Conversación de besugos

Introducción previa al texto

Según la historiografía de la novela “Esperando a mi Daddy” esta conversación se produce la noche del 30 de septiembre del 2004.

Me encanta el trasfondo psicológico de los personajes, lo que piensan, lo que dicen, lo que se lee entre líneas, porque de manera tácita se implica al lector en la historia. Se le convierte en un personaje más y no en un simple espectador, se busca su implicación, su empatía. 

Apenas llevan juntos unas horas, y en contra de las expectativas menos optimistas de Jessica, se encuentra con que, además de que Daddy tiene plena consciencia de su existencia, la recibe con bastante tranquilidad. ¡No le cierra la puerta en las narices, por increíble y absurda que sea su historia! A su manera, la reconoce, la admite en su vida. Es normal que para Jessica sea un tanto contradictorio porque para ella supone que se encuentra en casa de un extraño. Sobre todo ha descubierto y confirma que su tutora Ana ha cumplido con la tercera de sus promesas, pero dejado que fuera ella quien llevara la iniciativa, lo que por un lado le da seguridad y por el otro le hace sentirse un tanto perdida. Ana ha llevado su castigo del viaje del verano de 1995 hasta las últimas consecuencias. 

Con los cambios y mejoras que le estoy haciendo a la novela, me he dado cuenta que es importante que destaque el hecho de que cuando Jessica se encuentra con su Daddy, mantiene su idea e intención de que “She doesn’t speak spanish”. Lo que en esta secuencia de la novela cobra y tiene todo el sentido porque es una situación igual de comprometida para los dos personajes, son sus dos realidades que se juntan y chocan. Daddy no habla inglés

Es una conversación en la que cada una habla en su idioma, le plantea su realidad y temores al otro sin que ninguno de los dos tenga claro que sean capaces de entenderse, salvo que uno de los dos ceda, pero ninguno de los dos parece muy dispuesto a poner algo de su parte.

Es Jessica quien tantea a Daddy, quien en sus miedos y temores busca la complicidad de éste, consciente de que juega con esa ventaja o desventaja, según se mire, que puede decirle lo que quiera con la certeza de que éste no hará el esfuerzo por entenderla porque la situación se volvería tensa y comprometida.

Es posible el texto en inglés tenga errores gramaticales, pero he intentado hacer la traducción con ayuda del ordenador y en base a mis conocimientos del idioma. Hasta cierto punto esos pequeños fallos, si los hubiera, se entienden como un esfuerzo por parte de Jessica para hacerse entender, con la ventaja de que ésta ya ha mantenido conversaciones en dos idiomas tanto con Ana, su tutora, como con Yuly, su mejor amiga. (her friend for life)

La intención de la escena es poner de manifiesto los conflictos personales de Jessica ante su nueva vida, la cual no es tan ideal ni perfecta como a ella le hubiera gustado.

Pasaje de la novela

Jess: Why do you admit me in your life and your room?- Le pregunto.

Tal vez he sido demasiado directa con la pregunta, debería haberle dicho que no estoy dormida y que no me importa que hablemos. Lo considero necesario para que se aclaren todas las dudas que me embargan en estos momentos. Cuando salí de Medford no pensé ni tenía la expectativa de pasar mi primera noche en el mismo dormitorio que Daddy. Mi aspiración no iba más allá de un sitio donde pasaría la noche sin que me dieran tantas confianzas ni ofrecieran esta hospitalidad, aunque por lo que me he entendido. La decisión la han tomado sus padres y él lo ha aceptado con resignación, como si no tuviera nada que decir al respecto, ni a favor ni en contra. No tengo la impresión de que me haya aceptado porque haya pensado con la típica mentalidad de los chicos; que sea o no hija suya, esta noche ha conseguido que haya una chica en su dormitorio y mañana le contará esta una hazaña a sus amigos, si es que no encuentra el valor para confesarles que me he presentado en su casa con el argumento de que soy hija suya. No me considero un trofeo y la verdad es que tampoco quiero que me tome por tal. Si es éste el concepto que se está formando de mí, no me importa recoger mis pertenencias y marcharme por donde he venido.

Le ofrezco la posibilidad de que comparta conmigo sus impresiones, que me diga de verdad, lo que piensa y espera de toda esta situación. Si no me quiere con él o pretende aprovecharse de alguna manera de mi ingenuidad. Tengo el derecho a estar prevenida. Asumiré las consecuencias de esa decisión, igual que él se siente obligado a acogerme en su casa bajo un razonamiento que no se lo cree del todo ni le convence. Frente a las lógicas y normales reticencias que mi presencia le produce, espero que me revele sus verdaderas motivaciones. Prefiero que quede bien clara mi postura antes de que los dos nos encontremos con una desagradable sorpresa. Yo duermo sola y no le daré más confianza de la debida, siempre que se la gane con tiempo. Si espera que el hecho de que compartamos dormitorio implique que renuncie a mi intimidad, está muy equivocado, pero, aun así, prefiero que sea él mismo quien me pida que esté o no tranquila en ese sentido, que nos respetaremos como si en vez de encontrarnos aquí los dos solos, escondidos del resto del mundo, nos vigilase tanta gente que temamos las explicaciones posteriores incluso sobre el aire que respiramos.

Daddy: Lo siento, no te entiendo.- Me contesta. – ¿Puedes repetírmelo, por favor?- Me ruega. – ¿Qué necesitas?- Me pregunta.

Jess: What do you want to achieve by this situation?- Le pregunto. Confío que ahora me entienda.

Daddy: Lo siento, Jessica, no te entiendo.- Me contesta algo contrariado.- Mi inglés no es muy bueno.

Jess: What do you expect from me?- Le pregunto.

Daddy: ¿Dónde quieres ir?- Me pregunta con evidente confusión.- El baño está en la primera puerta de la derecha.- Le digo, por si se refiere eso.

Jess: No, I don’t.- Le respondo extrañada por su pregunta, si es que le he entendido bien.- How much you want to talk me now?- Le pregunto.

Daddy: Me voy a la cama ahora. – Le digo. – Voy a dormir.

Jess: Could you explain more precisely to me, please? – Le ruego, porque confío que se acueste en su cama.

Daddy: Escúchame, por favor.- Me ruega para ver si nos entendemos.- Voy a mi cama. (Señala la litera de abajo) Sweet dreams and goodnight. – Me dice.

Jess:   I’m not sure I have understood you. – Le contesto. – Could you explain it again, but using different words?- Le ruego.

Pensará que soy tonta, que por mucho que se esfuerce no nos entenderemos. La verdad es que su pronunciación deja mucho que desear y le estoy poniendo más nervioso de lo que me gustaría y no por el hecho de que haya una chica en su dormitorio, sino porque está claro que él se muestra reservado con sus intenciones y expectativas. Esta noche no tiene muchas ganas de hablar y me temo que tampoco las ideas claras. Sin embargo, no pretendo que ello le cause una mala impresión ni echarle del dormitorio, quisiera que se aclare esta cuestión antes de que empiecen las pesadillas o me pase la noche en vela por temor a que, en cuanto me descuide, se levantará e intentará hacerme daño. Le está costando trabajo explicarme sus intenciones, aunque deduzco que no le falta delicadeza. Para que se dé cuenta de lo mucho que significa que compartamos el dormitorio, que me encuentre acostada en esta litera, me lo tendrá que decir otra vez, con aún mayor delicadeza, convenciéndome de que tengo todo su respeto y consideración; que esta noche será el mejor precedente de lo que serán las próximas.

Daddy: Por favor, Jessica.- Le ruego con cierta impotencia ante lo que para mí es evidente.- No podemos hablar.- Le digo, espero concluya la conversación.- Tú hablas en inglés y yo en español.

Jess: What does that mean for you?

Daddy: Por favor, Jessica, para. Stop. – Me ruega. – No trates de hablar conmigo más.- Me insiste. – Lo siento, pero no te entiendo. Hablaremos por la mañana.

Dicho esto Daddy desaparece mi vista, porque se esconde en la litera de abajo y no pide mi opinión antes apagar la luz. Deja el dormitorio sumido en el silencio y la oscuridad, aunque mis temores se deban más al hecho de que haya un chico, un hombre, en la misma habitación que yo, a pesar de que se considere un motivo de alivio que se trate de Daddy y que, en tal caso, no será éste quien me pida explicaciones al respecto. Sin embargo, si se desmintiera que él no es mi padre biológico, o por esto pensará que soy una chica demasiado atrevida, no creo que se le cause esa buena impresión que siempre he pretendido, pero al menos esta noche duermo en una cama y más cerca de Daddy de lo que jamás me hubiera esperado. Mi deseo es que por la mañana no tenga motivos para que se desvanezca este pretendido optimismo, dado que esto contradice todo lo que ha sido mi educación hasta ahora y no es algo de lo que me sienta orgullosa ni me deje tranquila. Me siento atrapada.

22 de noviembre 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s