels.com

La cuestión es que a este buen señor le entraron ganas de ir al baño, en principio nada fuera de lo normal, los hombres de negocios y los Catcher no son ninguna excepción, van al baño según les parece, pero éste es un Catcher, un influencer bursátil, y escogió el peor momento para ello. Que un Catcher abandone el parquet bursátil, resulta un tanto sospechoso, preocupante. Al menos eso esa es la anécdota que cuenta sobre lo sucedido aquel día, que de buenas a primeras, cuando salió del cuarto de baño, quien hasta entonces había considerado que tenía unas de las mayores fortunas del mundo, puede decirse que estuvo a punto de verse con lo puesto y poco más, sus acciones se habían convertido en papel mojado

  • Los mercados de valores de todo el mundo se desplomaron en un intervalo de tiempo muy breve.

  • Fue la mayor caída en un solo día.

Consecuencias

La primera consecuencia, aparte del malestar por causa del jarrón roto y el tener que redoblar sus esfuerzo económicos para recuperarse de ese crash bursátil, que dejó a la familia un tanto tocada, aunque, por lo que sé da a entender de la novela, a Jack le pilló siendo apenas un niño y no parece que con los años haya escarmentado, porque, además, se ha convertido en el heredero del imperio Catcher. Pero, dentro de lo que cabe, no se le ha subido en exceso a la cabeza y aún mantiene algo de cordura, a pesar de que en ocasiones haya que bajarle los humos de grandeza para que modele sus impulsos comerciales y derrochadores.

David (1972) que es el hijo mayor, por ocho años, quien se supone debía convertirse en el heredero, el día de mañana, debido a su mala cabeza, a su comportamiento poco ejemplar como hijo y como hermano, acaba, a los dieciocho años, con sus huesos en el seminario, donde descubre su verdadera vocación. En la novela se le presenta y conoce como el Rev Catcher, un sacerdote joven, afable, comprometido y cuyo única posesión, por definirlo de algún modo, es su sombrero de cowboy. Es un auténtico “cowboy priest”, pero en Medford. Porque sí, los catholic “cowboys” priest existen de verdad.

sombrero de cowboy

Ann Josephine Catcher, “Ana” para los amigos, es la prima hermana de los susodichos angelitos, entendemos que sobrina del padre, quien de manera indirecta se ve perjudicada por esta crisis, aunque le salva el hecho de que es algo mayor que éstos y tiene su vida un poco más encarrilada, en esas fechas está a punto de terminar su carrera universitaria como educadora infantil y acaba trabajando en el internado donde se encuentra Jessica, un internado para niñas procedentes de familias desestructuradas, dependiente de un colegio y una parroquia de Medford. Se decanta por los más desfavorecidos, aunque comparte con Jack la mentalidad de que disponiendo de medios para ello, se han de aprovechar para hacer el bien, lo que provoca que su presencia en el internado resulte, si cabe, chocante. Para Ana parece que no hay imposibles y todo se resuelve con una llamada de teléfono.

2 comentarios en “Crisis económica mundial de 1987

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s