No fue sólo por amor

Ficha de personaje

Nombre completo: Lucy Rose McPherson

Pseudónimo: Luz

Procedencia: Steubenville, Ohio

Nacimiento: 14/02/1981

Rasgo característico: 

  • Inicialmente odio a muerte a los católicos y más si son los irlandeses.
  • Busca su propia identidad y es una chica con las ideas claras.
  • Encuentra el amor en aquel que ella menos se espera.
  • Hermana mayor de Sharon

Información

  • Compañera de la Class 2003 en la universidad. Sus vidas se entrecruzan, aunque Jessica intente evitarla porque no quiere problemas ni conflictos con nadie.
  • Sin ser muy consciente de ello, Jessica es testigo de la transformación que sufre Luz a lo largo de los cinco años de universidad.
  • Su vida y mentalidad están condicionados por el atentado sufrido por sus padres

Reflexiones

La vida de Luz empieza marcada por su odio hacia los católicos, y más si son irlandeses, de tal manera que su primer encuentro o tropiezo con Jessica y Yuly no hubiera sido menos desafortunado.

Luz vive condicionada por el hecho de que un grupo terrorista y católico fue el responsable de las graves secuelas y enfermedades que tiene su madre, quien día a día va perdiendo la vida y espera un fatal desenlace. En su casa no entra nada ni nadie que sea católico. Planteamiento que se ve agravado por el hecho de que viven en un barrio católico y con una iglesia católica junto en frente de su casa. Para Luz los católicos no son más que una organización terrorista internacional, que se presentan ante el mundo con cara de buenos, pero que en el fondo son gente de la que es mejor no fiarse ni tener cerca.

Cuando ella llega a la universidad, la comunidad católica no pasa por su mejor momento, por lo cual más que acudir con intención de acentuar esa falta de representación, lo hace con idea de liberarse de sus propios agobios familiares con la firme convicción de que nada ni nadie le hará cambiar de opinión con respecto a sus convicciones. Además, acude a la universidad en compañía de otra chica de Ohio, lo que refuerza esa protección frente a lo que considera un peligro para sí misma y para los demás, la presencia de los católicos.

En la novela no queda muy claro cuál es el motivo por el que Luz siente este especial recelo hacia Yuly, pero tanto Jessica como ella llegan a la conclusión de que se debe a que ésta es de ascendencia irlandesa, lo que obliga a Yuly a acentuar su identidad española en un intento por pasar inadvertida y superar esa situación.

Durante su segundo año de universidad, además de su amiga se encuentra con que su hermana Sharon le sigue los pasos, con el añadido de que ésta acude en actitud de rebeldía y a Luz no le apetece ejercer de hermana mayor, más cuando se siente segura y liberada de ese tipo de obligaciones, con ganas de disfrutar la vida y marcar distancias con ésta y los problemas familiares. Necesita del ambiente universitario para desconectar. Ambiente en el que conoce a un chico que le enamora y con quien conecta desde el primer momento, a pesar de no saber demasiado el uno del otro, pero poco a poco descubre que es un estudiante de otra universidad y que aunque se trate de un chico popular, no ésta con ninguna otra chica porque espera encontrarse con la mujer de su vida.

Su historia de amor se rompe cuando después de una romántica declaración de amor e intenciones, cuando los dos están dispuestos a dar un paso más se encuentran con que entre los dos hay una barrera insalvable, ese chico, Jack Catcher, no solo es rico, de clase alta, mientras que ella tan solo es hija de un cartero sino además se trata de un chico católico, practicante y hermano de uno de los sacerdotes del campus.

Luz comete la torpeza de desahogar sus penas en su hermana, Sharon, quien parece más animada después de haber conocido y hecho amistad con un grupo, aparte de que su implicación en el grupo de las cheerleader hace que se sienta más a gusto consigo misma. El grupo en cuestión resulta ser la comunidad católica. Ante esa frustración, Sharon le promete mantener una charla con Jack para que éste se explique, porque considera que se ha burlado de las dos, que se ha comportado como el católico que piensan que es y que ninguno merece la menor confianza. La respuesta de Jack no termina de convencer a Sharon, quien promete venganza, mientras que Luz prefiere superar el desengaño amoroso en silencio e intentando que su hermana no se meta en asuntos que no le competen. La peor ocurrencia que ésta tiene es hacerse pasar por católica, por conversa, lo que provoca un pequeño escándalo en la universidad y la inevitable intervención de los padres.

Durante el tercer curso, aclarada la situación con Jack y estando dispuesta a darse una nueva oportunidad, en un intento porque su hermana recupere el sentido común y cumpla la promesa hecha a sus padres, toma la decisión de hacer coincidir sus citas con Jack con las reuniones de la Comunidad, tal y como en un primer momento éste le había propuesto, sin que sus diferencias religiosas sean un obstáculo insalvable. Luz se queda a esperar a Jack, fuera de la iglesia, junto a la estatua de la Virgen. Hasta el punto de que en secreto, como algo que tan solo saben, David, el hermano de Jack y sacerdote de la Comunidad, y ella misma, inicia su proceso de conversión, de tal manera que esas esperan junto a la estatua se convierten en sus momentos de oración.

Para sorpresa de todos, y confiada en que al menos cuenta con el beneplácito de su madre, como la última voluntad de ésta y a pesar de la firme negativa de su padre y la amenaza de repudio, el día en que Sharon hace oficial su conversión, Luz se decide a unirse a ella para asombro de su novio, quien tenía el convencimiento de que Luz nunca pasaría de la puerta, aunque rezase por ello porque sentía que sus diferencias religiosas les separaban, era un tema tabú en sus conversaciones, pero al amparo de ese silencio Luz se prepara para ese momento, sin estar demasiado segura de hacer lo correcto, de ahí que mantenga ese secretismo casi hasta el último momento.

El padre cumple la amenaza de repudiarlas, dolor que se une al fallecimiento de la madre. Ante tales circunstancias las hermanas se encuentran en una difícil disyuntiva al final de curso, porque saben que, si vuelven a casa, se encontrarán con la puerta cerrada, pero que en esos momentos de dolor para toda la familia su peor error es negarle el cariño a su padre, por lo que en vez de recurrir a Jack para que les consiga un sitio donde quedarse, deciden volver a casa y que el hecho de verlas allí sea lo que ablande el corazón de su padre, dado que católicas o no, se siguen considerando sus hijas y han cumplido con la última voluntad de la madre al aprender a perdonar. El padre termina por ceder. 

Durante el siguiente curso el mismo compromiso que antes mantenía como cristiana evangelista lo asume como católica, con el apoyo y el cariño incondicional de Jack, quien cuenta con ella para todos sus viajes como peregrinos, sin que el dinero o sus diferentes clases sociales supongan un problema, porque Jack no tiene reparo en asumir todos los gastos, aparte de que su relación es bien recibida por parte de su familia, quien encuentra en Luz una chica seria y merecedora de toda su confianza. Esa seriedad y su compromiso provocan que todo el mundo confíe en ella y valoren la posibilidad de que sea la dirigente del grupo, sobre todo porque cuenta con el respaldo de David.

En esa situación de dirigente de la Comunidad y novia de Jack es como se implica en la vida de Jessica, por ayudarle en sus momentos de apuro y porque se siente obligada después de sus malos comienzos. Convence a Jessica para que le ayude a cuidar de su hermana, porque ella se siente superada por la actitud de ésta y también convence a Jack para que se preocupe por ella como si fuera una tercera hermana, sobre todo una de sus mejores amigas.

El secreto de Luz está en que su conversión no es porque esté enamorada de Jack, aunque sea uno de los motivos, sino por esos largos ratos de silencio y oración junto a la estatua, al hecho de que a diferencia de Sharon, su decisión ha estado mucho más meditada, con dudas casi hasta el último momento, de ahí que lo llevará en secreto, aunque ello no impidiera que Jessica casi fuera testigo de unos de sus encuentros con David.   

2 comentarios en “No fue sólo por amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s