Mejor que un dolor de muelas

Lista de lo visitado hasta ahora: (ver lista en pagina aparte)

Introducción

¿Cuándo es un buen momento para ir a la Bastida? Aunque sea uno de esos rincones escondidos y apartados de Toledo, ya sea por participar de la romería o por disfrutar de una tarde en el campo, por darse un paseo

Si nos apetece darnos un pequeño paseo de 3,5 km desde la plaza de Zocodover, cruzamos por el puente de la Avenida de la Cava y atajamos por el callejón de la Bastida, por entre los cigarrales. Según Google Map unos 47 minutos a pie. Un paseo por la zona de los cigarrales, sin coches

Callejón de la Bastida

En coche, por la carretera de Navalpino, son 4,1 Km y se llega en menos de diez minutos.

Vista de la Bastida desde la carretera de Navalpino
Final del callejón de Navalpino, cruce con la carretera de Navalpino y la subida a la Bastida
Subida a la Bastida. Carretera de Navalpino
Subida a la Bastida

La ermita de la Bastida

Este lugar reúne las relaciones de ser un monte muy antiguo,  pues desde él mismo los hombres prehistóricos observaban los cazaderos a la salida del río Tajo, pero su ambiente medieval reúne todos los ingredientes para ser un monte heterodoxo al ser un cerro con picota, tener en su ladera una ermita con ábside subterráneo, continente de una virgen negra, una fuente una cueva eremítica con connotaciones curativas, lo que convierte a este paraje en un lugar muy especial.

La Ermita de la Virgen de la Bastida la localizamos en el pinar de la carretera de Argés. Es en 1219, durante el reinado de Fernando III «el Santo», cuando llegan a Toledo los primeros religiosos franciscanos, instalándose en la zona de la Bastida, siendo éste el primer santuario de dicha comunidad franciscana hasta su traslado a finales del siglo XV al entonces nuevo Monasterio de San Juan de los Reyes. En el patio del recinto, encontramos la «Cueva», un lugar muy visitado por los fieles ya que la tradición popular mantiene que es ahí donde vivió y murió, en el siglo XVII, la beata Ana María, también conocida como Mariana de Jesús.

Ermita
Puerta lateral de la ermita
Campanario de la ermita
Ermita el día de la romería
Entrada de la cueva
Cueva de la ermita
Cueva año 2013
Vista desde el interior de la cueva
Interior de la cueva
Interior de la cueva
Interior de la cueva. año 1925

Esta entrañable Ermita situada oeste de la ciudad en un entorno boscoso, data de mediados del siglo XVI. Aunque existe datos que pudo ser un anteriormente un convento Franciscano en torno al siglo XIII.

Este lugar es muy conocido por la población de Toledo, donde la segunda semana de Mayo se celebro la Romería de la Virgen de la Bastida. Donde es habitual encontrar a muchísimas familias y amigos, pasar el día en los alrededores de la Ermita.  Son los Franciscanos de San Antonio, los que reciben una donación de Doña Guiomar de Meneses a modo de testamento, unas propiedades en el paraje de la Bastida para que lo poblasen.  Actualmente, consta junto a la Ermita un patio interior con una vivienda. Existe una cueva donde la Beata Mariana de Jesús, se retiraba para realizar sus oraciones y penitencias,

La actual y entrañable ermita data de mediados del siglo XVI y si bien ha sufrido reformas, conserva de esta época varias partes, destacando en especial el ábside. Es reseñable también la cueva donde la Beata Mariana de Jesús se retiraba para hacer penitencia.
La ermita se sitúa al oeste de la ciudad en un paraje hoy boscoso, pero que a comienzos del siglo XX y hasta la repoblación efectuada en época franquista presentaba un aspecto yermo, árido y desértico.

Ermita en mitad del pinar

A comienzos del siglo XX, cuando el cerro carecía de cualquier vegetación, se decía que según la tradición en ese lugar antaño crecía un frondoso bosque y que la viga principal que sostiene el atrio de la ermita procedía de uno de los grandes pinos que allí crecían. Por suerte, en nuestros días, ya no es necesario acudir a la leyenda para imaginar ese lugar convertido en un bosque. Dicho bosque es hoy una excelente realidad, por mucho que a los pinófobos les duela. Este paraje, con miles de pinos carrascos (Pinus halepensis) bajo cuya sombra ya nacen encinas, almeces, zarzas, cornicabras, almendros y espinos, es un excelente ejemplo de cómo esta especie es una inmejorable arma para regenerar las condiciones (sombra especialmente, pero también suelo) que puedan permitir reinstaurarse al primitivo bosque mediterráneo, superando falsos mitos como que la acidificación que provoca evita que nada crezca a su sombra. Sin esa sombra, el proceso regenerador es inviable -o lentísimo- en nuestro duro clima como las evidencias demuestran.

En 1818, al llegar la peste amarilla a España, se utilizó para almacenar en cuarentena los alimentos destinados a la ciudad y evitar así que entrasen los procedentes de zonas infectadas.

En 1833, al llegar la peste a Vigo, se convirtió en el hospital en el que se ingresaba a los sospechosos de padecer la enfermedad.

Durante la Guerra Civil (1936-1939), la ermita se utilizó como cuartel, momento en que fue seriamente dañada, destruyéndose la talla original de la Virgen y siendo la actual una obra realizada en 1942 por el pintor y escultor Mariano Guerrero Malagón, quien tenía la costumbre de tomar como modelo a su esposa Esperanza.

Capilla de la Virgen

El segundo domingo de mayo es celebrada la romería en la Ermita de Nuestra Señora de la Bastida. 

Con puntualidad británica, la ermita de la Bastida acoge la misa solemne. Bajo un intenso olor a romero y tomillo, decenas de devotos rinden culto a la Virgen, mientras suenan los cánticos tradicionales y rezos de la hermandad. 

Limonada, tostones, roscas artesanales amenizan después la charla y proporcionan un motivo de conversación. La romería se celebra con el peso de la tradición. Los romeros se dispersan por el paraje boscoso que rodea la ermita para disfrutar de una jornada en el campo.

En el interior del templo fíjate en el suelo de baldosa en damero y en el moral del patio ¡es centenario!

  • Una leyenda popular cuenta que quien visite el santuario, si coge una piedra después de rezar frente a la cruz, encontrará solución a su dolor de muelas.
  • En caso de que nos entre hambre o sed, la ermita cuenta con un merendero para pasar una tarde en el campo
Merendero de la Bastida

ERMITA DE LA BASTIDA – TOLEDO (paseandoydescubriendo.es)

La Ermita de La Bastida / TOLEDO OLVIDADO

Virgen de la Bastida (toledo.es)

Amigos del Patrimonio Histórico de Burguillos de Toledo: mayo 2018 (asociacionburgus.blogspot.com)

Santuarios Secretos | (toledo-escondido.com)