Tú por aquí y yo por allí

En la entrada de ayer os intentaba explicar y que empatizaseis con ese primer encuentro entre Jessica y Daddy “Hola, soy Daddy“, sin haber publicado nada nuevo en la novela, porque se entiende que es un momento crucial e la historia ¿Daddy será Daddy? ¿Sabrá algo de Jessica? ¿Cuál ha sido su reacción cuando Ana se ha presentado en su casa y le ha planteado la cuestión? Muchas dudas e incertidumbres quede seguro tendría Jessica, quien, a pesar de mantenerse ajena a esa visita, algo sospecha, pero sabía que su integridad, su libertad, corrían peligro en caso de que hubiera tomado tomado la iniciativa de salir detrás de Ana para averiguar dónde iba y con quién se reunía. Aún sigue castigada a no saber dónde están y Ana no está dispuesta a levantarle el castigo. Como es lógico, lo tiene que averiguar por sí misma y dadas las circunstancias parece ser que cuanto más tarde mejor.

El caso es que a las 8 de la tarde del viernes 30 de junio, Ana se ha empeñado en que Jessica ha de montarse en una de las bicicletas que haya en el chalé e irse a dar una vuelta, que no se puede pasar las horas pendiente de si llaman o no llaman al internado, de si hay noticias de Daddy, ya que se supone que ella está allí de vacaciones y debería comportarse como la adolescente que es, desaparecer del control de Ana, perderse de su vista en cuanto ésta se descuida lo más mínimo para ir a conocer a los jóvenes de la zona, aunque estos hablen en ese idioma extraño llamado “castellano” o “español” que a Jessica le produce arcadas y vergüenza hablarlo. De manera que no hay excusas, O se monta en la bicicleta por las buenas y se va a dar una vuelta por la urbanización o se monta por las malas y con una merecida patada en el trasero para que se deje de excusas tontas. Le tiene que dar el aire.

Cuidado con los chicos, los extraños, los perros, los coches y por donde se mete. Cuidado con no caerse y cuidado con no alejarse demasiado, no se vaya a perder. Vamos que ante tantas precauciones parece que Jessica tiene razón al preferir no moverse de la parcela, porque es el único sitio donde se siente segura y, además, hay un teléfono que puede sonar en cualquier momento y por el que le llegarán noticias de Daddy. Pero, nada, que no se admiten excusas, es viernes por la tarde y toca paseo en bicicleta, que se aventure ella sola por la urbanización y si no encuentra ningún aliciente, que al menos piense que tiene la oportunidad de cumplir con su castigo y averiguar dónde están, aunque el panorama no parezca muy propicio para encontrar pistas.

La hora en que Jessica salga a dar ese paseo en bicicleta es importante, ni un minuto antes ni un segundo después, hasta el punto de que puede decirse que Ana le delimita el recorrido, porque esconde una doble y clara intención, la primera que salga a tomar el aire, que sociabilice y la segunda que se produzca ese encuentro con Daddy, es fácil intuir que se han puesto de acuerdo, para que no haya una presentación demasiado formal. Conocemos a Jessica y casi mejor que no se entusiasme en exceso con a idea de encontrarse con su anhelado Daddy, porque ésta ni siquiera le ha visto en fotos, pero se supone que Daddy sabrá reconocerla por la calle, aunque haya alguna que otra diferencia entre la chica de la foto y la de carne y hueso. la de la foto viste de otra manera y hasta cierto punto es consciente de que le han tomado esa foto, pero la de la calle no se espera que se vaya a producir este encuentro y hasta cierto punto se ha subido a esa bicicleta de mala gana. ¡Ella lo que quiere es que la dejen tranquila, regresar a su monotonía!

Este encuentro en la novela se presenta desde el punto de vista de los dos, ambos son narradores, de manera que el lector tiene la oportunidad de conocer el punto de vista de ambos.

Tenemos la oportunidad de conocer el parecer de Daddy, su disponibilidad eso que se supone ha habado con Ana. Nos meteremos en su cabeza en sus pensamientos más íntimos, en sus reflexiones. Ha salido en busca de Jessica, la excusa es llevar al perro de paseo, con la tranquilidad de conocer la zona, cada calle, cada rincón, lo único que ha de buscar es a una chica que desentone con el entorno, con quien no tiene seguro que se vaya a cruzar, porque antes será Ana quien haya de convencerla para que salga ¿Lo habrá logrado? En todo caso, ya le ha dicho cuál es el chalé donde se alojan por si se quiere acercar y probar suerte, tal vez pueda ver a Jessica por la parcela, desde la valla exterior, tal vez se pueda inventar cualquier excusa para llamar al timbre y que le inviten a pasar. Lo único es que ha de ser discreto. Si no queremos que Jessica se altere, mejor no ponerla nerviosa. Dejemos que sea la intuición la que despierte en ella esa sensación de que Daddy se encuentra cerca, si es cierto eso de que éste es su padre, que existe ese vinculo innato entre ellos o por el contrario la indiferencia de ambos da a entender que todo es fruto de una confusión, que el verdadero Daddy poco o nada tiene que ver con toda esta historia.

Con Jessica, lo que hacemos es darnos un paseo en bicicleta, la acompañamos en su bajada por esas cuestas y en la subidas por esa calles empinadas. Nos vamos a encontrar en dos ocasiones con un chico y su perro. Sí, en dos ocasiones ¿Será un acosador? ¿Estás calles, este recorrido en bicicleta es tan adecuado para recorrerlo con un perro? Por las parcelas, los chales de la zona, también hay perros. ¿Éste de dónde ha salido? ¿Será peligroso? ¿Tendrá Jessica que pedalear con más ímpetu para escapar de él? ¿Quién dirige el paseo, el chico o el perro? ¿Pasearán por aquí con frecuencia o ha sido hoy por casualidad, por no ir siempre por el mismo camino? Están en mitad del campo y no tiene mucho sentido que vengan por una zona urbanizada donde pueden cruzarse con coches ciclistas y peatones.

Photo by Brett Sayles on Pexels.com

Cuando Jessica regrese al chalé, ¿le comentará a Ana lo de este chico y su perro? El próximo día mejor antes de montarse en la bicicleta, o en todo caso que alguien la acompañe, tal vez sea mejor esperar a que hayan pasado el chico y el perro para no cruzarse con éstos. Mejor estar pendientes por si acaso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s