Tuesday, September 19, 1995

11:24 AM. MHS Patio

Como después tenemos clase con Mr. Ford, yo he preferido venirme al patio con las manos vacías, han sido dos horas de Spanish y necesito tomarme un descanso. Tan solo me he traído la bolsa de deporte para no tener que volver a la taquilla a por ello. Sin embargo, aunque llevamos juntas todo este tiempo y quiero pensar Yuly está tan harta como yo. Ella se ha traído, además, el cuaderno, como si pretendiese que mantengamos la costumbre de repasar a estas horas. Aunque yo prefiera que nos lo tomemos con calma. Ya hemos acabado con la redacción y aunque mañana vuelva a haber clase, no hay ejercicios que hacer, por lo cual no hemos de preocuparnos por nada. Mr. Bacon ya nos ha dado hoy un buen repaso a todos y es probable que a partir de mañana cambie el ritmo de las clases para que nos centremos. Se supone que ya habremos superado los días de adaptación y hay mucho temario que dar hasta junio.

Yuly: ¿Te sabes algún truco para engañar a Mr. Bacon y hacerle creer que eres hispanohablante? – Me pregunta con complicidad

Jess: ¿Hay algún truco? – Le pregunto contrariada. – Ya me comentaste el otro día lo de los ‘falsos amigos’, de modo que se he han quitado las ganas de intentarlo.

Yuly: Hay un truco. – Me responde. – No sé si Ana te habrá hablado de ello y por eso te es más fácil entender cuando te hablan.

Jess: Ana me obliga a leer. – Le explico. – Horas de lectura a cambio de horas de playa. – Alego. – Mi pronunciación es buena porque he de repetir lo que leo hasta que a ella le resulta creíble.

Yuly: Sí, ya demostraste el otro día lo bien que lees. – Me confirma. – ¡Parecías una mosquita muerta, pero nos dejaste a todos con la boca abierta! – Exclama. – Sin embargo, no me refiero a eso.

Jess: ¡No creo que Mr. Bacon se vaya a creer que de la noche a la mañana hablo de manera tan fluida, como tú! – Le indico con convicción. – Además, si eso de los ‘falsos amigos’ es cómo me explicaste, seguro que digo alguna barbaridad sin darme cuenta.

Yuly: Con este truco te será mucho más fácil acertar y tan solo deberás tener cuidado con la pronunciación, – Me indica con gesto serio y complicidad. 

Jess: ¿Pretendes que lleve las respuestas escritas? – Le pregunto contrariada. – ¡Será complicarse demasiado! – Replico con impotencia.

Yuly: ¡Es más simple que todo eso! – Me corrige. – Basta con saberse unos trucos de caligrafía. – Me explica. – Se trata de los cognados. – En los que tan solo cambian la terminación de las palabras.

Para que me entere mejor de lo que intenta decirme, porque me deja un tanto sorprendida, me muestra los apuntes que lleva en el cuadernos con lo que entiendo son las reglas y algunos ejemplos de lo que se entiende son los cognados. Según ella, a mí me van a servir para dar el pego la próxima vez que Mr. Bacon me pida que hable en clase. De manera que le pueda hacer creer que tengo una mejorable fluidez con el idioma. Pero, en realidad yo estaré hablando en inglés, aunque con una pretendida mala pronunciación. Ante lo cual empiezo a no tener tan claro eso de que Yuly sea bilingüe. Más bien, una redomada farsante. Aunque entiendo que sabe de lo que habla y que tiene clara la diferencia entre eso de los ‘falsos amigos’ y los cognados. De lo contrario no habría quien la entendiera, que es mi mayor temor. Aparte que mi resistencia sea una forma de rebeldía, de reprimir mi entusiasmo hasta tener seguro que más pronto que tarde recibiré noticias de Daddy y me podré ir con él.

Cognados English-Spanish
 - Perfect Cognates o cognados perfectos
Se trata de aquellas palabras que son exactamente iguales en ambos idiomas (a veces con alguna tilde más en castellano. Y diferente pronunciación, claro). Y, por supuesto, con el mismo significado, aunque no siempre sea el significado más habitual de la palabra inglesa va a ser su cognado
Doctor- Doctor
Excursion- Excursión
Horror-Horror
Legal- Legal
Material - Material
-  Cognados en -tion
Las palabras que terminan en -tion en inglés suelen terminar en «-ción» en nuestro idioma.
Action- Acción
Attention- Atención
Condition. Condición
- Cognados en -ary
Es normal ver cómo los términos ingleses que acaban en -ary se traducen por palabras españolas en «-ario». 
Dictionary- Diccionario
Ordinary- Ordinario
- Cognados en -ic
Muchos cognados ingleses que acaban en -ic tienen su equivalente en español con «-ico» (o -ica). En este caso, hay que tener presente que muchas veces estaremos ante palabras esdrújulas en español, así que llevarán tilde en la antepenúltima sílaba.
Academic- Académico
Basic- Básico
-	Cognados en -ous
Las palabras inglesas que acaban en -ous se reflejan a menudo en voces españolas terminadas en «-oso». 
Curious – Curioso
Famous - Famoso
-	Cognados en -ct
Finalmente, los vocablos anglosajones acabados en -ct suelen tener su cognado en español acabado en «-cto».
Contact – Contacto
Perfect - Perfecto 

Me temo que esto de aprender español será más complicado que aprenderse estas cuatro o cinco reglas, porque están los ‘falsos amigos’ y, sobre todo, las formas de los verbos. Que hay palabras del inglés que no tienen una traducción directa con el español. Lo que me obliga a adquirir un amplio vocabulario. De lo contrario, pareceré medio tonta, sino tonta del todo. Aunque ahora para Yuly parezca algo tan sencillo. Pero ella tiene la suerte de que se ha criado con ello. Mientras que yo me caracterizo más por haber pasado toda la vida renegando de ello. Además, dicen que hay cuestiones que cuanto antes se empiecen a aprender mejor. Por lo cual yo llevo catorce años y cinco meses de retraso. Supongo que, de no ser por el empeño demostrado por Ana desde que nos conocemos, ahora mismo no tendría la menor idea de lo que me habla porque he desaprovechado los últimos cuatro años en el St Francis y no creo que tenga el oído tan fino como se supone, por mucho que me entere de lo que me dicen. Aunque con Mr. Bacon tenga una cierta dificultad, porque es un tono de voz distinto y estoy más habituada al modo de hablar de Ana.

Yuly: ¿Te doy alguna sugerencia para el ejercicio del Foreign Language Club? – Me pregunta. – La cultura española está llena de curiosidades.

Jess: Pero, tendremos que escribir una redacción y hablar de ello ¿O tenemos que traer algún objeto? – Le pregunto.

Yuly: Supongo que, si traemos el objeto, mejor. – Me contesta. – Pero habremos de tener cuidado que de no nos lo rompan ni nos lo roben.

Jess: ¿Tú tienes algo francés en tu casa? – Le pregunto contrariada. – Es posible que yo encuentre algo de España en el internado porque como sabes Ana está empeñada en que supere mis traumas.

Yuly: Le preguntaré a mi madre. – Me responde. – Seguro que encuentro algún recuerdo de sus viajes. – Me indica con optimismo. – También te puedo buscar algo para ti. – Me indica. – A mi madre le gusta sentirse como en casa.

Jess: ¿Tú en qué habías pensado, si te hubiera correspondido España? – Le pregunto por curiosidad.

Yuly: En el Camino de Santiago. – Me dice. – Tengo una concha de peregrino en mi habitación. Se guarda en la mochila y así no se pierde

Jess: ¿Es algo de recorrer largas distancias a pie? – Le pregunto porque me parece haber oído hablar de ello.

Yuly: Si quieres, puedes hablar sobre ello. – Me propone.

Jess: Si no pasa por Toledo, me lo plantearé. – Le respondo algo indecisa.

Yuly: Le pregunto a mi madre y mañana te respondo. – Me contesta. – Pero creo que el camino se inicia en los Pirineos y termina en la catedral de Santiago, en Galicia. En la Edad Media venia gente de toda Europa a venerar al santo.

Jess: Si se trata de un tema religioso, supongo que estará bien. – Le digo sin querer entusiasmarme más de lo debido.

Supongo que la sugerencia de Yuly parece interesante, pero, como le he dicho, prefiero que no haya alusiones a Toledo. Que no sea un camino que pase por allí. Aunque el hecho de que Yuly ya lo haya descartado me contraria de igual modo. Porque, al no tener muy clara la localización geográfica de la ciudad, que Yuly haya descartado que se encuentre en la ruta de los peregrinos implica que tampoco se encuentra en la zona norte del país. Donde creo haber oído que se extiende una cordillera montañosa a lo largo de toda la costa. De hecho, si Yuly ha hecho mención a Galicia, que es donde ella veranea, y está casi convencida de que la ciudad de Toledo no se encuentra por allí, mis opciones o mi ignorancia al respecto se reduce según voy tomando consciencia de la geografía y morfología del país y me reafirmo, más si cabe, en la probabilidad de que este verano no haya estado tan lejos. Lo cual desmonta muchas de mis creencias e inventiva al respecto. Lo sitúa lejos de la costa y, por lo tanto, de la posibilidad de que cuente con zona de playa, por mucho que a mí me entusiasme la idea. Al menos lo que tengo entendido, que es como en los Estados Unidos, cuanto más al sur se encuentre hará más calor.

¿Será la ciudad de Toledo un destino de peregrinos? Ello me cuadraría con la idea de que cuenta con un emblemático edificio religioso comparable con la Ciudad del Vaticano. Aunque ya sé que tan solo hay un Papa y tampoco me agradaría pensar que se ha producido algún tipo de cisma religioso. Pero puede que en Toledo se encuentre la sede de los cardenales o algo así. Que dado que parece que no se trata de una pequeña aldea perdida en medio de las montañas, puede que sea la sede de las autoridades eclesiásticas. Aunque también es cierto que tengo una imaginación tan viva que tampoco me encaja mucho eso de que, además, sea la capital del país, porque en ese sentido ya me ha quedado claro que se encuentra en Madrid. Aparte de que, con lo de los Juegos Olímpicos y la Exposición Universal de hace dos años, tampoco ha sido un lugar que haya resonado en los medios de comunicación. En todo caso, si no tiene demasiada relevancia en la actualidad, quizá lo tuviera en el pasado o perdiera su relevancia y carácter destacado en las últimas décadas, por eso de la dictadura tras la Guerra que los actuales gobernantes quizá hayan querido ser un país más abierto a las políticas de continente y borrar su pasado.

Yuly: ¿Ya estás pensando en la manera de no hacer el trabajo? – Me pregunta con complicidad ante mi silencio.

Jess: No, creo que lo haré. – Le respondo con bastante convicción. – Hubiera preferido hacerlo sobre Italia, pero me tendré que resignar.

Yuly: ¿Se molestará la profesora si yo lo hago sobre los éxitos deportivos de los españoles en Francia? – Me pregunta un tanto temerosa.

Jess: ¿Eso forma parte de la cultura francesa? – Le pregunto contrariada.

Yuly: ¡Les hemos ganados últimos tours! – Me dice con orgullo patrio. – Ya sabes lo de la carrera en bicicleta por todo el país. – Me explica. –  La misma carrera la hay por Italia y por España.

Jess: ¡A mí no me preguntes! – Replico con intención. – Soy quien menos sabe de todo eso. – Me justifico con complicidad.

Yuly: A mi padre le gustan los deportes, de modo que es posible que haya algo de eso por casa. – Me responde. – ¡Verás la cara que se le pone cuando le pregunte! – Me dice con jocosidad. – Se suele quejar de que últimamente no hablamos mucho, pero es porque siempre está en actitud de padre. – Alega.

Debería recodarle que yo aún no he tenido ocasión de hablar con mi padre ni sé qué tipo de actitud mantendría conmigo, pero entiendo que esas alusiones por su parte forman parte de su naturalidad y no me lo he de tomar en tono ofensivo. Tampoco pretende destacar las diferencias conmigo por parecer mejor que yo. Aunque, en cierto modo, debería reconocer que es algo que me incomoda. Por lo que tal vez mis otras amigas no me han durado tanto. Sin embargo, con Yuly he de intentar ser un poco menos obsesiva en ese sentido. Entender que tan solo me habla de sus circunstancias, al igual que yo le menciono en internado o aludo a Ana, porque ésta es mi adulto de referencia. De hecho, no estoy tan segura de conocer los gustos ni aficiones de Ana porque tiene su vida privada y tampoco es una cuestión que comparta con nosotras de manera muy abierta. Ha establecido una separación entre su trabajo y su vida familiar. Al menos yo lo entiendo así. A pesar de que después del viaje que hemos hecho este verano tal vez la conozca un poco mejor, aparte que como en vacaciones se turna con Monica para cuidar de mí, es lógico pensar que se permita una mayor confianza, porque además soy mayor y se supone que algo más discreta.

No estoy muy segura de que Ana sea aficionada a las competiciones deportivas, porque cuando habla conmigo suele ser de cuestiones que me afectan a mí, temas de chicas o relacionados con mis traumas infantiles. Sin que como tal el deporte sea uno de ellos. Salvo las alusiones a mis juegos con los chicos. Por eso de que antes era un tanto ingenua y me dejaba engañar con demasiada facilidad. Hasta que crecí y me empecé a sentir un tanto avergonzada por los planteamientos de los chicos la hora de diferenciar a los equipos. Conseguir que Ana me comente alguna intimidad de las suyas suele ser bastante complicado. Tal vez por eso le guste más trabajar con niñas pequeñas, porque con la adolescencia nos volvemos demasiado curiosas y pretendemos vivir nuestra vida a partir de las vivencias de los adultos, en vez de las nuestras. En mi caso, supongo que eso está un poco más acentuado porque no me he movido del internado. Pero tampoco puedo negar mi curiosidad por saber qué hay más allá de lo que alcancen mis ojos. Aunque en todo lo referente a España prefiera mirar para otro lado o mirar de reojo y con mucho disimulo. Es decir, que, si quiero saciar mi curiosidad, como Ana me aconseja siempre, mejor que empiece por romper mis propias fronteras mentales. Ahora se supone que tengo el aliciente de que estudio en el Medford High, que está en los límites del barrio y he hecho amistad con una chica de West Roxbury con ascendencia española.

Confío en que Ana tenga alguna información sobre eso de ‘El Camino de Santiago’, que sea algo admitido por el Papa. Aunque supongo que no tengo motivos para encontrar discrepancias entre mis creencias y las de Yuly, cuando ésta ha admitido que, para para saber de ella, no hay más que preguntar a su párroco. Que, como yo, procede de un colegio católico. Por lo cual entiendo que al igual que somos muy diferentes en ciertos temas, en eso coincidimos plenamente. En su caso, tal vez haya participado más en las actividades de su parroquia, porque el otro día me insinúo que tal vez haya acudido a alguna de los encuentros interparroquiales organizados en St. Francis. Mientras que yo tengo la absoluta certeza de no haber ido nunca a West Roxbury. Por lo cual, si nos hemos llegado a ver antes de coincidir aquí, no ha sido algo de lo que seamos conscientes. En todo caso, supongo que el pasado no tiene relevancia, dado que ahora somos amigas y entiendo que tanto a sus padres como a Ana les parece bien. Es decir, que no espero que haya inconveniente en que haya el trabajo sobre el Camino de Santiago o si no ya me sugerirán otro tema menos comprometido.

Jess: Será mejor que vayamos a cambiarnos, no sea que Mr. Ford vuelva a decir que somos unas tardonas. – Le sugiero con intención.

Yuly: Sí, vámonos. – Me responde. – Ya te contaré mañana todo lo que descubra.

Jess: Yo le preguntaré a Ana. – Le comento. – ¡No se va a creer que me interese por algo referente a España!

Yuly: ¡Soy yo la primera que no me lo creo! – Replica. – Aún no te conozco lo suficiente, pero temía que fueras a salir corriendo cuando has leído la tarjeta.

Jess: Sí, bueno. – Le digo por no desmentir sus temores. – Pensarlo lo he pensado. – Le confieso sin tapujos. – Pero ya sabes que si no acudo a clase me mandan directa a Matignon High.

Yuly: Si se me ocurre algo menos español, mañana te lo comento. – Me propone con complicidad. – Yo creo que me decantaré por los éxitos deportivos.

Jess: ¡Ten cuidado no te vayas a pasar de lista! – Le advierto con inquietud. – Mr. Bacon se ha tomado la redacción como un intento de tomarle el pelo y nos tiene a las dos en el punto de mira.

Yuly:  # Indurain, Indurain, Indurain… (Canta de manera animada)

Está claro que se siente algo molesta por no haber sido ella quien se llevase la tarjeta de España, por lo cual de un modo u otro pretende salirse con la suya y hacer una alusión a España, aunque debería centrarse más en la cultura y las tradiciones de Francia, que es lo que se nos ha pedido. Que se sienta herida en su orgullo no creo que le favorezca porque tampoco creo que la tutora lo haya hecho con mala intención. Aunque yo sería la primera a quien no le importaría que nos intercambiásemos las tarjetas. Pero una vez que ha quedado constancia por escrito, no podemos hacer trampas. La única opción que le queda es ayudarme con mi trabajo y que sea algo de las dos, a pesar de que nos hayan dicho que tiene que ser individual. Pero no creo que haya problema en que nos ayudemos. Yo, de ciclismo a nivel de competición, no entiendo demasiado. Diría incluso que tan solo sé montar en bicicleta y esperar que no haya ningún pinchazo. Pero, si Yuly quiere, no me importa aportar lo que descubra. Porque, si eso del ‘Tour’ es una competición internacional, es posible que no sea complicado recabar información. Aunque tal vez no en la intención de ensalzar el sentido y orgullo patrio de nadie. Pero sí de los éxitos deportivos de los países participantes. Al menos, como se trata de Francia, no creo que haya alusiones a Toledo.

Period        Schedule                            Subject
Period 4      11:48 AM-12:36 PM          Physical Education