Nos vamos de crucero

Lista de lo visitado hasta ahora: (ver lista en página aparte)

Introducción

Tras la visita a la imagen de Sa Cristóbal puede decirse que ya hemos completado la vuelta a la catedral, pero como aún nos quedaremos por aquí un poco más, seguimos en busca de curiosidades. En su momento ya nos detuvimos a observar la puerta de los Leones, pero esta vez lo haremos como parte del crucero de la catedral, de manera que miraremos hacia arriba y hacia la puerta del Reloj, sin olvidarnos del altar mayor ni del coro

Catedral de Toledo Author: Francisco Hernández Tomé  (–1872)

Los ventanales y los rosetones se disponen en las paredes y forman hermosas vidrieras, las más antiguas datan del siglo XIV. En el centro del templo se disponen la Capilla Mayor y el Coro, que se encuentran separados por el crucero. Son de destacar el Sepulcro del Cardenal Mendoza, de estilo renacentista y el retablo del siglo XVI. Detrás del altar mayor se encuentra una obra realizada en transparente; es una composición de escultura y pintura más representativas del barroco español.

Bóveda transepto

Las cinco naves (en lugar de las tres que son más habituales) que dispone la catedral de Toledo son de altura escalonada, permitiendo la abertura de ventanales en la parte alta de la central y las colaterales más próximas. Los pilares de separación de naves son cilíndricos con ocho semicolumnas adosadas con el fin de recoger los arcos fajones, perpiaños y cruceros. Las bóvedas de dichas naves y del transepto son de crucería cuatripartita, y las del presbiterio y del crucero de terceletes. Aunque en la girola y el transepto se respetaron los tres pisos de alzado del gótico clásico francés -arcos, triforio y claristorio- a partir del cuerpo principal de las naves, se suprimió el triforio, probablemente para agrandar los enormes ventanales del claristorio. (www.arteguias.com)

Bóveda del crucero

Vista del crucero que, como ves, si se marca en el alzado y cubierta. A la izquierda puedes ver uno de sus rosetones y en el centro el gran coro, tradicional en las catedrales españolas desde el maestro Mateo.

Vista del crucero y del coro

Bóveda estrellada (aún poco compleja) que corona el cimborrio

Los pilares son circulares y a ellos se añaden (de forma nítida, no como en los futuros del flamígero) los baquetones que sustentan los nervios.

Alzado bipartito (y no el tripartito del XIII, como puedes ver en Burgos o León) en donde se ha perdido el triforio para ampliar el clevistorio, con bóvedas barlongas de gran perfección

Vista aérea. Fíjate en su alzado cruciforme, su clevistorio y en sus arbotantes

Transepto brazo sur 

Su exterior se corresponde con la Puerta llamada de los Leones. El interior sufrió una gran transformación a mitad del siglo XVI respetándose parte de la obra efectuada por Hanequin de Bruselas en 1462.

Formado por abundantes elementos góticos y platerescos, su artífice fue Alonso de Covarrubias (* Torrijos-Toledo 1488 † 1570) que compuso en el siglo XVI y en su parte inferior un bello conjunto formado por una doble puerta, parteluz y tímpano historiado con un altorrelieve policromado con motivo del árbol de Jesé o genealogía de Cristo.

Parte superior de la puerta

En la parte superior de las puertas un cuerpo plateresco con un medallón que representa la Coronación de la Virgen, obra de Gregorio Pardo (* Burgos ca.1517 † ca.1557) entre las estatuas de David y Salomón, tallados por Miguel Copín (hijo de Diego Copin). Sobre este cuerpo una tribuna o balcón y por encima, el órgano llamado del Emperador o de las Procesiones (el más antiguo de la Catedral) construido en 1543 por el maestro Gonzalo Hernández de Córdoba y terminado por el toledano Juan Gaytán en 1549. Recibe el nombre del Emperador por haber sido construido en tiempos del rey Carlos I de España. En lo más alto el rosetón gótico del siglo XV. La escultura del resucitado del parteluz y la representación del árbol de Jesé del tímpano datan el tiempo de Hanequin de Bruselas (1462). El altorrelieve con el árbol de Jesé se atribuye al imaginero Juan Alemán.

Las hojas de las puertas con los tableros de nogal fueron tallados por Miguel Copin colaborando en los mismos Diego Velasco y Anas (1541).

En la hornacina de la izquierda, en un mausoleo yace el canónigo de la catedral de Granada don Alonso de Rojas Sandoval muerto en 1577, mientras que en la derecha fue enterrado el arzobispo Bartolomé de Carranza (* Miranda de Arga-Navarra 1503 † Roma 1576). Bartolomé Carranza fue arzobispo de Toledo entre 1558 y 1576. Se da la circunstancia que el arzobispo cayó en las redes de la Inquisición y fue trasladado al Castillo de Sant Angelo en Roma donde quedó preso en espera de juicio. Declarado finalmente inocente, murió pocos días después. Sus restos mortales reposaron en Roma hasta el año 1993 en que fueron trasladados a este sepulcro de la Catedral.

Web de referencia

jdiezarnal.com/La Catedral de Toledo

www.arteviaje.com/ catedral de toledo

señor del biombo fotografías para repasar la catedral gótica de Toledo

creazilla.com interior de la catedral de Toledo museo del Prado-illustration

La Catedral de Toledo, mezcla de estilos