No me claves los pies

¡No me claves los pies al madero!
¡Déjame todavía vivir mi libertad,
aún me quedan cosas por contar!

El poeta necesita de su libertad,
aún quiere recorrer el camino,
aunque ya no tenga sus manos,
aunque su corazón esté ya roto
y su mente no pueda pensar,
pero hasta los inválidos corren
cuando no pueden tener nada más.

¡No me claves los pies al madero!
¡No me prives aún de mi libertad!
Deja que el poeta se enamore,
que no se deje nunca de inspirar.

El poeta siempre necesita caminar,
cuando no puede dar un abrazo,
cuando sabe que no puede cazar,
cuando su mente muerta no piensa,
lo único que quiere hacer es andar. 

Manuel Pellicer Sotomayor, Poema de 1992

Photo by Gabriela Mendes on Pexels.com
Anuncio publicitario