Fiesta fin de curso

Esperando a mi Daddy

Entrada reeditada y modificada

Diario: Friday, December 22, 1995 04:00 PM- 08:30 PM

Reflexiones de Jessica

Por si alguno no tiene tiempo de leerse mi vida, se la resumo

Aún no ha llegado el día de Navidad y Ana me vuelve a recordar lo de la fiesta de fin de curso. (Friday, June 23, 1995) Esa que se supone debía ser una de las condiciones y exigencias para que me quedase en el internado este curso.

Una fiesta con alusiones a Toledo que sirva de evidencia clara de mi aprovechamiento de las clases de Spanish y alguna mejoria en mi vida social, que no me habré pasado estos meses del curso escondida en un rincón sin que nadie se percate de mi presencia.

Está claro que tiene que ser una fiesta alusiva a Toledo (España), no a Toledo (Ohio), dado que la intención de fondo está clara, que, si acudo a clase de Spanish, es para que supere mi pretendida ignorancia y bloqueo al respecto. no vale que me crea tan lista

Toledo, Ohio
Toledo (Ohio)

De tal manera que, según me lo quiera plantear, puede ser una fiesta para celebrar mis muchos avance o una fiesta de despedida porque, con las mismas, tendré que recoger mis pocas pertenencias y asumir que me manden al otro internado con una buena patada en el trasero para que se me quiten las ganas de volver por aquí a preguntar por si hubiera noticias de Daddy

Pastel de fiesta

Confío en que para el próximo año Ana se olvide de las celebraciones en España, aunque en la parroquia de St Francis, la del barrio, también se celebra el día Corpus, a pesar de que no se hacen grandes procesiones

Lo más extraño del domingo pasado fue que Ana se esforzase porque nadie olvidara que el jueves anterior había sido la celebración del Corpus Christi’s Day, que, por no ser día festivo, en la parroquia se celebró el domingo

June 23, 1995. 09:00 AM
Plaza de Zocodover, procesión del Corpus

Si al final organizase esa fiesta de fin de curso, no creo que sea muy oportuno que nos dediquemos a ver la televisión ni mucho menos el canal internacional de España. Al menos, si nos obligan a ver la televisión, que no bajen el sonido al mínimo, aunque tampoco nos vayamos a enterar de mucho.

Bueno, como se supone que para entonces ya sabré algo más de español, lo que les preocupe quizá sea que me entere de más de lo que debería.

El Corpus Day de 1996 será el domingo 9 de junio y el Father Day será el 16 de junio. Para entonces espero que ya habrán acabado las clases, los exámenes finales y podremos pensar en divertiros, en las vacaciones. La fiesta podría ser el día 21, de manera que, si Ana me tiene algún viaje sorpresa preparado, lo tendrá que aplazar y aún será tiempo para que las demás niñas del internado también participen Tan solo confío en que para entonces Yuly todavía se encuentre en su casa, porque ni Ana ni Monica me van a permitir que adelante la fecha.

El vestido

Si hay fiesta, tendré que llevar un vestido. Es decir, de esos que llevan falda y algo de escote, que me hagan parecer una princesa de cuento y todo eso, que resalte el hecho de que soy una chica y presumo de coquetería tanto o más que cualquier otra chica de mi edad. Aunque Ana es consciente que desde el día de mi Primera Comunión, porque antes ni se me pasaba por la cabeza, no he vuelto a dejarme convencer.

Photo by Anastasiya Lobanovskaya on Pexels.com

Prefiero que me dejen tranquila y no me traten como si fuera un muñeca. ¡Los vestidos son para quienes les gusten! Yo prefiero vestir de manera más informal, una camiseta y unos jeans, ropa de diario. Si cabe algo un poco más formal para ir a misa, pero poco más.

Photo by cottonbro studio on Pexels.com

Mentiría, si no admitiera que alguna falda o vestido informal Ana se ha ocupado de proporcionarme, que en el armario de una chica ha de haber de todo. Sin embargo, al igual que me sucede con el libro de Spanish, no les hago mucho caso. Aún no he descartado del todo mi gusto por parecer un chico, aunque sea una chica y ya no tenga reparo a llevar el pelo largo. Hasta entiendo que hay determinada prendas que no pueden faltar en mi vestuario.

Es más, ahora sí me importa eso de que todo el mundo se dé cuenta de que soy una chica, pero no tengo aspiraciones de ser el centro de atención ni de convertirme en una muñeca. Dada mi limitada vida social, tampoco necesito demasiado.

¿Que vestido se puede conseguir con un presupuesto de $300?

Ha de ser uno que se sirva para otras ocasiones. Es decir, que Ana se plantea que yo empiece a acudir a más eventos sociales cuando ni siquiera participo de los del high school, aunque tal vez aún sea un poco joven para ello. pero ya tengo catorce años. De momento, sin vestido no hay fiesta que valga y tampoco me han invitado a ninguna

Chicos

Eso de que tenga que haber un chico en la fiesta, que venga al internado, me parece una tontería, una exigencia absurda, porque ello tampoco hará que cambie mi actitud hacia éstos ni la de éstos hacia mí.

Tampoco es que ello sea una indicación de que después ya tendré permiso para salir con chicos, aunque la norma en el internado es que éstos no entren, no crucen la puerta.

Por mi parte casi prefiero que se mantengan a una prudencial distancia del internado, de mi vida, del barrio, de Medford y del Universo conocido o por descubrir. Si alguno quiere fiesta, que se la organice por su cuenta.

Los primos de Yuly no son chicos en sentido literal. No son nada. En todo caso, serían una manera de justificarme ante Ana. Aunque no se si Yuly va a ser capaz de convencer a alguno para que acuda. En principio, traiga o no a alguno de sus primos, confío en que Yuly no me falle ese día porque de momento es la única invitada que no vive en el internado.

Carta a Santa Claus

Ya no tengo edad para escribirle cartas a Santa Claus, aunque, en mi caso, ya sé eso de que «no» son los padres.

¿Te imaginas que fueran los padres? Yo me quedo sin regalo

La cuestión sería determinar los de quién, porque los míos estoy seguro de que no.

Daddy reside en Toledo, al otro lado del océano Atlántico y no está muy claro que sepa de mi existencia, menos aún cómo me he comportado este último año. Mejor será que no esté en contacto con Ana ni le pregunte, por si acaso.

Tampoco creo que me convenga que le pregunte a Mr. Bacon, no sea que eso de no aprobar la asignatura de Spanish influya en la decisión del regalo. Este año, por lo menos. estoy yendo a clase con normalidad.

Mi madre tampoco creo que lo sea porque me abandonó y no he sabido nada de ella en estos años. Ni siquiera hay constancia de que sepa de mi paradero. De manera que, por esa parte, mis expectativas son completamente nula. En realidad, casi prefiero no saber nada de ésta, aunque sea la única que pueda aclarar todas las dudas que hay sobre mis orígenes.

¿Que quiero para Navidad? ¿Qué espero encontrarme bajo el árbol? ¿Cuál es mi mayor decepción una y otra vez? A Daddy. No hace falta ni qee me lo envuelvan para regalo.

Photo by cottonbro on Pexels.com

¿Aburrida en Navidad?

Como Ana se ha pensado que sí por eso de que voy a ser la única chica que se quede, que no tenga familia de acogida para estas vacaciones, aparte de que tendré que estudiar para los exámenes de esta segunda evaluación, me encarga la tarea de resolver siete cuestiones relacionadas con el español, aunque no con la signatura Spanish como ta, siete definiciones relacionadas con España. Lo cual es la única pista que me ha dado.

La que más me mosquea es está porque implica saber de Geografía:

Ciudad situada a orillas del río Tajo, en Castilla – La Mancha, es famosa por, además de por su arquitectura medieval, por sus numerosos tesoros artísticos

Lo peor de todo es que como estamos de vacaciones no podré preguntarle a Yuly.

«El domingo es Nochebuena; el lunes será Navidad«…… Parece la letra de un villancico español

«Saca la bota, María, que me voy a emborrachar.

Ande, ande, ande, La Marimorena,

ande, ande, ande, que es la Nochebuena»