Me tiembla la vida

16. diciembre 2013

Llevo más de un año trabajando entre gente que padece la enfermedad de Parkinson y hasta ahora no había encontrado la inspiración, la motivación para escribir un poema al respecto. Me alegra decir que esta tarde me he sentido motivado. Será que se acerca la Navidad o que, frente a sus circunstancias, todos encuentran un motivo para sonreír, pero debido a mi Asperger me ha costado un poco contagiarme de esa vitalidad y alegría. Este poema va dedicado a toda esa gente. A mis parkisonianos, como se definen ellos.

ME TIEMBLA LA VIDA
Me tiembla la vida, me palpita el corazón,
se detienen mis piernas como si fueran piedras,
como si quisieran que escapase el ladrón.
El baile, la música, todo el mismo temblor,
al mismo ritmo, porque ya conozco la canción,
para esta fiesta en la que quisiera tener pareja,
quisiera no moverme entre las olas con el sol.
Me tiembla vida, en esta batalla sin perdedor,
porque la mano otra vez dejará de moverse,
otra vez la pierna se olvidará de su temblor,
otra vez la vida volverá a ser como antes,
otra vez, frente a la impotencia, seré vencedor.