Tras el último verso mi firma

¿Os habéis parado a pensar en la importancia de firmar los poemas, de conocer la identidad del autor? ¿Sabéis qué hay tras el último verso en los poemas de los demás?

Ya sé, ya sé…. Tras el último verso no hay nada. se termina el cuento, la historia sin final feliz,… Llegas hasta el último verso y ves que ya no tuve nada que escribir, que tras el último verso no hay nada…. Pero, tras el último verso me tiene a mí

Y entonces es cuando el poeta firma su obra literaria.

¿Cuántas veces se ha leído ese nombre, esas últimas palabras del poema, ese último verso que parece desentonar con todo lo escribo hasta ese punto del papel? Con las tecnologías modernas, al final del poema está el final de la página, el pie de página,  el final de la pantalla y después….. nada, El teclado o los botones del equipo electrónico por el que se reproduce y lee el texto en cuestión, Quizás el logo de la empresa que ha comercializado el aparato.

¿Cuántos poemas se le puede atribuir a la tecnología? Yo creo que ninguno, si antes que todo eso no hay un persona, un escritor, un poeta, que ha sacado a la luz su creaciones literarias; alguien que haciendo uso de esas tecnologías consigue llegar hasta el lector. Es más, gracias a la difusión de los grandes poetas y escritores del pasado, aquellos que plasmaron sus ideas a base de tinta y pluma, ignorando qué es todo esto de los procesadores de texto, de los ordenadores, teléfonos móvil  o Internet, aún tienen la oportunidad de hacerse un hueco dentro de la cultura literaria popular. Según sea de reconocida su obra literaria, así de internacional ha llegado a ser su fama. Incluso hay quien va más allá de los límites del Sistema Solar, dado que sus textos se han enviado en satélites artificiales que exploran el universo en busca de vida inteligente. Tal vez a los seres de esos otros planetas no les importe demasiado quiénes fueron, pero aquellos que seleccionaron esos textos muy posiblemente no se fijasen tan solo en la calidad de los mismos.

Fue la intriga, la idea de resaltar, ese nombre tras el poema, lo que a mí me inspiró y motivó a escribir el que considero es uno de los poemas más representativos de mi larga, y no siempre lo bastante productiva, labor como poeta, y que ha dado sentido al título de esta página web y por eso incluyo mi nombre en la imagen de la cabecera, que no es por vanagloria personal ni porque me considere alguien demasiado conocido ni importante. En todo caso, soy un poeta aficionado más. del montón, de los que escriben más para uno mismo que con idea de que ello trascienda más allá de mi círculo social. Aunque gracias a la web no sé lo lejos que mis poema son capaces de llegar. Ambicioso sería creer que mis palabras andan por el espacio exterior.

La idea, la intención, es que la gente algún día llegue a saber quién se esconde “Tras el último verso”, si es que llegasen a interesarse por conocer mi historia, que se llegue a saber y, sobre todo, entender el porqué de cada poema, de cada palabra, aunque haya cuestiones que prefiera dejar a la imaginación de lectores por que sí, porque yo también he sido lector y oyente; he tenido la sensación de que esos textos estaban escritos para mí o me han servido de inspiración para componer mis propios poemas. Quizá con el pequeño detalle de que por curiosidad me he llegado a interesar en saber un poco más de quién está tras ese último verso, aunque no soy filólogo ni tan siquiera historiador de las Letras Españolas ni de ninguna otra lengua hablada en el mundo. Tan solo he considerado que tras ese último verso había algo más que silencio y el hecho de leer ese nombre ha logrado por un instante que ese silencio entre esas dos líneas de texto, en apariencia tan distantes e inconexas, tengan un sentido y una entidad propia.      

Mi silencio ha de cerrar tus labios

Son las tres últimas estrofas de un poema que no es mío. Siendo coherente con lo escrito en este post, al final debería dejar constancia del nombre de autor, desvelaros la intriga de su identidad y que la conozcáis, pero, como dice ese último verso,… “Mas quédese aquí esta historia”

El poema lo he descargado de internet. Es un poeta español del siglo XVI , de esos cuyas obras han trascendido las páginas de los libros y se difunden gracias a estas tecnologías modernas.

En mi caso, compartirlo no tiene más intención que compartir su belleza poética, hasta cierto punto, de desnudar la creación literaria. porque hasta no haberlo leído con un poco más de detenimiento no he caído en la sutileza del texto, me fijé en el último verso del poema 

Y para terminar, mi firma

Para terminar, tan solo me queda deciros que “Tras el último verso”, al fina de estas líneas de texto, tras esta página web, estoy yo.

 “Pero tras el último verso me tienes a mí.”

Manuel Pellicer Sotomayor 

 30. marzo 2021

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s