El último verso

¿Por quién llorará mi corazón? 16/11/2013

Que aunque cierre los ojos, te tengo enfrente,
que aunque no te vea, eres mi hoy, mi presente,
que aunque no te busque, ya te he encontrado,
que aunque te pierda, sí, aunque mire para otro lado.

Quisiera soltarme, decirle al mar que no sé nadar,
quisiera perderme, que nadie me viniera a rescatar,
quisiera ser como el árbol que ya no produce fruto,
quisiera secarme y que el leñador me viniera a talar.

Pero los que no tenían ojos aprendieron a mirar,
quienes perdieron las piernas han vuelto a caminar,
no tenían brazos el cielo quieren abarcar,
quienes no tenían un pasado volvieron la vista atrás.

Ya no sé si soy sordo porque aún conservo las orejas,
Ya no sé si soy mudo porque hasta el silencio se queja,
Ya no sé hacia dónde caminan mis pasos, si les dejas
Ya no sé por quién llorará mi corazón cuando te alejas. 

Reflexión

Esta web se llama “Tras el último verso” pues de momento el último es éste.

Ya no sé por quién llorará mi corazón cuando te alejas”

Escrito ahora mismo. Supongo que como dice el poema, es un llanto del corazón, cargado de sentimiento. Como siempre, tras el último verso estoy yo, con todo lo que soy lo que siento, lo que pienso, con ese deseo de hablar, que de haya ruido en el silencio.

Es un bonito poema, supongo que los he escrito mejores, pero encontré mi fuente de inspiración y cuando abres el grifo, deja que la poesía fluya, salga a borbotones de las extrañas de las piedras, sale como un estallido incontrolado que se plasma sobre el papel o en este caso, la pantalla del ordenador.

¿Por quién llorará mi corazón? No sé, tan solo sé que es un sentimiento tan intenso que hace daño, un sentirse tan vivo por dentro que se hace necesario sacarlo y vivirlo por fuera.

De momento habrá silencio hasta el próximo verso, mañana, pasado, dentro de una semana. No sé, como escribí alguna vez en el blog, esto es como una aventura y las aventuras están hechas para los valientes y a veces es más fácil esquivar un charco que cruzar un océano o la calle.

Sigo tras el último verso, con la certeza de que lo encontraré, ¿dónde? Hasta ahora en los lugares más insospechados, supongo que tan solo hay que prestar un poco más de atención a mi alrededor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s