¿Y por qué no?

Intención de la novela

«Silencio en tus labios»

Estos días le estoy dando un poco más de vueltas a la novela «Silencio en tus labios» y me han llegado a preguntar por el motivo y trasfondo de la novela, por la intención, ante lo cual supongo que cada cuál tendrá su propia opinión en función de lo que haya leído o escuchado comentar, pero que hay una cuestión sobre la que no he escrito ni hablado con la suficiente profundidad, porque es un tema transversal en la segunda parte de la novela y ésta no se ha publicado aún.

Como tal la novela, en su primera parte, tiene algo de autobiográfico, pero siempre me gusta aclarar que no por ello le he echado menos imaginación, porque no se trata de contar mi vida ni de airear de manera tan clara mis defectos ni mis virtudes, aunque haga mención a ello de una manera más o menos evidente. Si me preguntan, no negaré el hecho de que el personaje masculino principal, uno de los dos narradores, está basado en mí. Soy yo en muchos aspectos porque la novela me ha servido para aprender de mis propios errores y no hay nada mejor como admitirlos, escribir sobre ello e intentar que no se repitan, al menos que las cosas buenas que haya aprendido no queden en el olvido.

Sobre esta novela me han hecho dos preguntas que quisiera resaltar en esta reflexión y que espero ayuden a comprender un poco más la intencionalidad de la misma, porque también han sido dos preguntar que a mí me han orientado a dar una mayor coherencia y sentido tanto a los personajes como a la historia:

  1. ¿Por qué Manuel no tiene coche?
  2. ¿Quién es Ana?
  3. ¿Y por qué no?

¿Por qué Manuel no tiene coche?

La cuestión del coche en principio no parece demasiado relevante. Sin embargo, es algo que distingue y caracteriza al personaje. Me atrevo a afirmar que en caso de que lo tuviera, toda la novela carecería de sentido.

Mi personaje es alguien sin demasiada vida social, debido a su personalidad, a que es un chico con poca vida social, desde ese punto de vista no parece que tenga necesidad de ir a ninguna parte y, por lo tanto, que tuviera un coche sería un contrasentido. Si tiene que ir a alguna parte, le llevan, como así queda reflejado en los primeros capítulos, con el viaje al pueblo donde van a vivir la Pascua o cuando acude a la convivencia para reunirse con Ana. Este personaje es alguien que mueve poco fuera de Toledo y en caso de necesitarlo recurre al autobús, a los amigos o al coche de la familia, según las circunstancias.

El hecho de no tener coche es algo así como no tener pareja, sentir que hay algo que falta en su vida, aunque tenga permiso de conducir. Éste es un detalle que Ana no pasa por alto, de tal manera que, en su primera cita en serio, le obliga a conducir su coche, aunque sea ella quien dedica dónde van. Es más, a lo largo de su noviazgo, siempre que han de ir los dos en el mismo coche, es Manuel quien conduce. Unas veces porque Ana necesita sentirse cuidada y otras por demostrar a todo el mundo, incluso al propio Manuel, que su relación va en serio y ella le ha entregado su corazón a quién está a la altura de sus expectativas, por encima de la opinión de los demás o la opinión no siempre favorable que éste tenga de sí mismo. En cierto modo es la manera que tiene de presumir de pareja porque de verdad cree en ello.

¿Quién es Ana?

¿Ana? Como tal no es nadie, es un personaje inventado, necesario para dar sentido y consistencia a la novela.

El personaje de Ana es la respuesta a la gran pregunta que desde siempre me he hecho y sobre la que me han dado todo tipo de respuestas, sin que me hayan convencido del todo.

Como afectado por el Síndrome de Asperger, como aspie, han sido muchas las ocasiones en que se me ha dicho que no entiendo el amor, que como tal he de renunciar a la idea de llegar a tener una relación de pareja porque no resultaría muy viable. También he tenido ocasión de escuchar la opinión contraria, que resulta positivo y beneficioso en nuestra vida social, en esa normalización a la que cualquier persona aspira para sentirse integrado y aceptado, ya que todo el mundo tiene sentimientos y la necesidad tanto de expresarlos como de verse correspondido.

El personaje de Ana es el reflejo y la expresión misma de esa disyuntiva entre el planteamiento de los demás y el mío. Es alguien con curiosidad por conocer a mi, a Manuel, con todas sus virtudes y defectos, los cuales padece en primera persona. Por otro lado tiene la ocasión de descubrir por sí misma que hay algo más por debajo de esas primeras impresiones y, hasta donde su paciencia se lo permite, asume el compromiso de sacar todo lo bueno. 

¿Y por que no?

En la vida real ¿Alguien como Ana se enamoraría de alguien como yo?

En la novela, por el desarrollo de los acontecimientos, esa relación parece condenada al fracaso. De hecho, no tengo reparo en adelantar que esa idílica relación de pareja se rompe, no tanto por un desencuentro entre Manuel y Ana como por el hecho de los dos toman decisiones equivocadas en determinado momento y ello tiene repercusión directa sobre su entorno más cercano, en particular sobre ellos mismos.

Como tal el personaje de Ana parece alguien que lo tiene todo. Su único problema es su enfermedad, la sensación de que con algo así, que poco a poco le roba la vida, nadie se merece estar con ella. Entonces ¿qué es mejor? ¿Estar con alguien que parece conformarse con saberse correspondido y con ello quitarse de encima a los demás pretendientes, aunque ello no te haga feliz? ¿O dejarse llevar por los verdaderos sentimientos y admitir que está enamorada, que la felicidad está en compartir cada instante de tu vida con esa persona, en la salud y la enfermedad, para lo bueno y lo malo, en la riqueza y en la pobreza…..?

La conclusión a la que he pretendido llegar con la novela que es el amor es posible, aunque no un camino de rosas, que tanto aporta Ana a la vida de Manuel como Manuel en la vida de Ana, que ninguno de los dos es perfecto y se dan cuenta de qué y quién es el amor en sus vidas. Con el añadido de que el tiempo juega en su contra. Sin embargo, si no se dan la oportunidad de admitirlo, serán los demás quienes se vean perjudicados.

25. abril 2015

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s