POEMAS DEL 2010

Nadar
Una isla desierta, una puerta abierta,
una playa vacía, pero yo no sé nadar.
Dicen que a la isla se llega andando,
que por la puerta se entra sin llamar,
en la playa espera la compañía del mar,
pero a mí nadie me enseñó a nadar.

En la isla no hay nada, nada por habitar,
tras la puerta está el vacío, el más allá,
la playa encoge con las olas al pasar,
si no voy, no sé lo que puedo encontrar.

Pero a mí nadie me enseñó a nadar,
he buscado una isla llena de gente,
una puerta que esté cerrada siempre,
una playa donde poder descansar.