Mar adentro

La tierra, esta arena suelta,
aquella que levanta el viento
y que el agua no puede tocar.
La tierra tiene orillas en el mar,
pero es tierra, arena nada más,
aquella que arrastra el viento
y que el mar no se puede llevar.
Por eso dejé mi barca en la orilla
y en ella sólo tú te fuiste a sentar,
porque estaba perdido en la tierra
y Tú al mar me querías arrastrar,
querías llevarme mar adentro,
porque no querías verme solo,
querías hundirme en las olas,
para llevarme contigo nada más.

Poema de 1996

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s