Oda Toledo

Oda al Tajo, al agua que cayó,
a aquel río que nace en la sierra,
y hasta llegar al mar no murió.
Oda a todos los riscos y barrancos,
a la pendiente que es inclinación,
a los caminos que recorre el agua,
y que el río en la tierra se escarbó,
Oda a cuanta ciudad haya nacido,
al abrigo de un abrazo de amor,
viendo como llegaba el agua,
y como el agua del río se marchó,
Oda a Toledo, mi ciudad herida,
atravesada por cauces de dolor,
una ciudad ubicada entre colinas,
que tan solo el río Tajo dividió.

Poema de 1996

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s