Una alcantarilla bajo la puerta

Lista de lo visitado hasta ahora: (ver lista en pagina aparte)

Introducción

Acercarnos por la puerta del Sol, implica que sigamos por la cuesta de las Armas hasta la plaza de Zocodover o que demos un pequeño rodeo y nos acerquemos hasta la puerta de Valmardón, para descubrir otro de los accesos a la ciudad. De hecho, después de haber curioseado un poco en la historia de esta puerta, descubierto todas las funcionalidades que se le han dado, hay que decir que se trata de una puerta, que podemos cruzarla porque nada nos impide el paso, dado que llegó a estar tapida.

En esta ocasión no nos han dado las llaves para que curioseemos por el interior de la puerta, aunque nos hemos intentado colar por la alcantarilla sin mucha suerte

La alcantarilla

La alcantarilla romana fue descubierta el 25 de octubre 1932

Es conocido por esta Academia el interés que he demostrado siempre por las maltrechas ruinas romanas existentes en esta Ciudad, como lo demuestra el trabajo presentado hace tiempo con el título <Observaciones acerca del recinto romano de Toledo- y sus puertas» (1). Por esta causa fue grata mi sorpresa, en la tarde del día 25 de octubre, al encontrar importantes vestigios de construcción romana de sillares dejados al descubierto por los obreros municipales que trabajaban en la reparación de una alcantarilla bajo la puerta de Valmardón o del Cristo de la Luz.

El descubrimiento de una galería romana en la puerta de Valmardón
Alcantarilla romana del siglo I

Urbanismo de la puerta

Aunque el lugar que ocupa la Puerta de Valmardón formaba parte del recinto amurallado romano de la ciudad, pocas piedras romanas queden ya en todo ese entorno y los restos arqueológicos que sobreviven están debajo y alrededor de la mezquita y de la Puerta y en el entorno de la Puerta del Sol o Bab Muawiya, donde hace algunos años aparecieron los restos de una torre que podría ser del siglo I.

La reurbanización de Toledo, que aún hoy sigue siendo el mejor ejemplo de urbanismo islámico de la península, cambió el aspecto de la ciudad pero no tanto el de sus sistemas defensivos. La línea de muralla continuó recorriendo el norte y cruzando por el acceso principal de la medina, la actual Puerta del Sol o Bab Muawiya (en honor al primer emir andalusí Abderramán I), y la actual Bab al-Mardum, puerta de Beni Amardon o Puerta de Valmardón actual. Puerta sin uso, cegada, tal cual se desprende de su etimología, que pudo prestar servicio durante un tiempo indeterminado pero no en los siglos siguientes al XI cuando Tulaytula fue conquistada por Alfonso VI.

A partir del siglo XII comenzamos a conocer mejor la puerta de Valmardón o del Mayordomo, nombre que adoptó en la documentación medieval conforme la ciudad se desarabizaba. El árabe perduró en la calle como lengua vehicular hasta el siglo XIII, incluso hasta comienzos del siglo XIV, cuando el castellano como lengua popular y el latín en ocasiones como lengua culta y política terminaron imponiéndose. Pero su huella se mantuvo en el urbanismo, fácilmente perceptible hoy por cualquiera que haya paseado por Fez o Túnez, así como en formas y textos que perdieron su significado pero mantuvieron su apariencia. Vacía de musulmanes (al menos de forma oficial), lo árabe se mantuvo durante varios siglos más.

La Puerta de Valmardón, o de Bāb al-Mardūm

Está ubicada en la ciudad española de Toledo, capital de la provincia homónima, en Castilla-La Mancha. Se encuentra al norte del casco histórico, al oeste la Puerta del Sol y en las proximidades de la mezquita del Cristo de la Luz. También se la conoció en el pasado como «puerta de Mayoriano» o «del Cristo de la Luz».

Fue construida en el siglo IX–X y permitía el acceso a la medina islámica toledana, siendo probablemente la más antigua de la ciudad de Toledo. Su nivel inferior está dividido en dos espacios entre los cuales existe una doble mocheta que aloja el rastrillo, añadido durante las reformas realizadas en época cristiana.

El acceso a través de esta puerta debió realizarse por sendos arcos de herradura, que fueron modificados posteriormente hasta convertirlos en arcos de medio punto, sobre los que se sitúa el cuerpo superior que servía como estancia, distinguida externamente con el típico aparejo toledano.​

En tiempo de los Reyes Católicos era la vivienda oficial del Corregidor de Toledo. Se sabe que se le cedió a Pedro Lasso de Castilla y que tuvo allí sus audiencias de Corregidor. A finales del siglo XVIII se trasladó a esta puerta el hospital de San Lázaro. Estaba lleno de tiñosos, sarnosos y leprosos. Se mantuvo esta utilización del edificio hasta mediados del XIX.

Vivienda del corregidor

Fue declarada monumento nacional junto a otras puertas, torres, murallas y puentes de la ciudad el 21 de diciembre de 1921, mediante una real orden publicada de 25 de ese mismo mes en la Gaceta de Madrid, con la rúbrica de César Silió.​ En la actualidad cuenta con el estatus de Bien de Interés Cultural

Arquitectura de la Puerta de Valmardón.

La puerta era más alta de como la observamos ahora. Los arcos originales de la puerta fueron de herradura, con las diferentes reformas se pasó a ser arcos de medio punto.

No se sabe la fecha en la que fue tapiada para dejar de ser acceso a la ciudad amurallada.

Se puede observar diferentes aberturas que claramente no pertenecen a la original: puertas, ventanas, balcones,…

Vista de la puerta del Sol de la la puerta de Valmardón

La excelente medievalista Clara Delgado Valero la estudió en profundidad descubriendo que, en contra de lo que se creía, esta puerta no era la entrada principal a la medina sino que esta función la ejercía la bab Mu´awiya (hoy conocida como Puerta del Sol). Esta hipótesis se veía reforzada por el propio nombre de la puerta, que indica que esta puerta estuvo el tiempo suficiente tapiada o condenada como para pasar con ese nombre de generación en generación. Su origen estaría situado alrededor del siglo IX y no se conoce muy bien qué motivo su construcción ni la fecha en que fue tapiada.
Probablemente en sus inicios contaría con una altura mucho mayor y seguramente fue mutilada en fecha desconocida.

Se sabe que en época medieval tras la Reconquista la Puerta de Valmardón fue cárcel de corte así como casas de carnicería pertenecientes a población musulmana. En tiempo de los Reyes Católicos era la vivienda oficial del Corregidor de Toledo, pues se sabe que fue cedida a Pedro Lasso de Castilla y que tuvo allí sus audiencias de Corregidor. Esta finalidad debió requerir la ejecución de ciertas obras entre las que podría incluirse la construcción del patio gótico que se situaba junto a la puerta (conocido como Casa del Rastrillo) y que fue desmontado hacia 1970 por amenazar ruina.
A finales del siglo XVIII fue trasladado a esta puerta el hospital de San Lázaro de tiñosos, sarnosos y leprosos manteniéndose esta utilización del edificio hasta mediados del XIX.

Rastrillo
Fachada interior (fotografía de junio 2009)
Panorámica desde el exterior de la puerta
Puerta de Valmardón.
Datos de edición: München: Purger & Co., (ca. 1903)
Puerta de Valmardón vista desde la puerta del Sol (año 1915)
Puerta de Valmardón y mezquita del Cristo de la Luz a comienzos del siglo XX
Puerta de Valmardón y mezquita del Cristo de la Luz (1925)

En esta imagen de Julio Porres se observa con cierta claridad el patio gótico de la Casa del Rastrillo antes aludido. Estaba formado por pilares ochavados con capiteles que portaban el escudo de los Mendoza así como otro escudo con una banda diagonal, un león y un castillo.

Resurge la puerta de Valmardón de Toledo

La puerta de Valmardón, un monumento que data de los siglos IX-X, ha sido sometida recientemente a una profunda restauración a cargo de la empresa toledana Alcaén Restaura . Los trabajos se han realizado a iniciativa del marqués de Bedaña y Albolote, que tiene la propiedad de este edificio, uno de los más antiguos de la ciudad de Toledo, quien se ha encargado de sufragar intervención para evitar, ante la pasividad de las instituciones, que su deterioro vaya a más.

La intervención se realizó tras la caída de una de las molduras de yeso que decoran la «capilla» de entrada. Así, ante el mal estado de conservación que se encontraba en general, se decidió actuar también en uno de los cristales de la hornacina que protege al Cristo crucificado, una talla en madera del 1941, que se había desprendido de su emplomado, «de tal forma que las palomas acampaban a sus anchas tanto dentro de la hornacina , de la que se ha extraído una gran cantidad de guano, así como en la propia talla del Cristo», en donde, según cuenta, se ha instalado un pequeño foco de led para que de noche alumbre la hornacina, al igual que sobre la pequeña balaustrada torneada de madera que recoge al conjunto.

En la intervención, además, se ha aprovechado para adecentar todos los paramentos de la inscripción de Tello, un elemento que también se encuentra en diferentes puertas y monumentos de la ciudad. Según explica el restaurador, estas placas fueron promovidas por la campaña de Felipe II ordenada al regidor de la ciudad Juan Gutierrez Tello tras la masacre contra los moriscos de las Alpujarras que llevó a cabo Juan de Austria. El rey ordenó quitar a Tello todas las inscripciones «arábigas» que hubiera en Toledo , ya que tras la dispersión de los moriscos por la península algunos terminaron aquí. «Se calcula que se destruyeron más de 100 inscripciones y se sustituyeron por todas las placas que se ven hoy como la de Valmardón, la puerta del Cambrón o una que se conserva en Santa Cruz, en el claustro». Según cuenta Muñoz Fragua , «en esos años el arzobispo Carranza estaba siendo ya investigado por la inquisición y estaba ausente, así que se encargó de supervisar toda la retirada de placas el arzobispo sustituto, Sancho de Villegas, que fue realmente el artífice que dijo a Tello que todos los textos fomentaban la superstición y eran religiosos, porque era supuestamente formado en idiomas. Sin embargo, ni uno ni otro tenían idea de árabe y se destruyeron todas las placas originales que en la mayoría de los casos hacían mención a la fecha de realización y al alarife con una loa a su Dios».

ABC Toledo 13/10/2020

Web de referencia

Puerta de Valmardón – Wikipedia, la enciclopedia libre

Puerta de Valmardón o de Bab al-Mardum | Portal de Cultura de Castilla-La Mancha (castillalamancha.es)

Puertas de Toledo. Puerta de Valmardón. – Rutas Toledo Contigo

PUERTA DE VALMARDÓN (Toledo) – 2022 Tripadvisor

La Puerta de Valmardón / TOLEDO OLVIDADO

La puerta de Valmardon. Los moriscos toledanos y el alcalde gutierrez tello