Plaza de las fuentes

Lista de lo visitado hasta ahora: (ver lista en página aparte)

Introducción

Toledo como ciudad de las tres culturas, tiene un pasado, un patrimonio desconocido que poco a poco aflora de sus sótanos y sus cimentos, de manera que hubo una época en que por la ciudad había diferentes lugares para el baño. Ya he hecho mención de alguno, pero en este perderse por las calles para encontrarnos con la ciudad, nos topamos con más de esos restos arqueológico a la espera de que el turista curioso de acerque a conocer su historia pasada y presente.

El origen de los baños árabes o Hamman

Los Baños del Caballel, Baños del Cenizal, Baños del Ángel, Baños de Tenerías, etc… Todo se enmarca en lo que se ha llamado “El Patrimonio Desconocido de la ciudad de Toledo”.


Hay que entender que, el baño árabe o Hammán, es muy importante dentro de la cultura árabe, y podríamos afirmar que son una herencia del mundo clásico.

Los había privados y públicos: Los baños privados estaban asociados a familias de alto nivel o palacios  y los públicos que eran de uso común y que podían depender, por ejemplo, de una mezquita.

Y tenemos que entender que, el baño árabe, cumplía con diferentes funciones: la social (punto de encuentro, había salas para reunirse…), la de higiene y la religiosa (purificación espiritual).

Dentro del baño podíamos encontrar barberos, masajistas… La limpieza se hacía, sobre todo por la exfoliación de la piel tras la sudoración en esas salas calientes.

Importante también era su acceso: las mujeres y los niños solían ir por las mañanas y los hombres por la tarde, y las mujeres eran atendidas por mujeres y los hombres por hombres.

Por tanto, entre otras dependencias, el baño árabe se va a caracterizar por tener tres salas: la sala fría, la sala templada y la sala caliente.

Nos recuerda, pues, a las termas romanas y sus diferentes salas así que, como decíamos al principio, el mundo clásico va a influir en estas estructuras relacionadas con el agua.

¿Cómo era su estructura?

Se solía entrar por un zaguán, una zona de entrada que, normalmente, provenía de un patio, y detrás venía el vestuario seguido ya de las diferentes salas (sala fría, templada y caliente).

El techo era abovedado para que el agua, cuando se condensase, no gotease sino que cayera por la propia pared, y contaba con lucernos que servían para la entrada de la luz (que solía entrar tamizada por las celosías), lo que ayudaba a regular la condensación.

En la ciudad imperial, parte de estos baños árabes los hemos encontrado por la zona del antiguo Colegio de Infantes (hoy Museo de Tapices de la Catedral) y la barriada del pozo amargo ya que, muy cerca, se encuentra la Catedral de Toledo que fue la antigua Mezquita Mayor de la ciudad.

También se ubicaron aquí porque, esta zona, es una zona de vaguadas que iban a parar al río Tajo que se encuentra justamente debajo de estas zonas.

Junto a la plaza de las Fuentes (llamada así por ser una zona con agua) encontramos los Baños del Caballel y del Cenizal que el Consorcio de Toledo ha puesto en valor y que se pueden visitar a través de las diferentes visitas guiadas

El baño del Cenizal, a día de hoy, nos permite conocer su parte de vestuario y su sala fría, y conserva detalles como el estuco que debía recubrir el ladrillo, considerado en aquellos momentos como material pobre al ser barato.

Llama la atención sus muros gruesos, destinados a sujetar la parte alta de los baños, las bóvedas.

En pleno casco de Toledo hay un claro ejemplo de estas construcciones, con una serie de bñoas de agua, el «tepidarium» (piscina de agua templada) aproximadamente a 36 grados, el llamado «caldarium» de agua más caliente (casi 40 grados) y, para terminar, el «frigidarium» que, como su nombre indica, es una piscina de agua fría a 18 grados.

La mezcla de temperaturas en estas 3 piscinas es ideal para activar la circulación.

No olvidemos el baño turco o sauna, con un calor «húmedo», para desintoxicar a través del sudor, al que complementa un te final para relajarnos, en uno de los famosos patios toledanos.

Los espacios no tenían mucha altura. Esto permitía mantener mejor la temperatura. Hay que tener en cuenta que, las salas calientes, toman la influencia de las antiguas salas calientes de las termas, los hipocaustos.

 pesar de la Reconquista por parte de los cristianos, el uso de los baños siguió conservándose, ya que no sería ya hasta con Carlos V cuando son prohibidos.

De ahí que, muchos de estos lugares, que ahora han quedado bajo las calles y casas de esta ciudad, pasaran a funcionar como lugares de almacén, cuadras para el ganado…

Muchos de estos usos posteriores han quedado reflejados en parte de su estructura como podemos observar en los baños del Cenizal, donde se adivina una parte que fue usada como pesebreras.

Baños del Cenizal

Constituye uno de los ejemplos más relevantes de la realidad social, higiénica y religiosa de la Edad Media en Toledo. La adecuación del yacimiento de este baño o hamman ha acondicionado para su visita la sala de ingreso y la sala fría, quedando el resto bajo los edificios colindantes.

The Baños del Cenizal are an Islamic baths located in the city of Toledo, in Castile-La Mancha, Spain. These Islamic baths, preserved in the cellars under the building of the calle Bajada del Colegio de Infantes nº 14 street, have had as purpose its conversion into a visitable space, by means of its putting in value with an appropriate approach of recovery of its most remarkable elements. It has focused on two rooms that make up the bath or hammam: the main hall and cold room, since all other rooms (hot and warm rooms) are conserved under the adjacent buildings. They are declared of Bien de Interés Cultural.

Baños del Cenizal – Wikipedia

SITUACIÓN

Los baños islámicos del Cenizal se sitúan en la Bajada del Colegio Infantes nº 14, a unos 200 m de la Plaza del Ayuntamiento, bajando por la calle del Pozo Amargo.

DESCRIPCIÓN

Las obras de acondicionamiento en los baños islámicos del Cenizal, conservados en los sótanos bajo el inmueble de la calle Bajada del Colegio de Infantes nº 14, han tenido por objeto su conversión en un espacio visitable, mediante su puesta en valor con un adecuado planteamiento de recuperación de sus elementos más reseñables. La intervención se ha centrado en dos de las salas que forman el baño o hammam: la sala de ingreso y la sala fría, ya que el resto de las salas (sala caliente y sala templada) se encuentran conservadas bajo las edificaciones colindantes. Están declarados Bien de Interés Cultural y en estos momentos constituyen uno de los ejemplos más relevantes de la realidad social, higiénica y religiosa de la Edad Media en Toledo.

Baños del Cenizal

INSTALACIONES

Se articula en tres espacios continuos que suman unos 50 m2 útiles, organizados según el plano representado. Consta de instalación eléctrica.

INFORMACIÓN ADICIONAL

Posibilidad de realización de actos o eventos de tipo cultural y gastronómico, tales como exposiciones, conferencias, catas… Posibilidad además de incluir una visita guiada en el propio evento. Aforo aproximado de unas 35 personas.

Plaza de las fuentes

recorrido desde los Baños del Caballel a los Baños del Cenizal

A medio camino entre los baños del Cenizal y los baños del Caballel, en la bajada del Colegio Infantes, se encuentra la plaza de las fuentes, con una de esas casa que se han tenido que reconstruir en los últimos años como consecuencia de los restos arqueológicos encontrados en su sótano

Plaza de las fuentes (2008)
Plaza de las fuentes (2018)

Baños del Caballel

The Baños del Caballel or Baños del Cabalillo are an Islamic public baths located in Toledo, in Castile-La Mancha, Spain. The first references to the Baños del Caballel date back to 1183.[1] The preserved architectural remains are under the buildings of the Plaza del Infantes, 13 and 14 and the numbers 5 and 6 of the Plaza de las Fuentes. The plant is not well-defined by access problems and destruction caused by building houses, but it seems to be organized in a transverse nave of access to which three are offset longitudinally, corresponding to the cold, warm and hot rooms.

The proximity of the square and the mosque, the abundance of water in the area and the rootedness of the baths among the Muslims make the environment of the plaza de las Fuentes a place full of lavatories and bathrooms.[2]

Less than a hundred meters from the Islamic Baths of Caballel are the Islamic Baños del Cenizal.

Baños del Caballel – Wikipedia

Localización: Plaza del Colegio de Infantes, 13 y 14, y Plaza de las Fuentes, 5 y 6.

Baño islámico del Caballel

Entrada Tapices y textiles.

A ciento cincuenta metros de los sótanos islámicos del Cardenal Cisneros encontramos estos baños cuyo origen puede situarse en el año 1183.

En un semisótano, tenemos los Baños islámicos del Caballel o del Caballito. La mayor parte de ellos se encuentra debajo de los edificios colindantes, estructurándose al parecer en una sala de acceso longitudinal desde la que desembocaban las tres salas de los baños: fría, templada y caliente, típicas de estos lugares. En la sala de entrada, veremos una mesa de trabajo ya que se ha querido preservar mejor este lugar dándole uso, utilizándose en la actualidad como sala de restauración. Debido a la proximidad de la Mezquita del Caballil, situada donde hoy se encuentra el Colegio de Infantes, y a la abundante agua de la zona, estamos en un lugar de baños y lavaderos. Además de los del Caballel, se pueden visitar los del Cenizal, existiendo además en la zona otros baños como pueden ser los del Pozo Amargo u otros ya desaparecidos.

La planta no está bien definida por problemas de acceso y destrucciones causadas por obras en las casas, pero parece organizarse en una nave transversal de acceso a la que se contraponen tres de manera longitudinal, correspondientes a las salas fría, templada y caliente.

baños del Caballel

En la sala de entrada se ha situado una mesa de trabajo y un aseo, que es independiente de cualquier elemento constructivo del sótano y, por tanto, fácil de eliminar en el momento en que ya no sea necesario. Se ha ubicado en este lugar la zona de trabajo porque es la sala con mayor luz y ventilación natural.

Además, el techo de viguetas ha permitido ubicar las instalaciones sin necesidad de deteriorar las fábricas originales.

La puesta en valor de los Baños del Caballel ha buscado también que la obra final sea útil para la función que debe cumplir, en este caso una sala de restauración, convencidos de que la utilidad es la mayor garantía que puede tener un edificio a la hora de plantear su conservación futura.

En el transcurso de las obras no se ha modificado la configuración original del espacio. 

El proyecto se ha limitado a reparar y adecentar al detalle el área completa de los sótanos para que sean utilizables y luego se ha asignado un uso a cada zona en función de su conveniencia mediante la inserción del mobiliario adecuado.

La gran mayoría de ellos se encuentran debajo de los edificios vecinos, con una estructura que, al menos desde el presente, semejaba una sala de acceso inicial que luego desembocaba en las tres salas de baño.

Las opciones para el visitante eran simples: había agua fría, templada y caliente. Esta zona era, en la época musulmana, un lugar de baños y lavaderos.

Una intervención realizada recientemente por especialistas en el tema permitió ahondar más en el tema, dejando en claro que en el bajo de la vivienda se encontraba la sala caliente (cuyo nombre original era bayt al-sajun) y la templada (conocida como bayt al-wastany).

En la primera se observó una reforma importante del baño, con la huella de bañeras entre dos arcos y la existencia de arcos de herradura.

Web de referencia

Baños islámicos de Caballel | Toledo Virtual (toledo-virtual.com)

Baños árabes de Toledo / Patrimonio ⋆ Pasearte Toledo

Toledo (I): legado romano y musulmán (unaventanadesdemadrid.com)

Tres Culturas: Los Baños Islámicos del Caballel (ciudaddelastresculturastoledo.blogspot.com)