Palacio de los Trastámara

Introducción

Aún queda mucho por ver y descubrir en Toledo. Para ser sincero, cuanto más indago más me doy cuenta de que no la conozco tanto como me gustaría y que es mucho lo que me pierdo.

Venimos del Callejón de Menores con idea de pasar por la plaza de Zocodover, pero no vamos a quedarnos aquí parados la espera de que llegue la procesión del curso, por eso de que estaremos a tiempo de reservarnos un buen sitio desde donde verla, si es que nos apetece. Mi intención es no molestar a quienes van adornando las calles y el recorrido, con los toldos, aunque tampoco es que es evitemos, tan solo que mientras la atención se centra de su trabajo, tenemos ocasión de prestar atención a otros rincones y lugares de la ciudad, alguno de los cuales puede decirse que conozco de vista o de oídas, porque he estado en muchas ocasiones en la plaza de la Magdalena, pero cuento con los dedos de una mano las ocasiones en que he atravesado la puerta del Corral de Don Diego. Lo del Salón Rico asumo que es algo que resuena en los oídos de los Toledanos en los últimos años porque hasta ahora no hemos escuchado con la suficiente curiosidad.

Por si no ha quedado claro nos hemos ido cruzando con la historia de los Trastámara en diversidad de rincones de esta ciudad, pero ahora nos vamos meter en su casa o en lo que queda de ésta.

Corral de Don Diego y Salón Rico de Toledo

Puerta del corral de Don Diego
Puerta del corral vista desde el interior
Plaza del Corral de Don Diego

El Corral de Don Diego es una muestra del urbanismo medieval toledano de origen islámico, compuesto por una serie de edificaciones organizadas alrededor de un patio, accediéndose al conjunto por una única puerta que se cerraba al anochecer. Debe su actual nombre al hecho de que el conjunto se levantaba sobre el solar ocupado por el Palacio de los Trastámara, que fue en su día propiedad de Don Diego García de Toledo, alguacil mayor de la Toledo, señor de Mejorada y portero mayor de Enrique II de Castilla.

Se conoce que el lugar hasta el siglo XII y principios del siglo XIII fue un corral de tipo islámico, donde estuvo situada la “Plaza de los Cambios o de los Cambistas” que funcionaría como alcaicería o mercado al por mayor de productos de artesanía como la seda. De esta época data también el Salón Rico, una construcción de tradición almohade (Qubba), de forma cuadrada y cubierta con cúpula, que se repitió en otros lugares de la Península.

A lo largo del siglo XIII el lugar era ya del pleno dominio del linaje de los Diego García de Toledo (durante siete generaciones) y en él estuvieron instaladas las “Casas de la Gallinería”, comenzándose también en esta época a levantarse las Casas Principales de Don Diego.

A principios del siglo XIV, en 1319 Don Diego García de Toledo I cedió en testamento sus casas, y la alcaicería de los paños siguió funcionando con monopolio de la greda (arcilla para abatanar tejidos) de Magán.

A finales del siglo XIV, en 1373 Teresa García, viuda de Don Diego García de Toledo III recibe en propiedad las casas en estado de abandono y las reforma. En 1375 existe una concesión real para abrir una nueva alcaicería de paños a Inés de Ayala en la c/ Sinagoga, pero sigue en funcionamiento la Alcaicería Vieja de los García de Toledo.

En el siglo XV, en 1467 se produce un incendio (Fuegos de la Magdalena) que arrasa el Corral de Don Diego, en el contexto de las revueltas entre cristianos viejos (seguidores del Conde de Fuensalida) y cristianos nuevos o conversos (seguidores del Conde de Cifuentes).

En el siglo XVIII se citan las casa en textos de alquiler de los Duques de Montanar.

Hasta el siglo XIX se conoce que las casas de Don Diego estuvieron inmersas en pleitos familiares por mayorazgos y cuestiones sucesorias, y también que entre 1830 y 1833 las Casas de la Gallinería sirvieron como Corral de Comedias.

Durante el siglo XX, en 1942 desaparece la puerta de entrada al corral labrada en taracea.

En el siglo XXI, en el 2004 el ayuntamiento de Toledo recibe la titularidad del Salón Rico y lo cede en el 2014 al Consorcio de la Ciudad de Toledo para su gestión y restauración (2021).

Desde el punto de vista descriptivo, el Corral de Don Diego posee una puerta de entrada, decorada con un dintel realizado en granito con roleos y temática vegetal de inspiración gótica. En las jambas de la puerta encontramos dos delicadas mochetas adornadas con dos figuras masculinas que por desgracia no están completas. En el patio se situaba el aljibe, en el que se almacenaba el agua de lluvia. Otro resto medieval lo encontramos en el fondo del patio; se trata de algunas piezas del edificio palaciego de los Trastámara del siglo XIV.

Elemento destacable de este conjunto es el Salón de Don Diego o Salón Rico, un espacio noble residencial, situado a la izquierda de la puerta de entrada. Es de forma cuadrada con cubierta trapezoidal (ochavada) y posee en su interior una armadura de limas en forma de artesa, de origen mudéjar, decorado con ricas yeserías del mismo origen.

Salón Rico al fondo
ejado octogonal y veleta del “salón rico”, que perteneció al palacio de los Trastámara. Se encuentra este dentro del recinto del Corral de Dº Diego, en espera de su restauración definitiva.

Desde la calle Trastámara se tiene una panorámica del edificio

Cubierta mudejar del Salón Rico
Artesonado del Salón Rico
Artesonado del Salón Rico
El artesonado y parte de las yeserías del Salón Rico. Foto: Rebeca Arango.
Yeserias
Yesería de Salón Rico
Yesería
Capitel

Cultura Castilla La Mancha

El Corral de Don Diego deja de ser patrimonio abandonado para convertirse en un “ágora” con viviendas y comercios – Noticias Toledo y Provincia | Toledodiario

Toledo (IV): siglo XIV, el comienzo de la dinastía Trastámara (unaventanadesdemadrid.com)

Secuencias de una Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Toledo. (1) | (toledo-escondido.com)