Saturday, September 9, 1995

01:00 PM. Saint Clare’s

Para el regreso he tardado un poco más de lo previsto, pero he aprovechado la salida y el paseo para conocer un poco de mundo, lo que estos últimos días tan solo he visto desde las ventanas del bus school y con el nerviosismo por llegar a clase. Esta mañana me lo he tomado con un poco más de calma. Sobre todo, porque eso de entrar en el Foodmaster y pasar de largo por delante de los escaparates resultaba imposible. Además, después del encuentro con Mr. Bacon, me apetecía un poco de aire para calmar los nervios y superar la tensión del momento. Hubiera preferido no tener ningún tropiezo de este tipo con nadie. Tal vez con Yuly, por eso de que empezamos a ser amigas y después de su visita esa amistad ha superado los límites del Medford High. Sin embargo, vive demasiado lejos como para que sucediera, salvo que sus padres tengan el capricho de hacer las compras por aquí, que no lo creo. Tampoco me hubiera importado encontrarme con Ana, pero ella es una chica de Somerville y sus obligaciones en casa de sus padres le retienen allí.

Jess: (Entro por la puerta) ¡Ya estoy aquí! – Digo con intención de que me oigan y sepan de mi llegada.

Monica: (Se asoma por la puerta de la cocina) ¡Tan solo tenía que recoger unas pechugas de pollo! – Me dice y recrimina por mi tardanza. 

Jess: Había gente y he tenido que esperar. – Alego en mi defensa.

Monica: La próxima vez no te entretengas. – Me indica con gesto serio. – Mientras estabas fuera, ha llamado tu compañera de clase y me ha pedido que te diga que ya tiene fotos de la familia. – Me indica con clara evidencia de no entender el mensaje y pensar que Yuly está tan chiflada como yo.

Jess: ¡OK! Gracias. – Le respondo y agradezco que recogiera el mensaje. – La próxima vez intentaré tardar menos. – Le prometo.

Monica: ¿Te has buscado una familia de acogida? – Me pregunta extrañada y contrariada por el mensaje de Yuly.

Jess: Supongo que será por un trabajo que tenemos que entregar para la asignatura de World History. – Le aclaro.

Monica: Pues, si tienes que estudiar, mejor que no pierdas el tiempo. – Me advierte en referencia a cómo me ha encontrado esta mañana.

Jess: La redacción no es para el lunes. – Replico en mi defensa.

Monica: Deberías aprovechar el fin de semana y no dejarlo para el último día cuando ya sea tarde. – Me recomienda. – Ya eres una chica de Secondary School y deberías tomarte los estudios con un poco más de responsabilidad. – Me advierte.

Jess: Lo sé. – Le contesto sin ganas de que me eche la charla sobre mis obligaciones, deberes, responsabilidades y todo lo que considere que está mal en mi vida, personalidad y circunstancias. – Esta tarde me pondré con ello. – Le aseguro.

Monica: Si necesitas ayuda, no dudes en pedirla. – Me dice en un tono más afable y conciliador. – Que tú estés aquí supera todos los esquemas que ha habido hasta la fecha, pero nos adaptaremos. – Me indica preocupada por si me siento más limitada o condicionada que el resto.

Jess: Miraré si hay algo de información en los libros de la biblioteca. Si no, ya me apañaré. – Le digo para que no se preocupe.

El St. Clare’s no cuenta con una biblioteca muy extensa. La que tenemos depende en gran medida de la del colegio. Ésta es por si necesitamos algún libro de ayuda que complemente nuestros estudios o tenemos afición a la lectura. De hecho, desde que Ana se empeñó en que leyera textos en español, la biblioteca se amplió un poco y de ello supongo que nos hemos aprovechado todas. Sobre todo porque alguno de los libros es de lectura obligada en la asignatura de Spanish. De manera que, haya sido o no con esa intención por mi parte, la cuestión es que en ese respecto estoy al mismo nivel de las demás chicas de mi edad. Aunque en mi caso no fuera una lectura comprensiva. Tan solo para que mis oídos se acostumbrasen al idioma y mejorase la pronunciación. Me daba igual que fuera un libro de recetas de cocina o la novela más importante de la Literatura en español. Que no sé si algún libro tiene esa consideración. Para la asignatura de English se hace obligatoria la lectura de las novelas escritas por Shakespeare. Aparte de que en mis raros libres haya leído novelas de autores más actuales y de temática más juvenil. Con el trabajo que tengo que hacer supongo que se espera que lea libros de Historia y Geografía.

04:20 PM. Bedroom

Notebook of Jessica
'Llegada de los primeros humanos al continente americano'

Si se supone que los humanos surgieron en África y empezaron su expansión por el continente europeo, por los alrededores del mar Mediterráneo y hacia el norte. Supongo que también lo harían hacia el Este, por Asía y que, por el transcurso de los siglos, llegarían hasta las costas del océano Pacifico, porque el océano Atlántico representaba una barrera para su avance. He leído que en las costas españolas situaban el fin del mundo, por lo cual, en aquella época las embarcaciones debían ser muy básicas e inapropiadas para navegar por el océano hacia lo desconocido. Es probable que hubiera quien lo llegase a intentar. Si no se hundió, llegaría un momento en que se vería en la necesidad de regresar ante la dificultad para orientarse y quizá no llevara la suficiente cantidad de víveres para un viaje tan largo y de destino incierto. La creencia era que el planeta era plano y que en el fin del mundo habría una cadena montañosa que impediría que el agua cayese por un precipicio sin fondo.

La manera más lógica de llegar hasta el continente americano era por el estrecho de Bering porque durante los meses de invierno debía facilitar el paso. Quizá los primeros pobladores del continente fuesen gente en busca de nuevas tierras o que perseguían a las manadas migratorias de búfalos de aquellos de quienes se alimentaran. También he pensado que tal vez en aquella época hubiera luchas entre las distintas tribus que poblaban esa parte del continente asiático y algunos se vieron obligados a huir.

La cuestión es que, según parece que se ha quedado demostrado por los historiadores y arqueólogos que estudian la Prehistoria, todos los seres humanos tenemos un mismo origen, que han sido las circunstancias y condicionantes de cada zona del planeta la que ha propiciado que haya diferentes razas. Sobre esa cuestión existen muchas teorías. Que ha sido a través de los siglos y de la mezcla de los diferentes pueblos lo que ha generado esa diversidad genética, porque al igual que ha continuado la emigración entre el continente asiático y el americano por el estrecho de Bering, hay evidencias de que han llegado embarcaciones a las costas de Sudamérica, mientras que por el océano atlántico hay evidencia de la llegada de embarcaciones vikingas del norte de Europa, hasta con la llegada de los exploradores españoles se hizo oficial el descubrimiento del continente y desde entonces ese intercambio de población ha sido una constante.
Saturday, September 9, 1995

El primer borrador de lo que en su momento será mi trabajo para la asignatura de World History. Reconozco que, de momento, es un poco escueto y con bastantes imprecisiones. Que, si lo presentara así, el profesor, aparte de obligarme a que lo rehaga, me tendrá asegurado el suspenso para el cuatrimestre y lo que reste de curso. Supongo que la redacción y el trabajo de Yuly serán mucho más meticulosos y exhaustivos. 

Esta mañana ha llamado para avisarme de que ya tenía fotos, lo que supongo no es literal porque en aquella época no creo que fuera posible. Tal vez se refiera a que ha encontrado ilustraciones de restos arqueológicos o algún libro con información muy completa al respecto. Por mi parte apenas tengo nada que aportar porque entre los libros que he encontrado ninguno hace una alusión directa a esa cuestión y por coherencia con mis principios he pasado por alto aquellos que están en español. Aparte de no entenderlos, algunos ya me los he leído y el resto prefiero no saber de qué tratan, no sea que me lleve alguna sorpresa. Como que son guías turísticas de diversas poblaciones de España y se dedica un pequeño apartado a Toledo. De momento no me siento preparada para ver cómo se desvanecen mis fantasías y he de enfrentarme a la realidad. Mientras no tenga que desmentirlo, Toledo es el lugar más maravilloso e importante del mundo, porque es donde vive Daddy y espero vivir algún día, si él me acepta como hija.

Monica me ha mandado a hacer un recado al Foodmaster, era eso o quedarme de niñera, de manera que me he armado de valor y he ido. Lo relevante ha sido que allí me he tropezado con Mr. Bacon, quien, además, también iba con idea de comprar algo en la carnicería, por lo cual ha sido imposible que le evitase. Me ha reconocido y saludado. Se ha querido hacer el simpático, pero lo cierto es que yo no tenía muchas ganas de conversación y menos aún con él, en especial cuando ha empezado a resaltar el hecho de que no me agrada su asignatura y que soy una chica poco participativa en sus clases, lo que espera cambie en los próximos días. Según me ha asegurado, su asignatura tiene que ser divertida y provechosa para todo el mundo. Sin embargo, tengo la impresión de que conmigo no lo tendrá tan fácil. Ya en el St. Francis School los profesores aseguraban que sus clases eran divertidas, pero ello no hizo que me sintiera más animada a cruzar la puerta. Me lo pasaba mejor en la biblioteca con cualquier otra asignatura, incluso con los ejercicios extras que se me ponía para que aprovechase el tiempo.

Tengo suerte de ser una chica y que entendiera bien el recado de Monica, porque se trataba de tres kilos de pechugas de pollo. Por las conversaciones que he escuchado a los chicos y oído comentar entre las chicas, cuando éstos hablan de 'pechugas' no se refieren a los pollos, de manera que casi es mejor que los chicos no se acerquen por la carnicería, no vaya a ser que sus cerebros sean los que acaben expuestos en el escaparate o se desgasten por tanto pensar. Las alusiones que me ha hecho Mr. Bacon no fueron a las pechugas ni a nada que tuviera una doble interpretación, por lo que entiendo que a partir de cierta edad la tontería se supera. Estaba más interesado en el jamón, entiendo que como un alimento típico de la comida en España. Por lo que me dio a entender, es algo que conoce bastante bien y que le hecho de ser profesor de la asignatura de Spanish no es tan solo porque tenga un título universitario y un puesto de trabajo en el Medford High. Como Yuly me comentó y tradujo de las explicaciones de éste, es hijo de madre española. Dos casos con bastantes similitudes en ese aspecto. Lo que no me ha quedado claro es si ya se conocían de antes, aunque tengo seguro que para Yuly no es ningún extraño porque ha oído hablar de él con anterioridad.

Mañana es el Grandparent’s Day. En mi caso no tengo a quien felicitar ni como tal nada que celebrar porque no conozco a mis abuelos ni sé lo que estos piensas de mí, si es que tienen constancia de mi existencia. Entiendo que los abuelos maternos tienen alguna responsabilidad en mi actual situación, en el hecho de que mi madre abandonara. Tal vez fueran ellos los instigadores o quizá sean tan severos que a mi madre no le quedase otro remedio que deshacerse de mí para ocultarles su embarazo, Incluso he llegado a pensar que debo estarles agradecidos porque, en vez de abandonarme en cualquier sitio, me dejaron en una de las cunas de la baby nurse y con ello se aseguraron de que estaría bien tendida desde el primer momento, a pesar de que no dejaron pistas. Tan solo lo que se ha considerado que eran los datos de Daddy, si es que ese papel no fue dejado allí por error y su propietario no ha tenido valor para volver a por ello porque le delataría. Sea como fuere, la cuestión es que se considera que tengo un padre y se espera que algún día éste reclame mi custodia y patria potestad.

De mis abuelos paternos poco o nada puedo decir. De momento les considero un misterio porque no sé hasta qué punto fueron conscientes del embarazo de mi madre o lo son ahora de mi existencia. De ello depende en gran medida que sean más o menos responsables de mi abandono. Dado que se trata de los padres de Daddy y prefiero pensar que éste es tan víctima como yo de todo este asunto, sobre la base de que tan solo era un niño de seis años cuando se encontró con mi madre y de siete cuando yo nací. Demasiado inocente como para tener algún tipo de implicación o responsabilidad sobre los acontecimientos. Si los hechos fueran ciertos, en realidad y por sentido común, ni tan siquiera debería considerar que se trata de mi padre. Pero los datos que tengo son lo único que me vincula con mis orígenes. De manera que, mientras nadie desmienta mi certificado de nacimiento, no tengo más padre que Daddy. Alguien demasiado joven para ejercer como tal y por eso no estamos juntos, pero confío en que cuando se sienta preparado venga a por mí y que por lo tanto sus padres, mis abuelos, le respalden en esa decisión.

Tal vez para encontrar alguna pista fiable sobre Daddy, algo que confirme que esos datos son ciertos, resulte más fácil localizar a mis abuelos paternos, sobre lo que no tenemos ninguna información. Tal vez el hecho de que Daddy naciera en Toledo fuese algo circunstancial. Incluso que, como yo, se trate de un chico sin familia. Por lo cual, los datos que tenemos sobre él no resultan fiables. La verdad es que no sabría por dónde empezar esa búsqueda, una vez que hubiera ubicado Toledo sobre el plano y desmitificado mi idea sobre dicha ciudad. Después supongo que me preocuparía por localizar los hospitales donde nacen los niños o alguna oficina de la administración donde se lleve el registro de dichos nacimientos para que me confirmaran la veracidad de los datos que en esa fecha nació allí, alguien cuyos datos coinciden con los de Daddy. Quizás ello me llevase a la pista para identificar a sus padres y es posible que con estos nuevos datos la búsqueda resultase mucho más fácil. La titularidad de las casas suele recaer en personas adultas, además de los números de teléfono. Por lo que sí disponen de una guía telefónica, bastaría con encontrar el nombre de alguno de los padres y con ellos una dirección de correo.

¡Me parece que he visto demasiadas películas! Se supone que en cuanto a las horas y programas de televisión aquí son bastante restrictivos. Según Ana, yo tengo permiso y libertad para ver todos los programas que se emitan en español, en versión original y a ser posible sin subtítulos en inglés. Para todos los demás tengo las mismas restricciones que el resto de las chicas. Supongo que sea en uno u otro idioma se tendrá en cuenta tanto el horario como la calificación moral por edades, porque no me consentirán que me encienda el televisor a altas horas de la noche ni para ver programas de adultos. En cualquier caso, con lo visto hasta ahora tengo suficiente como para haberme montado mi propia película mental sobre cómo sería esa búsqueda de Daddy. Aunque mi sueño sería que fuese él quien me encontrara a mí. No sé si en plan explorador intrépido, príncipe encantado o héroe procedente del futuro o de otro planeta. En todo caso, siempre con final feliz. Que los datos que tenemos sobre Daddy no sean porque me haya de esconder de él porque vaya a poner mi vida en peligro.

Para que él me encuentre, en caso de que haya iniciado esa búsqueda, primero tendría que saber dónde he nacido y cómo me llamo. Por lo que se me ha contado al respecto, mi nombre me lo puso una de las enfermeras. Tal vez la única pista fiable que pudiera seguir es el hecho de que fui un bebé abandonado y que en aquella época en el St. Clare's recogían a niñas de cualquier edad y condición. Aunque con posterioridad, y debido a restricciones económicas, la edad tuvo que aumentarse y los bebés abandonados o procedentes de familias desestructuradas se enviaron a otras casas de acogida mejor preparadas, donde no sé si tendrán constancia de mi nacimiento, en el supuesto de que Daddy fuera allí a preguntar.

En referencia al trabajo de World History y alusión a la búsqueda de Daddy, la vinculación entre el hospital y el St. Clare’s es algo así como estrecho de Bering, el único camino posible para localizarme. De lo contrario el hospital supone el final del camino o seguir a ciegas, hacia lo desconocido, que alguien le explique a Daddy cómo se gestionaba el asunto de los bebés abandonados en la época en que yo nací. Sobre todo, ha de tener claro que el punto de partida de esa búsqueda ha de ser aquí en Medford, de lo contrario dudo bastante que tenga alguna posibilidad de dar con mi paradero y en consecuencia comprendo que ni tan siguiera lo intente. Si no tiene una pista fiable que seguir, será imposible que me encuentre, salvo que localice a mi madre y ésta, a pesar de mi abandono, tenga alguna constancia de mi paradero, pero supongo que se desentendió de mí y tal vez no tenga idea de dónde me dejaron ni se haya molestado en averiguarlo, si no quiere nada conmigo.

06:15 PM. Bedroom

Saturday, September 9, 1995

06:15 PM. Bedroom

Si he de tener en cuenta todas las celebraciones del calendario que prefiero evitar, me temo que la lista es muy larga, porque no me siento demasiado identificada con algunas de ellas, en particular las que tienen un trasfondo de familia, porque como tal no tengo consciencia de pertenecer a ninguna y por lo tanto es una pérdida de tiempo. Sin embargo, Ana no comparte mi punto de vista y aunque este fin de semana ella no esté aquí, porque tiene vida privada fuera de estos muros, este año pretende que yo deje de lado mis malas costumbres y me comporte de una manera un poco más tradicional, por lo cual, la celebración del día de los abuelos ha de estar señalizada en mi calendario, dado que les conozco o no, aunque piense que éstos me ignoren, por lo cual he presuponer que si no soy ningún bicho raro tengo abuelos como todo el mundo. Es más, por lo que se conoce de mis orígenes, de mi genética, lo más probable es que sean gente normal.
   
Si quiero saber cómo son los abuelos, Ana ayer me planteó la opción de que le pregunte a Yuly por los suyos y corresponda de ese modo a la curiosidad que ésta demuestra por conocer mi vida y circunstancias, más allá de mis motivaciones para la asignatura de Spanish. Sin embargo, en el caso de Yuly implica que haga referencia a sus abuelos españoles, porque ya me comentó el otro día que su madre es de allí, que no es una descendiente, lo que por alusiones será como si mencionara a los míos, que será en lo que Ana ha pensado en realidad, la excusa para que supere mis recelos para investigar sobre mi pasado y abandone esa actitud pasiva y fría. En cualquier caso, prefiero que Yuly me hable de lo que quiera sin necesidad de que yo le pregunte ni preste demasiada atención cuando el tema no me interese.

No sé si descubrir algo sobre quiénes son mis abuelos me ayudaría a conocer un poco más a Daddy, a tener más información o una explicación a las dudas que genera lo poco que sabemos de éste. En cualquier caso, lo mejor es que no me haga excesivas ilusiones sin fundamento y modere mi entusiasmo al respecto. Ya sé que España no es un país tan grande como los Estados Unidos y que es poco probable que Yuly y yo podamos estar emparentadas, pero tampoco creo que me convenga eso de pensar que su vida pueda tener algún parecido con la mía, dado que ella tiene muy claro quién es su familia mientras que yo tan solo tengo unos pocos datos referentes a mi padre, pero que a su vez plantean demasiadas dudas como para que sean tenidos tan en serio como para dar por sentado que se refieren a alguien real.

Supongo que, como en alguna ocasión me ha recriminado Ana por mi modo de pensar, mi vida es de las más aburrida. No me apetece ir a ningún sitio ni tengo nada que celebrar. Cuando, según ella, debería estar tan lleva de vitalidad que no hubiera nada ni nadie que me hiciera estar quieta. En particular, si tomo como referencia la actitud de resto de las chicas que han pasado por aquí desde que yo estoy aquí. Que es cierto que alguna ha pasado por una situación familiar y personal complicada. Pero todas se han esforzado por reponerse. Mientras que yo me he limitado a ver pasar las horas. Que, si saben que respiro, es porque me empeño en saltarme las clases que no me gusta. Hasta no hace mucho me escapaba para ir a jugar con los chicos del parque y éstos, antes de después, me terminaban involucrando en sus peleas. Es decir que nunca estoy donde me corresponde ni haciendo lo que debo. 

Para Ana celebrar las fiestas es celebrar la vida y eso soy capaz de hacerlo porque hasta ahora he demostrado ser lo bastante lista como para graduarme en Primaria con la misma facilidad que el resto, aunque haya contado con la benevolencia de algún profesor por si ello me animaba a presentarme a sus clases o tomaba en serio su asignatura. Según Ana, lo de tonta me lo digo yo a mí misma, pero ya va siendo hora de que sea un poco más abierta de mente y no me esconda en mi mundo interior.