Tuesday, October 3, 1995

11:20 MHS patio

Ahora que ya estamos un poco más tranquilas es cuando le puedo preguntar Yuly por el asunto del Tour. Aunque no espero que piense que me ha molestado su comentario o que me lo haya ocultado hasta el último momento. Imagino que era un dato que sabía con anterioridad, dado que no pretendo que piense que cada vez que acudimos al Foreign Language Club hemos de acabar peleadas porque afloren nuestras discrepancias o haya motivo para que nos enfrentemos. Esta vez no estoy enfadada. Entiendo que, sí ha sido algo que no me ha comentado antes, ha sido porque ya me conoce y debió suponer que haría lo posible por cambiar de tema. Sin embargo, ahora me pica la curiosidad, sin que quiera poner en tela de juicio nuestra amistad ni confianza mutua. Tan solo quiero darle a entender que no me molesta el hecho de que ella descubra curiosidades sobre España, porque tampoco quiero que se sienta condicionada por mis traumas y manías. No quiero perjudicarla ni que me considere una mala amiga por ello. Ya me asusta bastante el hecho de que a ella le puedan suspender porque a mí no me puedan aprobar en la asignatura de Spanish porque Mr. Bacon piense que ninguna de las dos tiene nivel para ello, cuando a Yuly le sobra y yo procuro llevar los ejercicios al día.

Yuly: Ya sé lo que me vas a preguntar porque te lo veo en la cara. – Me dice con complicidad. – Te lo tenía que haber comentado a primera hora, pero a veces tienes los oídos taponados. – Argumenta.

Jess: Entonces, ¿Desde cuándo lo sabes? – Le pregunto intrigada. – No sabía que te fueras a tomar tan en serio eso de investigar sobre los ciclistas españoles. – Comento sorprendida. – Aunque te preocupaba lo que Ms. Lepore te pudiera decir.

Yuly: Desde hace varios días. – Me confiesa. – Pero tú has estado más centrada en “El Camino de Santiago”, que al final no ha causado tanto revuelo como esperábamos.

Jess: ¡Tú has sido la más original de todos! – Replico con orgullo de amiga.

Yuly: Ha sido una pena que la vieira, el sombrero y la credencial de peregrino no hayan dejado a todos con la boca abierta. 

Jess: ¡Ya se lo puedes devolver a su madre antes de que lo eche de menos! – Le recomiendo con toda intención. – Yo te lo devuelvo intacto.

Yuly: Sí, ¡cómo se entere de que me dedico a hurgar entre sus cosas me corta las manos! – Replica alarmada. – De todos modos, por la foto que te regalé no te preocupes. La tuya es una copia.

Jess: ¡Sí, mejor que te reprimas un poco! – Le respondo con complicidad

La verdad es que es una chica un tanto problemática y tal vez no el mejor ejemplo que yo debiera tener, si se dedica a robarles a sus padres con este descaro, aunque lo haga con buena intención y procure cubrirse las espaldas siempre que ello le es posible. En todo caso es preferible que este tipo de travesuras no se lleguen a descubrir, aunque me temo que, como Ana ya me ha insinuado, Yuly es menos lista de lo que supone o sus padres son más listos de lo que ella se imagina y se muestran permisivos con algunas de sus ocurrencias, aunque supongo que no todas y en este caso ella lo ha hecho por ayudarme para presentar mi investigación sobre el Camino de Santiago. En todo caso, no es mi intención seguir su ejemplo en ese sentido, aunque a Ana sí le gustaría que me fijase en otras cosas y es muy posible que los padres de Yuly hayan visto en mí virtudes que yo desconozco o no destacaría, por lo cual espero que se hayan formado de mí una buena opinión, porque yo sé que Yuly ha causado una buena primera impresión, de otro modo me hubieran puesto reparo en que fuéramos amigas y Ana tampoco hubiera mediado hace dos semanas para que nos reconciliásemos. Casi mejor que no se formen una segunda porque saldrá perjudicada.

Yuly: ¿Ya has escogido compañero para clase de mañana? – Me pregunta. – A mí aún no me lo ha pedido nadie, pero me temo que Mr. Bacon no va a admitir excepciones.

Jess:  A mí tampoco me lo ha pedido nadie todavía. – Le respondo. – Me temo que nos han excluido porque no sé si alguno se querrá juntar conmigo.

Yuly: Yo tampoco tengo nada raro, pero ya ves. – Me contesta con complicidad.

Jess: Lo siento. – Le contesto sintiéndome responsable. – No esperaba que fueran a ser tan tontos. – Añado. – ¡Te perjudica el que seamos amigas!

Yuly: ¡Paparruchas! – Replica para corregirme. – ¡Lo que pasa es que son tontos y alguno se lo tiene demasiado creído! – Alega con cierto enfado. – A mí me dan igual las burlas. Yo te conozco y me parece que eres una buena chica.

Jess: Gracias. Tú también me parecen buena chica. – Le respondo con sinceridad.

Yuly: Lo único es que deberías ser un poco menos cohibida a la hora de hablar español. Pero, por lo demás, estás bien.

Jess: ¡Dejemos de decirnos halagos! – Le pido con algo de vergüenza. – Las dos sabemos lo mucho que nos apreciamos la una a la otra

 Le mentiría, si no admitiera que me incomodaría que ella hiciera nuevas amistades en clase y ello nos pudiera distanciar. Pero me siento culpable al ver cómo la marginan por mi culpa. Porque se ha tomado como algo personal eso de apoyarme frente a las burlas y actitudes poco apropiadas de los demás. Lo cual no sé si es que yo me he ganado a pulso por mi actitud en clase, por mi condición de huérfana o porque los chicos no tienen dos dedos de frente y han puesto sus miras en la más débil de grupo para demostrar lo tontos que puede llegar a ser y las demás chicas les ríen la gracia o muestran indiferencia por no verse afectadas ni perjudicadas. Lo cual a Yuly no parece importarle porque, dentro de lo que cabe, se ha ganado el respeto de todos y demuestra bastante seguridad. Como es la lista del grupo, entiendo que no conviene llevarse mal con ella. Siempre se puede conseguir que les pase los apuntes o algo así. De manera que lo del bus de esta mañana es una de las maneras que ella tiene de cobrarse esos favores. Aunque ello no parece suficiente como para que se olvide de las burlas contra mí. Aunque soy consciente de que lo de la cancioncita para muchos es solo eso, algo que les hace gracia, pero que no relacionan conmigo, que ni me conocen. Pero me molesta oírlos.

Yuly: Aún me sorprende oírte cuando lees y lo bloqueada que te muestras cuando tienes que hablar en español. – Me dice contrariada. – ¡Mi pronunciación no es tan buena!

Jess: El mérito es de Ana por obligarme a leer una y otra vez el mismo texto hasta que le gustaba como sonaba. – Le explico. – Lo menos importante era que entendiera el texto.

Yuly: ¡Pues contigo el método ha funcionado! – Replica. – Ahora tan solo falta que hables con la misma soltura.

Jess: Eso me temo que va a ser mucho más complicado. – Le respondo con bastante convencimiento.

Yuly: ¡Una semana con mi tío Luis y regresas a Medford como si fueras española! – Replica con intención de asustarme.

Jess: Prefiero quedarme en Medford hasta que venga Daddy.

Period	Schedule	                       Subject
Period 4	11:48 AM-12:36 PM	      Science
Period 5	12:39 PM-01:27 PM	      Algebra
Period 6	01:30 PM-02:18 PM	      English