Aquí hay gato encerrado

Escrito por Jessica

Si os habéis fijado con detalle en la página web, en la página de inicio, Daddy (Manuel Pellicer Sotomayor) dice que es su web, que es él quién está tras el último verso y sin reparo a pone su nombre en letras grandes para que se vea y se lea bien. Por supuesto que todo el mérito creativo y de diseño es suyo. Sin embargo, hay un detalle que ha pasado inadvertido, pero que sé que es del todo intencionado, premeditado, que refleja su verdadera labor creativa. Sé de buena fuente que es algo que está ahí desde el principio: la foto del gato leyendo un libro con dos fotografías (Icono de la web) que, en realidad, parece que es tan solo la ilustración que acompaña al poema. De hecho, si os fijáis con atención, una de las fotos es la que utiliza Daddy para ilustrar su presentación en la página “Quién soy”, lo que deja constancia de que el fotomontaje con el gato tiene mucha más importancia de lo que parece.

¿Acaso se identifica Daddy con los gatos?

¿Acaso el público objetivo de la página son los gastos o los amantes de los gatos?

Pero sobre todo la gran pregunta que os deberíais hacer es: ¿Por qué aparece una chica en esa fotografía?

La chica de la foto, como no podría ser otra, soy yo, Jessica Marie Bond, mi cara, por lo cual, si alguien se pregunta “¿qué hace una chica como yo en una página web como ésta?”, la respuesta está en ese fotomontaje, porque, de todas las posibilidades que en su momento buscó Daddy para incluirla en la web, esa fue la que más le convenció. No mi cara, si no el hecho de que nuestras fotografías aparecieran sobre un libro y se nos viera a los dos. Lo del gato es una gracia, para que no apareciera ninguna otra persona y se transmitiera la idea de que ésta es una web dedicada a la lectura creativa.

Entonces ¿acaso Daddy tiene dos caras? ¿Ha llevado su deseo de escribir, sus actitudes creativas hasta el punto de creerse otra persona? Ya sabemos que Daddy es un poco particular con algunas cuestiones, en ese sentido ya sé que es como un libro abierto. Es más, aquellos que le conocen saben que como escritor tiene mucho de autodidacta, pero que tampoco ha reprimido su curiosidad por aprender y, aunque le hayan dado algún que otro empujón en ese sentido, también ha sido un alumno cuando se le ha presentado la ocasión y gracias a ello ha definido un poco más su estilo, corregido alguna que otra manía un tanto inapropiada. La cuestión es que, como ya he mencionado en post anteriores, yo llevo estando ahí desde hace mucho tiempo para complementarle, para darle la réplica o directamente apoderarme de su ordenador y contaros mi historia mientras él se toma un descanso.

Buscando y buscando me encontró

Estos días está liado con el tema de la imagen personal, con darse un lavado de cara y determinar qué tiene que saber la gente de nosotros, en particular de él, aunque me temo que, sin darse cuenta, por eso de haber adoptado una actitud un tanto escondida y pasiva, soy yo quien he asumido todo el protagonismo, de modo que eso de su imagen personal queda bastante desvirtuado. Soy yo quien me llevo toda la popularidad y el mérito. A finales del mes de septiembre se empeñó en encontrar la palabra escrita y me temo que ello ha provocado que aflore yo.

Es posible que en su defensa argumente que ésta secuestrado desde el pasado 06 de octubre 2020, que me eche a mí la culpa de su inactividad, porque aún nadie ha pagado el rescate exigido.

Según parece, de momento me quedaré por aquí una temporada, He saltado de las páginas de la novela a las entradas del blog. Lo de escribir poemas, de momento, se lo dejo a él en exclusiva, a ver si se anima a publicar algo.

La imagen personal

Es decir, que con esto de la imagen o marca personal he conseguido convencerle para que cuente conmigo y no sé sin con ello hacerse un poco más de hueco y atraer algún seguidor más a la web, por eso de que últimamente publico varias entradas a la semana. Al menos espero que no se haya quedado nadie por el camino, aunque entiendo que el interés de la web sea descubrir su obra literaria, dar pie a que saque del cajón, o de su inspiración, todo que considere relevante y resulte interesante para el resto del mundo, porque la verdad es que esto de que sea yo quien escriba quizás sea lo menos relevante de todo. Es más, incluso diría que resulta aburrido esto de que todo lo escrito estas últimas semanas sea casi monográfico, sobre mí, sobre su alter ego y sus trucos creativos, cuando tiene mucho más potencial y que mostrar. Lo positivo en todo caso, es que está rompiendo con su silencio y ya sea por el tema del confinamiento o por su necesidad de ser un poco más abierto. El caso es que a lo largo de estas últimas semanas en el blog hay un fluir continuo, frente a la aparente inactividad de los meses previos.

Supongo que yo sí me he creado una buena imagen/marca personal; he conseguido sacar mis muchas actitudes y cualidades; he pretendido dar una visión positiva y optimista de mí como persona y como redactora; me he mostrado como una chica cercana, sociable y, hasta cierto punto, afable y con un punto de ironía, Aunque, por otro lado, también es posible que haya compensado esa falta de feminidad con el hecho de marcar mis diferencias con Daddy, que tal vez sea lo más destacable, dado el caso, porque a mí sí me gusta eso de hablar con la gente, a pesar de que tenga un cierto toque de introvertida, ya que Daddy y yo, en realidad, somos bastante parecidos, pero nosotros pensamos que tan solo en el blanco de los ojos. Según los demás, somos casi como dos gotas de agua, como si fuera la misma persona, solo que el uno se hace pasar por la otra cuando se pone a escribir.

Lo que mejor se me da hacer es sacarle los colores a Daddy, en el sentido de que le obligo a ser un poco más realista con todo lo que escribe, porque no todo vale y estoy segura de que él también él es consciente de que hay maneras y maneras de tratar a la gente, lo que ya os confieso que no es una novedad de estos días, tan solo es un aprendizaje continuo. Me dedico a plantearle problemas y le fuerzo a que busque soluciones creativas, pero que tenga una cierta lógica. Le obligó a empatizar y quiero pensar con el tiempo algo de todo eso se le va quedando. Contado en la novela como anécdotas de mi vida y convivencia con él está bien, pero ha de llevar esas enseñanzas fuera de las páginas. En todo caso, ha de tener claro que se trata de sus propias reflexiones, que ha de ser él mismo, por lo cual, si alguien le pregunta por mí, yo tan solo soy su alter ego literario. Más allá de esto mi existencia es pura ficción.   

Una cara bonita

Supongo que tan solo soy eso, una cara bonita, aunque por eso de que estas últimas semanas me está concediendo una vida social y pública más intensa, aparte de darme libertad para escribir en el blog lo que me apetezca, ha sentido el impulso de darme un poco más de identidad, de ampliar un poco más la amplitud de las fotos y que se vea un poco más de mí, cómo voy peinada, mis orejas, mi cuello, mis hombros, mis manos…. Aparte de que hable inglés, sea la narradora y protagonice una de sus novelas.

Como suele suceder con esto de la imagen personal, me tengo que vender para que la gente me acepte, os resulte creíble pensar que detrás de estas palabras de verdad hay alguien de carne y hueso, porque ya os aclaro que lo único que hay de electronico en mis palabras es el corrector ortográfico que de vez en cuando detecta palabras mal escritas. aquellos que entienden un poco más de Literatura creativa sabrán que los personajes han de resultar creíbles. Como bien sabe Daddy, para crear un personaje antes hay que responder a una serie de preguntas y en lo referente a mí creo que le puedo dar el aprobado.    As often happens with this personal brand, I have to sell myself so that people accept me, it must be credible to you to think that behind these words of truth there is someone of flesh and blood because I clear that the only electronic thing in my words is the spell checker, that occasionally detects misspelled words. Those who understand a little more creative literature will know that the characters have to be credible. As Daddy knows well, to create a character,  first you have to answer a series of questions. Concerning what he knows about me, I think he can be passed. 

Con esto tan solo quiero dar a entender que Daddy (Manuel Pellicer) anda en busca de su marca personal y, como el proceso es largo, hasta que la encuentre, aunque por mi parte entiendo que, sobre todo, le falta ser consciente de que ya la tiene, porque haya de trabajarla un poco más, el esfuerzo se lo tendré que hacer yo. buscarle su público objetivo y ese reconocimiento personal. Pero ya os digo, ha de ser él quien se lo crea. Sin embargo, yo estoy encantada de tener mi propia marca personal y de ser vuestra confidente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s