La Cruz entre sus muros

Lista de lo visitado hasta ahora: (ver lista en página aparte)

Introducción

Cuando ya pensamos que lo hemos visto todo, la ciudad nos guarda nuevas sorpresas o pone de manifiesto nuestra desconocimiento más notable sobre sus secretos y su historia. ¿Y yo digo ser de Toledo?

Llevo algún tiempo queriendo hacer esta visita, pero tampoco me parecía que fuésemos a encontrar nada relevante, aparte de las excavaciones y los hallazgos llevados a cabo en los últimos años, más enterramientos y restos de civilizaciones anteriores….

Pero ¿Acaso no soy yo de Toledo? ¿No dicen que en Toledo eso de que levantas una piedra y siempre se encuentra algo? En este caso, la piedra que movieron fue hace uno cuantos siglos, por lo tanto, lo que para mí puede resultar una curiosa novedad entiendo que lleva en los libros de Historia el tiempo suficiente como para que sea una curiosidad conocida por todo el mundo. Lo cual no hace más que poner de manifiesto que esta ciudad ha tenido época de esplendor, que la gente venía a Toledo como quien venía a una una gran urbe. Venir a Toledo implicaba «venir a Toledo»

Plaza de Santa Eulalia

Situados en la plaza de Padilla, seguimos por la cuesta hacia abajo, bordeamos la Escuela Oficial de Idiomas y llegamos a la plaza de Santa Eulalia,

Plaza de Santa Eulalia
Plaza de Santa Eulalia
fachada de la Escuela Oficial de Idiomas, vista desde el patio

10 DE DICIEMBRE. CELEBRACIÓN DE SANTA EULALIA

Es el día en el que recordamos a la titular de esta parroquia, Santa Eulalia, virgen y mártir. 

Eulalia Nació en Augusta Emérita, actual Mérida, en el año 292 d. C. Murió en el año 304 a la corta edad de 12 años a causa de las heridas que sufrió tras ser martirizada por confesar su fe durante la persecución de Diocleciano.

Lignum Crucis

La Iglesia de Santa Eulalia es una de las parroquias más antiguas de la ciudad ya que su fundación se remonta a la época musulmana, en concreto al año 559. Durante ésta ocupación, fue respetado su culto y, tras la reconquista cristiana, conservó el rito litúrgico mozárabe. La tradición nos dice que fue en ella donde el Cid fundó la cofradía de la Santa Vera Cruz.

El edificio actual está considerado un buen ejemplo del primitivo mudéjar toledano del siglo XII, conservando su planta basilical de tres naves a las que separan arcos de herradura.

En el siglo XVI, durante unas obras de reparación en el templo de una pared que se encontraba en ruinas, apareció un cofre con varias reliquias. Entre ellas, estaba un trozo de la Santa Cruz, o Lignum Crucis. En la actualidad, la reliquia sale en procesión el Viernes Santo y es portada por Caballeros Mozárabes.

Muro donde encontraron el Lignum Crucis

Iglesia de Santa Eulalia de Toledo

Campanario de la iglesia
Fachada

Éste es uno de los muchos edificios de Toledo por el que puedes pasar infinidad de veces sin reparar en él. Se encuentra prácticamente camuflado en una esquina por la que habitualmente no transita mucha gente. Sin embargo, si alguna vez encuentras las puertas abiertas, no dudes entrar, ya que dentro te espera una grata sorpresa que no te dejará indiferente.

EXPLICACIÓN:

Aunque exteriormente la iglesia es bastante normalita, su interior mozárabe conserva los primitivos arcos de herradura que descansan sobre columnas con capiteles visigodos. La iglesia apenas cuenta con imágenes, cuadros y otros elementos decorativos, tan solo una pila bautismal de piedra (diría que la original) que nos recibe junto a la entrada y una corona votiva (una de las principales ofrendas de carácter permanente que desde la época Constantina se hacían a las iglesias para honrar a Dios) que nos recuerda su pasado. Sin embargo, en este caso concreto esa falta de decoración lejos de restarle encanto, se lo dan, ya que nos ayuda a hacernos una idea mucho mas clara de como era esta construcción en sus orígenes. Esta iglesia data del S.XXI y es una de las pocas iglesias (concretamente 6) a las que el rey Alfonso VI permitió continuar empleando el rito Hispano-mozárabe, rito que hoy en día se puede seguir escuchando todos los domingos a las 12:00.

Puertas de la parroquia

La iglesia de Santa Eulalia parece datarse en los primeros años de la Reconquista -siglo XII-, siendo ya mencionada en documentos de 1181 y constituyendo uno de los primeros y más arcaicos ejemplos del mudéjar toledano. También anteriormente, los versos atribuidos a San Ildefonso afirman que fue fundada por Atanagildo en 559 d.C.

El templo presenta planta basilical de tres naves y alzado con vanos semicirculares abiertos por encima de la arquería de la nave central que existieron en la estructura originaria, siendo posteriormente cegados y encalados. Posee arcos de herradura semicirculares encuadrados por alfíz. También se da un sistema de soporte con pilar de columna adosada aunque posteriormente quedaran exentas.

En cuanto a la cabecera de la iglesia resulta más problemático establecer la estructura primitiva, a causa de su completa remodelación. La capilla mayor fue adquirida en 1604 por Alonso Díaz Francés y su mujer, que la reedificaron y dotaron como capilla privada para sí. Por los mísmos años puede situarse la reforma de las capillas laterales- cubiertas por cúpulas sobre pechinas con linterna- y la reconstrucción de la torre.

La iglesia actualmente mantiene aún el rito mozárabe.

Vista del altar mator
Arcos
Arcos de herradura
sagrario vacío
Capitel
Bases de las columnas
Techumbre
Capilla del Lignun Crucis
Capilla mozárabe
Interior de la iglesia

Las fotografías de la necrópolis que encierra la iglesia de Santa Eulalia de Toledo (14 diciembre 2019 – Toledo)

Por los subsuelos de la iglesia se han documentado los diferentes niveles de enterramiento, en concreto tres, de las personas que se inhumaron desde el siglo XII hasta el XVIII, que es cuando se cerró el templo. Fue en el año 1841 cuando, debido al descenso de población en Toledo, se reorganizaron los distritos parroquiales y se unificaron las parroquias mozárabes de Santa Eulalia, San Marcos y San Torcuato. Entonces este edificio se convirtió en un almacén y permaneció cerrado hasta la década de los 60 del siglo XX, cuando el arquitecto y director general de Bellas Artes, José Manuel González Valcárcel, realizó una restauración agresiva en el templo, dando lugar a su imagen actual.

Bajo sus suelos se han encontrado ahora los restos óseos de casi unas 200 personas, sobre todo hombres que superaban los 30-40 años con estaturas, en su mayoría, de en torno al 1,55 o 1,60 metros. Pero, al tratarse de un cementerio parroquial, había también mujeres y niños, destacando como curiosidad el caso de una madre embarazada. Todos ellos, repartidos por todo el subsuelo, pero jerarquizados y colocados más cerca o más lejos del altar en función de su estatus.

Estos descubrimientos podrían confirmar un pasado anterior al siglo XIII, que es cuando está datada la iglesia; incluso podrían servir para resolver el misterio sobre la iglesia visigoda de Santa Eulalia. De momento, los arqueólogos han encontrado tres niveles de enterramientos y restos de estructuras arquitectónicas antiguas que, quizá, se correspondan con el lugar mencionado ya en el XI Concilio de Toledo (en el año 675). Entonces ya se referían al abad Florentinus del monasterio de Santa Eulalia en los siguientes términos: «Florentinus, ecclesiae monasterii sanctae Eulaliae abba».

Necrópolis
Necrópolis

En esos tres niveles de necrópolis, según cuenta Samuel Rodríguez a ABC, lo que han encontrado son los restos óseos de personas: alguna mujer, niños y, sobre todo, hombres que superaban los 30 años, pero también algún cuarentón. Sus estaturas rondaban los 1,55 metros y de complexión fuerte. A la par que se han ido excavando esos niveles de enterramientos, han ido apareciendo diferentes restos de cimentaciones, trabajadas y adornadas, que tienen una cronología anterior al siglo XIII.

Entre esos restos, han aparecido yesos y yeserías policromadas, así como una cantidad considerable de monedas de la época de Alfonso VI, que evidencian la refundación de la iglesia en el siglo XIII. «Esto nos anima a seguir trabajando en la búsqueda de la antigua iglesia visigoda de Santa Eulalia. Ojalá sea así», desea.

Cripta
Subsuelo
Sótano

Restos de una casa islámica del siglo X-XI

Además, ha salido a la luz un importante nivel de escombros que estaban cubriendo los restos de una casa de época islámica datada entre los siglos X y XI. «No se trata de una mezquita, como pasó con otros templos mozárabes con raíces visigodas, sino que en Santa Eulalia queda certificado el uso doméstico al encontrarse las tinajas de una bodega en el subsuelo de una de las naves laterales, donde se ubicaba la vivienda del que fue posiblemente, de un personaje relevante, por los restos materiales encontrados», afirma Samuel Rodríguez.

Según explica, «esa vivienda fue derribada o colapsó bruscamente en algún momento, ya que también se conserva el estrato de derrumbe, y eso propició que en los trabajos de construcción del posterior templo cristiano se reutilizara mucho escombro para colmatar la nave central». Entre ese relleno, ha sorprendido el hallazgo de una rica yesería califal que aún está pendiente de análisis, pero también una moneda del reinado de Alfonso VI e incluso hasta silos de la Edad del Bronce.

Web de referencia

tripAdvisor

Iglesia de Santa Eulalia de Toledo | Portal de Cultura de Castilla-La Mancha (castillalamancha.es)

Las fotografías de la necrópolis que encierra la iglesia de Santa Eulalia de Toledo – ENCLM (encastillalamancha.es)

Toledo (II): siglos XI y XII, de la Reconquista a la Escuela de Traductores (unaventanadesdemadrid.com)

Sacan a la luz los secretos de la iglesia mozárabe de Santa Eulalia, una de las más antiguas de Toledo (abc.es) 10/04/2022

¿Qué esconde el subsuelo de la iglesia toledana de Santa Eulalia? (abc.es) 31/10/2019