Novela de portada

En ocasiones, aparte de hacer cambios puntuales en la redacción de la novela, también me da por hacer modificaciones en el exterior.

Evolución de la portada

Si mis novelas de momento no tienen el OK definitivo, será por mi falta de decisión, porque de una manera u otra nunca doy la historia por concluida y siempre encuentro que hay algo que mejorar; algún detalle que no termina de encajar o pasaje que dejé interrumpido ante la falta de ideas y que poco después he retomado. En el caso de “Esperando a mi Daddy” en ocasiones me quedo bloqueado en una conversación o que Jessica se encuentra en clase y no sucede nada relevante, pero tiempo después se me ocurre cómo seguir la historia en ese pasaje.

Por ejemplo, que una clase del Medford High, de Geometría, por la mentalidad que Jessica tiene, se convierte en una defensa de su integridad, frente a la actitud de los chicos, o en una expresión del anhelo por su Daddy, cuando no un motivo para que el profesor le llame la atención porque se ha dado cuenta que ésta despistada, lo que de algún modo es un guiño al lector; o se alude a alguna de las ocurrencias de Yuly como reafirmación de su amistad o expresión de su entusiasmo por España

Más o menos la misma problemática creativa se me presenta en la época universitaria, aunque en tal caso en más fácil recurrir a los personajes secundarios que han cobrado más relevancia en la historia, a los conflictos entre las hermanas MacPherson; las aventuras de los hermanos Catcher; la romántica historia de amor entre Luz y Jack; la defensa del honor familiar por parte de Sharon; la siempre oportuna intervención de Pete; las inesperadas fugas de Bowie; las visitas de Ana para insistirle en que no abandone la búsqueda de Daddy; Yuly que sigue con su complicada e intensa vida social dentro del campus universitario…

Y en la vida con Daddy, siempre surge algún momento para que entre ellos dos aparezca una discrepancia, porque ninguno de los dos se termina de creer del todo que su historia tenga sentido, aparte que tienen personalidades tan diferentes en apariencia que es inevitable que se produzca ese choque. Jessica porque ha de defender su dignidad y los objetivos que le han llevado hasta allí y Daddy que no termina de renunciar del todo a lo que ha sido su vida hasta ese momento y le cuesta adaptarse al cambio, a que a su vida le hayan dado la vuelta como si fuera un calcetín. Pero sobre todo han de empezar a darse cuenta de todo lo que tienen en común por mucho que les asuste descubrir la verdad sobre ellos mismos ya sea en uno u otro sentido.

Esta tarde tan solo me ha dado por hacer un nuevo diseño en la portada, que no sé si será definitivo y que de momento tan solo he cambiado en uno de los capítulos que guardo en el ordenador. Me da la sensación de que esa imagen es la que mejor encaja con la historia, el reflejo de una chica que se mira al espejo, aunque como tal Jessica es un tanto reacia a estos coqueteos. Sin embargo, no encuentro otra manera mejor de expresar esa espera, ese anhelo, esa pregunta que ella se hace de manera constante “¿Daddy me aceptará cuando me conozca? ¿Le gustare? ¿Acaso ya me conoce y no le he causado buena impresión? ¿Me parezco en algo a mi Daddy?

A vosotros qué os parece ¿he acertado con la portada? 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s