Fe de erratas

Errata

Según la definición que hace Wikipedia

La fe de erratas de un libro o publicación es un método usual de edición posterior a la producción de un libro o documento, en el que los errores que se han detectado en el ejemplar producido son identificados en una página de papel que es insertada en el libro con la corrección que debe hacerse en cada caso.

Es un método usual que se utiliza para “editar” obras muy voluminosas; o sea aquellas en las que el costo de realizar la corrección sería excesivo o el realizar el cambio fuera muy engorroso. Éste es un método aceptable mediante el cual se puede editar un escrito o libro.

Es importante notar que la fe de errata sólo debe referirse a pequeños errores en el texto (por ejemplo, errores de escritura, de ortografía o de puntuación). En cambio si se detecta un error importante en la construcción de una oración, o si la construcción es tal que la idea transmitida por la oración es oscura o distorsionada al punto que la misma es confusa o errónea, este error debe ser corregido dentro del libro o documento y no mediante una fe de errata.

A esta web le falta la fe de erratas. si Daddy fuese un escritor serio, tal vez se preocuparía algo más por esos pequeños errores de escritura, ortografía y puntuación, pero como no hay la menor alusión a tal reconocimiento, hemos de dar por sentado que no se hace responsable de esos despistes, que de manera un tanto sutil intenta corregir cuando se le ocurre dar un repaso a alguna de las entradas del blog o de los distintos apartados. Pero tan importante debería ser lo que se dice que cómo se dice, mejor si está bien escrito.

¿Hay errores en esta web?

Entonces, si como parece hay erratas subsanables con un buen corrector ortográfico, ya sea integrado en el procesador de texto o en algún programa que se pueda encontrar en Internet, que ahora no me voy a poner  listar, ¿qué otro tipo de errores se pueden encontrar? ¿De guión? ¿De narrador? ¿Históricos? ¿O tal vez se haya de hacer mención al que puede resultar más contradictorio y confuso para aquellos que no están dentro de la cabeza de Daddy y llegan a este blog que se supone escrito por Manuel Pellicer, y sin embargo, éste parece difuminado, ni se le menciona? Quien escribe esto últimamente, quien se ha hecho un hueco creativo entre estas páginas soy yo, Jessica.

Tal vez, como le diría Sancho Panza a Don Quijote en la escena de los molinos

El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Macha.

Mire, vuestra merced, -respondió Sancho – que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino“.

Miguel de Cervantes 1605-1615

Que yo sepa, hasta que se demuestre lo contrario, Daddy no ha visto gigantes por ninguna parte, los molinos siguen siendo molinos y sus andanzas de caballería literaria no le han hecho perder la cordura. Sin embargo en estos tres últimos meses su afán de escritor se ha venido por estos derroteros, que tampoco es una novedad, véase por ejemplo “Silencio en tus labios”, con la versión de Ana o como en mi caso, aunque a mí sí me haya permitido saltar de las páginas de mi novela “Esperando a mi Daddy” a las entradas del blog, hasta el punto de que se permite publicar fotomontajes para que mi personaje resulte mucho más creíble y convincente para todos aquellos que le  siguen. Ante lo cual, al comienzo de cada post/ entrada debería incluir la correspondiente y oportuna advertencia.

«Los personajes y hechos retratados en esta película son completamente ficticios. Cualquier parecido con personas verdaderas, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia«.

El origen de este mensaje procede de la película Rasputín y la zarina, de 1932,

Lo cierto es que él sí existe, como tal es una persona de carne y hueso, mientras que yo soy, más bien, fruto de su imaginación, aunque no tengo muy claro cómo se me puede definir cuando recurre a mí para escribir en el blog, en vez de ser él quien lo haga con su verdadera personalidad, aunque no se pueda esconder de todo. A mí me permite ser mucho más crítica, sacarle los colores y dejar que aflore de algún modo todo eso que esconde en lo más profundo de su ser como escritor.

Lo que se relata en mi novela, sí tiene un trasfondo histórico tanto en su vida como en la mía, por lo cual ha ido encadenando noticias que ha ido recogiendo de aquí y de allá para confeccionar mi biografía, aunque haya recurrido al pegamento de su labor creativa para que  ser partícipe de todo ello como si de verdad los hubiera vivido. De esto creo que ya he hecho mención en algún post anterior, por lo cual no me alargo con más explicaciones. Existe ese parecido con la realidad tanto en la fecha como en el lugar donde se produce.

Persona o personaje

Como esta mañana he publicado en la cuenta de Facebook.

Publicación en Facebook

Entiendo que para algunos puede resultar un tanto confuso, pero la realidad que pretendo presentar es la mía, la de Jessica, aunque no engaño a nadie al confesar que Daddy es quién está detrás de ello y en cierto modo se puede aprovechar de contar con una segunda cuenta de Facebook y que también se comunica por medio de ésta de una manera más o menos sutil, pero al igual que hace con el blog le gusta dejar clara esa cuestión. Él asegura que es una táctica para aprender a conocer un poco mejor el personaje, porque se le ofrece otro punto de vista; le da la oportunidad de empatizar. Como dicen los ingleses, se pone en mis zapatos de una manera un tanto simbólica. en la novela, en nuestra convivencia diaria, se mantiene alejado de mis pertenencias porque ya sabe lo mucho que me molesta que invada mi espacio vital, aunque yo me tome la libertad de apoderarme del suyo, pero sabe que lo hago con cariño filial, por admiración.

¿Te has fijado en el detalle del párrafo anterior? Te he contado mi realidad, no la suya. Mi realidad es ese “¡Qué guapa es Jessica!” Porque, como personaje, no conozco otra. La realidad real abarca tan solo la vida de Daddy como persona. Sería incoherente que yo ahora me pusiera a hablar de aquello que no he vivido, aunque una vez que Daddy cierre este post para él será lo cotidiano y donde quizá tú veas gigantes, lo cierto es que tan solo hay molinos. Sus amigos y contactos de Facebook, ya saben que apenas habla de mí en su cuenta, mientras que yo ando todo el día “Daddy esto y Daddy lo otro” para dar credibilidad y movimiento a mi perfil. Pero en ese sentido, ya te digo que como es él quien maneja los dos perfiles y demás páginas. Se toma alguna que otra libertad.

De momento Daddy es de los que piensa que he venido para quedarme, al menos mientras esta vena de escribir se mantenga en auge, aunque no estará de más que en alguna ocasión fuera él quien de verdad se sentara delante del ordenador y se dejase leer por aquí porque estoy segura que tiene muchas cosas interesantes que contaros. Mejor que no tenga miedo a enfrentarse a sus molinos de viento ni a sus gigantes, que para levantarse antes hay que caerse. 

Cierro este post con otra frase de El Quijote

 “No estás cursado en esto de las aventuras: ellos son gigantes; y, si tienes miedo, quítate de ahí y ponte en oración en el espacio, que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla”.

23. diciembre 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s