Puerta del cambrón

Esperando a mi Daddy

Introducción

Si me permites, después de haber hablado de comida, ahora me apetece que nos demos un pequeño paseo para gastar energía, aunque, como es mi costumbre, no pretendo que sea una visita turística al uso, sino, en lo posible, novelesca, que sea como un recorrer Toledo desde la ignorancia y la fascinación que provoca esta ciudad a cuantos la visitan.

De hecho, si me baso en la novela, este punto de vista sería doble.

  • Primero por parte de esa Jessica adolescente que no sabe a dónde la han traído y descubre la ciudad por primera vez, que se pregunta «¿dónde estoy?», si que Ana, que es quien la acompaña, le quiera dar una respuesta clara, lo ha de averiguar por sí misma dejarse llevar por la curiosidad y el asombro que le provoque todo cuanto se encuentre a su paso. ¿Qué sabe Jessica del mundo? ¿Qué recuerdos le van a quedar de esta visita con el paso del tiempo? La intriga, la emoción, la duda, el desconcierto. ¿Habrán ido hasta ese lugar por algún motivo o se trata tan solo de hacer turismo?
  • Pero después recorrerá esos mismos lugares, esas calles, en compañía de Daddy, con la tranquilidad de saber que puede echar mano de sus recuerdos y decir eso de «Yo ya estuve aquí«, pero sobre todo que en contraste al silencio intencionado de Ana, Daddy va a tener una y mil historias que contarle, porque la duda será: «¿Cuánto sabe Daddy de esta ciudad?» Sí, porque sin duda se va a poner en evidencia y si Jessica a penas sabe nada, más que lo que ha tenido cabida en su imaginación, lo de Daddy será la ignorancia del desconocimiento, de quien no se ha molestado en conocer los detalles mas intrínsecos de cada piedra y rincón de la ciudad

La Puerta del Cambrón

Me parece un buen sitio para esta primera visita, porque fue en este punto donde Jessica inició su visita. Es algo muy significativo y, hasta cierto punto, para la intención pretendida daba mucho juego, ya que desde aquí, si cruzas la calle y se asomas por el balcón del paseo de Recaredo, lo que está a los pies de la ciudad, por una parte es el río Tajo que se aleja, pero también destaca la presencia de los barrios modernos. Hay una mezcla de pasado y presente.

Denominada también previamente «Puerta de los Judíos» o «Puerta de Santa Leocadia», ​ se ha especulado con la posibilidad de que el nombre de la puerta, del Cambrón, tuviera su origen en el crecimiento de una zarza o planta espinosa en lo alto de las ruinas de una de las torres, antes de la última reconstrucción de la puerta, en 1576.

Puerta del Cambrón. Wikipedia

El cambrón, planta

La cambronera, espina santa o cambrón es una planta arbustiva adaptada a las zonas semiáridas del piso termomediterráneo, de la familia de las solanáceas.

Cambrón
Flor
Fruto

La puerta

1995

 Ese sitio puede ser cualquiera, en esta ocasión parece la entrada a un castillo o a un recinto amurallado, pero no es cómo esos de las películas en que en torno a la muralla hay un foso al otro lado y en frente una extensa explanada por la que en la antigüedad se veía llegar a los enemigos y en la actualidad es por donde se extiende la ciudad. En este caso, en paralelo a la calle, avenida o como se considere esto, hay un parque y seguido de un barranco, aunque a lo lejos se distinguen algunos edificios.

Sunday, July 2, 1995. 04:00 PM

Fachada exterior

Es una espléndida fortaleza de estilo renacentista puro, con amplio patio de armas, cuatro sólidas torres rematadas en chapiteles de pizarra y dos arcos, construida mayormente en piedra y ladrillo. Los principales maestros de obra fueron Hernán González, Diego Velasco y la figura de Santa Leocadia (a quien está dedicada esta puerta) se debe a Juan Bautista Monegro. Por encima de la imagen de la Santa, podemos ver el escudo de Felipe II, en la fachada interior. En la fachada exterior volvemos a ver el mismo escudo real flanqueado por dos figuras sedentes de reyes godos.

Leyendas de Toledo
Fachada noroeste. Wikipedia

1995

Mientras me detengo a observar la puerta de la muralla, lo que sale por ésta, aparte de algún que otro coche, es un autobús urbano, con la anchura justa para caber, apenas unos centímetros menos que está, por lo que el conductor va con cuidado, con la particularidad de que una vez que sale no puede seguir recto, porque se iría hacia el parque y el barranco, hace un giro hacia la derecha, y los coches que vienen por la calle siguen recto. El autobús ha de hacer el giro con cuidado de no chocar con los dinteles. Por lo cual es algo así como si la ciudad lo escupiera, aunque la imagen metafórica que se me ocurre sea un poco grosera y prefiero descartarla de inmediato porque una chica decente no debe pensar en esas cosas.

Sunday, July 2, 1995. 04:00 PM
Autobús saliendo por la puerta del Cambrón

2004

Nos acercamos hasta el borde del precipicio y con cierta alegría compruebo que no me he equivocado de lugar, que el paisaje que tengo ante mí ha cambiado poco en estos años y soy capaz de ubicarme. Desde aquí y a nuestros pies se encuentra una carretera, un poco más allá en medio de unas casas se encuentra la figura del cristo con los brazos abiertos sobre una columna y, a espaldas de éste, el cauce del río, atravesado por la pasarela y con edificios en la otra orilla. Pero, sobre todo, me acuerdo y confirmo que desde aquí se ve una zona descampada y la expansión de la parte moderna de la ciudad, que, en cierto modo, y sin que entonces fuese muy consciente de ello, Ana me trajo hasta aquí, me permitió que me asomara para que por primeva vez en mi vida viera dónde vive Daddy, aunque, como tal, no sea fácil distinguir el edificio, pero hay una buena panorámica del barrio, y puedo señalar con el dedo sin posibilidad de equivocarme. Es casi como si observara Medford o Boston desde la Wrights Tower, con la diferencia y particularidad de que estoy en Toledo, con Daddy, que no necesito buscarle ni tengo motivos para anhelar su compañía.

Lunes 11 de octubre 2004, 04:00 PM
Vistas de Toledo desde el Cambrón Noviembre 2008. Google Maps

Inscripción

Patio de la puerta. Inscripción

1995

Me ha llamado la atención un cartel tallado en piedra que no he sido capaz de traducir y tampoco de entender, pero que al tratarse de un puerta antigua supongo que será alguna alusión a ésta. Me ha dado la sensación de que el cartel es casi tan antiguo como la puerta misma, debido a lo desgastado que estaba, por lo cual supongo que será una indicación para que todos aquellos que pasaran por aquí supieran donde estaban o algo así, que no se trata de una placa en la que quede constancia de la fecha de construcción de la puerta ni de ninguna cita histórica, como si se tratase del lema de la ciudad. Como ocurre en el St. Clare’s, en donde queda claro que “All are welcomed”, aunque tal vez esa sea la traducción, de manera que ésta sea una ciudad acogedora y hospitalaria para lo que vivían en aquella época y entiendo que también en la actualidad, por eso se ha mantenido. Lo llamativo tal vez sea que el cartel se encuentra en patio interior de la puerta.

Sunday, July 2, 1995. 07:35 PM

Lunes 11 de octubre 2004, 04:00 PM

Cruzamos la calle y atravesamos el primer portón sin mayor problema, dado que está abierta y no da la impresión de que lo vayan a cerrar, ya que ello bloquearía el tráfico y, por lo que recuerdo, esta tan solo es una vía de salida, el acceso de entrada se encontraba bordeando la muralla, un poco más allá, aunque no recuerdo que por allí hubiera otra puerta, sino una calle. Es posible que se derribase esa parte de la muralla para facilitar el paso de los vehículos. Se lo podría preguntar a Daddy, pero entiendo que ahora mismo está de buen humor y no para dar excesivas explicaciones al respecto. Quiere mostrarme una curiosidad de esta puerta, lo que espero no tenga otra interpretación, como que ya no me puedo quedar en su casa o algo así, porque sería una broma de muy mal gusto y casi como si me insinuara que me ha traído hasta aquí para que me pierda por la ciudad y desentenderse de mí. Confío en que no sea tan malo y menos un día en que parece que por fin empezamos a entendernos, a superar las tensiones surgidas entre nosotros.

Pasado este primer portón hay un pequeño patio, una zona de seguridad para el caso de que coincidiéramos con algún vehículo, lo cual entiendo y supongo que forma parte del diseño original de la puerta, la cual debe tener varios siglos de historia, dado se trata de una construcción medieval y por aquel entonces debían ser las carretas tiradas por caballos los que pasaran por aquí, en vez de los coches o autobuses. Es justo en este punto, en el lado de la derecha donde Daddy quiere que nos detengamos, donde pretende que lea ese cartel que anuncia la limitación de paso, que no se trata de un cartel metálico y escrito en varios idiomas, sino lo que parece una plancha de piedra tallada en la que se ha escrito esa prohibición, ante lo cual deduzco que fue algo que estuvo vigente en el pasado pero que en la actualidad es algo meramente decorativo una curiosidad histórico. Esto es, que a pesar de que lo Daddy me ha dado a entender antes, puedo cruzar la puerta con toda tranquilidad porque nada ni nadie me impide el paso ni me detendrá la Policía por el hecho de que me encuentre dentro de los muros de la ciudad porque no sea residente. En último caso la responsabilidad sería de Daddy porque es algo que aún no hemos gestionado, porque para él sería como un reconocimiento implícito de la paternidad, cuando lo lógico es que primero intentásemos confirmar la veracidad de esos datos.

(….)

Daddy: Si no eres de Toledo, no puedes entrar en la ciudad. – Me explica con tono serio, pero entiendo que, en realidad, bromea.

Jess: What do you mean? – Le pregunto contrariada. – I visited city in 1995. – Argumento. – Why am not I allowed to visit it now?

Daddy: No lo digo yo, lo pone en un letrero de la puerta. – Me explica. – Si nos preguntan, diremos que no conoces el idioma. – Me propone con complicidad.

Jess: No, I don’t speak Spanish. – Le reitero. – However, I want to visit the city! – Insisto un tanto contrariada.

Daddy: Te enseño el cartel y decides. – Me propone con buen humor.

Inscripción en el patio interior

Puerta interior

Detalle de la puerta interior. Wikipedia

Esta vez he tenido observar cómo el bus urbano se introducía por la puerta de la muralla desde el otro lado. La impresión de estrechez es la misma, aunque desde este lado no parece que sea como tal un recinto amurallado porque los edificios están construidos junto a la muralla y da la sensación de que la puerta es el acceso a un callejón estrecho. En cualquier caso, es una panorámica que impresiona, que pone de manifiesto el contraste entre la modernidad de los autobuses y la antigüedad de la muralla, de la puerta, que en su día fue construida para el tránsito de carros y carretas. 

Sunday, July 2, 1995. 07:35 PM

Fachada interior

Aunque es de origen musulmán, los restos romanos y visigodos que encontramos por todo el conjunto, y que fueron reutilizados, nos demuestran que ya en este lugar debió haber un acceso más o menos importante y, como ocurre con otras «puertas» se encuentra al final de una pendiente considerable o vaguada, por lo que estos accesos servían también de desagüe de la ciudad en caso de grandes tormentas y al igual que los otros pasos, se cerraba al anochecer cuando la campana del Ave María tañía en la catedral y se abría al alba con el tañido del campanillo de San Antolín, custodiando sus llaves las religiosas de Santa Clara, encargándose de esta misión el alcaide, cuya vivienda estaba dentro del recinto y que también era el responsable de cobrar el impuesto de portazgo, del cual estaban libres los vecinos de Toledo, de sus montes y de su jurisdicción, según la placa que también aquí reza en el patio de armas.

Leyendas de Toledo

Más información y fotos es: