¿Y quién es él?

ODA AL TAJO

En la sierra naces tú, Tajo
en la Sierra de Albarracín
allí en lo alto de las montañas
para que tu agua vaya abajo.
¡Todos los ríos te envidian,
porque tú has nacido allí!
¡Tan lejos del mar tu cima
y tan alejado de allí tu fin!
Ni el Guadalquivir con sus barcos,
ni el Guadiana con sus ojos,
ni el Duero pasando por Zamora,
nunca podrán compararse a ti.
Envidia te tienen todos, Tajo,
porque ellos no pasan junto a mí,
ellos no me dan ese abrazo
con el agua de Albarracín.
Sólo tú atraviesas capitales,
sólo tú pudiste hacer los mares,
con el agua caída en Albarracín.
Lleva esa agua hasta abajo,
como el reguero de mi jardín,
lleva mi recuerdo a los peces,
porque yo he de quedarme aquí
viendo cómo pasas tus aguas, 
las que traes desde Albarracín.

Reflexión

Cuando escribí este poema, hace más de 20 años, lo hice con la única intención de aprender un poco de Geografía, un truco nemotécnico o que sencillamente estaba un poco cansado de estudiar y como siempre encontré una pequeña distracción en la poesía. Si hubiera sabido del juego que me daría después quizá, tal vez le hubiera puesto un poco más de esmero. Sin embargo, me quedo con la inocencia e ingenuidad de aquella época de mi vida que es justo lo que pretendo reflejar cuando lo utilizo en mi novela “Esperando a mi Daddy” en capítulos que aún no he publicado, porque tengo la sensación de que se les puede sacar mucho jugo para comprender el verdadero trasfondo de la novela y la psicología de los personajes.

En algún post anterior ya he hecho mención a ello, al reto que plantea Mr. Bacon, el profesor de la asignatura de Spanish, descubrir al autor del poema y ganarse una beca para la universidad, lo que me sirve de excusa para introducir el poema en la novela, aunque como tal resulta un tanto estrambótico, que es la impresión que como tal se pretende causar en el personaje principal y en los demás. ¿Cómo es posible que un poema escrito por mí llegue a manos de un profesor de instituto en Medford?

Según Yuly, para quien se supone lo sabe todo o casi todo sobre el español, presuponer que yo sea el autor del poema, plantearlo como hipótesis ante el profesor, es para que éste se parta de la risa y provoque el cachondeo general de todo el centro educativo. Hay infinidad de poetas dentro de la Literatura en Lengua Española de todos los tiempos, tantos como para que Mr. Bacon que fije en alguien a quien no conocen ni en su casa. Al menos se trata de alguien de quien se habla mucho en el entorno de Jessica, pero de quien no parece haber noticias ni seguridad de que se trate de alguien  real.

Por su parte, tan solo por ayudar a su mejor amiga, más que por un interés personal, a pesar de que esa beca para la universidad sería como si le salvaran la vida y que Mr. Bacon parece empeñado en que supere sus bloqueos mentales en cuanto al idioma,  Jessica investiga y llega a la conclusión de que el poema tal vez lo haya escrito su anhelado Daddy, incluso llega a la conclusión de que es como un mensaje en una botella, un mensaje que éste le envía para que sepa que es alguien real y la tiene presente en sus pensamientos, es el recuerdo que llevan los peces. Sin embargo, dada la incredulidad de su amiga, sus bloqueos mentales y lo estrambótico del caso, es un planteamiento que se guarda para ella.     

Conclusiones

¿Quién es el autor del poema? ¿Quién es capaz de resolver el misterio que hay en torno a ese poema? ¿Se puede llegar a conocer a una persona a través de sus poemas? Tal vez la cuestión sea más rebuscada, si se piensa en que medio de ese poema Jessica se ve en la tesitura de descubrir la geografía de España. Como se dice en el poema, recibe ese abrazo que tan solo puede darle el río Tajo y de manera indirecta es un abrazo protector que le envía su Daddy.

En la novela no se resuelve la cuestión de la autoría del poema, ninguno de los alumnos parece dar con la pista, por mucho que Mr. Bacon insiste en que no es un reto imposible, ya que de otro modo no lo hubiera planteado, la única intención es que se empapen de literatura en lengua española, no tanto porque pretenda comparar la calidad del autor con otros ya consagrados, sino porque la gente en ocasiones lee sin más, la típica lectura no comprensiva a la que Jessica hace referencia en tantas ocasiones y que tan solo le ha servido para mejorar la pronunciación lectora. Hay que profundizar en el poema, llegar a bañarse en el río Tajo, aunque sea de una manera metafórica, sobre todo hay que superar los bloqueos que en ocasiones uno mismo se crea.

A Yuly se bloquea por la propia vergüenza al ridículo, a lo absurdo. Tal y como le sucede en estos primeros capítulos de la novela y descubre con posterioridad, es una chica un tanto ingenua e inocente, aunque muy sociable. La lección que Mr. Bacon pretende darle con ello es que en ocasiones se pasa de lista por lo cual esa puntuación máxima que ella espera obtener en su asignatura queda fuera de su alcance.

A Jessica le bloquea la ignorancia, el no querer saber o no querer admitir que sabe. sus referentes para aprender el idioma son Ana, su tutora, y Yuly, su mejor amiga. La primera tiene el empeño de no ponerles las cosas demasiado fáciles y la otra lo ve todo tan fácil que no termina de creérselo porque siempre busca nuevos retos. Es más, el hecho de admitir que se trata de Daddy le genera un serio conflicto personal, porque si Daddy es alguien real, accesible, no se explica por qué sigue sin noticias suyas.

Como concluye el poema:  “porque yo he de quedarme aquí” ese “quedarme/ estar aquí” es algo muy repetido en mis poemas y de manera casi involuntaria es algo que queda reflejado también en la novela.

28. julio 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s