Los tres amores de Ana. 2º «El poeta»

Se podría pensar, por parte de aquellos que han leído algo de la novela, que éste debería ser el tercero de los amores de Ana, dado que lo es por orden de aparición. Sin embargo, se trata de una reflexión sobre los amores de Ana y no de la novela. De ahí que este extraño personaje se haya de analizar en segundo lugar, dado que, aunque puede parecer que no tiene demasiado sentido, en el fondo se convierte en una pieza vital y fundamental en el desarrollo de los acontecimientos. Es el amigo secreto, el confidente que ha conocido a través de Internet, de las redes sociales, es ese amor loco y sin compromiso ni ataduras. Puede ser cualquiera, porque Ana tampoco quiere ni le sabe poner una cara. Tan solo es alguien con quien ha conseguido conectar, con quien se entiende y tiene la sensación de que de pronto ha llenado el vació dejado tras su ruptura con Carlos.

El segundo amor: El poeta, el amigo de Internet

“El poeta”, el amigo de Internet, porque no tiene otra denominación, es alguien a quien ella busca, una locura por aburrimiento, por romper un poco con su rutina y frustraciones. En cierto modo es una manera de vengarse de Carlos por los desplantes, algo así como “si tú no me quieres, me voy con el primero que pase”. Lo más grave de todo eso es que casi desde el principio, aunque en la novela no se dan demasiados detalles al respecto, Ana es consciente de que la postura de su particular amigo es más o menos como la suya, la de alguien que se siente incomprendido y busca una salida fácil bajo el amparo del anonimato.

Los dos sienten y disfrutan de la libertad de poder contarse lo que sea sin que ello les cause ningún temor. Hablan con libertad, con la única condición y limitación de no dejar demasiado claro quiénes son en realidad, ante el evidente riesgo de reconocerse por la calle o darse cuenta de que quien está al otro lado del ordenador quizá sea el vecino de al lado o alguien que se encuentra al otro lado del mundo. Los dos se comprometen a respetar y mantener ese misterio dentro de sus posibilidades. Es más, Ana toma la prudencia de dejar claro que tan solo le escribirá o contestará cuando lo considere oportuno, que no se siente obligada. Lo que al principio mantiene, porque ella necesita seguir con su vida y no tener ataduras con nadie.

¿Enamorarse de un extraño? ¿Hay mayor estupidez e imprudencia que esa? ¿Compartir confidencias con quien no sabes cómo reaccionara ni qué intenciones ocultar puede tener? Ana opta por la prudencia mientras los acontecimientos se desarrollan con normalidad, se distancia de su relación con Carlos y le da un nuevo sentido a su vida; mientras espera la llegada de un nuevo amor o al menos de algo que le ofrezca estabilidad y le ayude a sobrellevar aquello por lo que ella está pasando, porque se siente llena de vitalidad, pero también que ésta se le escapa de las manos. Es su vía de escape, de sus momentos de tranquilidad, de esos momentos que hasta entonces ni tan siquiera ha compartido con Carlos, porque siente que a su amigo de Internet le puede contar cualquier cosa y en cierto modo se siente un tanto frustrada cuando se da cuenta que éste se muestra un tanto cohibido y se ha tomado demasiado al pie de la letra eso de que ella tan solo le escribirá o contestara cuando le apetezca.

Es un amor del que en realidad no espera nada, pero que en el fondo necesita. Es su pequeño secreto, dado que lo comparte con muy poca gente, por no decir que con nadie. Lo que de algún modo le genera una pequeña controversia y contrariedad, un temor, dado que, si se tratara del amor de su vida, si le abriera su corazón, no sabe con quién se encontrará ni cómo será recibido en su entorno. El único referente que tiene en ese sentido, y al que hace alusión, es a la fallida experiencia de su hermano José, ante lo cual no le sobran motivos para mostrarse un poco suspicaz.

Toda esta relación se empieza a complicar cuando la vida de Ana se enrevesa de tal manera que no encuentra otra salida que ser un poco más sincera y contarle a su confidente detalles un tanto más personales sobre su vida. Necesita escapar de esa pesadilla personal y no encuentra otro medio de desahogar sus frustraciones, dado que la respuesta de las amigas no le termina de convencer del todo y, sobre todo, entiende que hay cuestiones sobre las que no se siente con mucho ánimo para hablar, porque es como exponer al mundo sus propias debilidades. Es un asusto que necesita cortar de raíz y no dar pie a que se hable de ello, porque en realidad es lo que le frustra, que la gente hable sin pensar en las consecuencias de esos rumores y comentario. A su amigo de Internet se lo puede contar porque tampoco le da demasiados detalles. Tan solo buscar soltar todo eso que lleva dentro.

Quizá lo que mayor contrariedad le causa a Ana de este “amigo” es que parece comprenderle como si fueran almas gemelas, porque mientras que ella se siente acosada por una historia en la que no se quiere involucrar demasiado y que se empieza a convertir en un obstáculo insalvable, que le impide avanzar en lo que para ella es una vida plena y con sentido, su amigo se siente culpable y responsable del hecho de que un malentendido esté provocando que se sienta culpable de los problemas que surgen en su vida social.

Con este amigo también se produce una ruptura de mutuo acuerdo, una vez que los dos parecen que han encontrado una estabilidad sentimental en sus vidas. Sin necesidad de dar muchas explicaciones, porque se trata de dos extraños, los dos entienden que le deben fidelidad a su respectiva pareja y que mantener esa comunicación carece de sentido.

OrdenAnaManuel
1º amorCarlosAmigas
2º amor«El poeta»«Dulce gatita»
3º amorManuelAna

18 de abril 2015

9 comentarios en “Los tres amores de Ana. 2º «El poeta»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s