Reflexiones novelescas

Esto de reflexionar sobre mis novelas, de tener un blog o una página web puede parecer la novedad de los últimos años, pero lo cierto es que, como suele decirse, ya está todo inventado y prácticamente he sacado del cajón lo que en mi novela “Silencio en tus labios” casi es parte del argumento, porque se supone que la primer parte de la novela ya está escrita cuando se inicia la segunda, lo que implica una continuidad en muchos sentidos. Esas reflexiones sirven para entender el antes y el después de la situación, con la subjetividad y el análisis que le da cada personaje en ese momento, dado que la situación se vuelve un poco extraña a causa de la ruptura del matrimonio y sobre todo del hecho de que Ana se quiera esconder de Manuel para evitarle un sufrimiento y éste por su parte adopta una posición resignada, como si asumiera que no puede hacer nada por cambiar el desarrollo de los acontecimientos una vez que han pasado algunos años.

En mi labor creativa casi es un intento por reescribir esa primera parte de la novela, añadiendo matices y puntos de vista diferentes, de manera que sucesos que en un primer momento se presentan como fruto de la improvisación, en estas reflexiones se presentan como auténticos planes de conquista, por darles un sentido un poco más romántico, porque la intención no es tanto presentar los hechos de manera objetiva, sino expresar a través de ello unos sentimientos, un cariño, que ya no es la historia del chico que conoce a la chica, ni de la chica que conoce al chico, son los recuerdos de unos padres compartidos con sus hijas para que éstas reciban todo ese amor.

Pero esas reflexiones también parten de la rebeldía,de la curiosidad por saber lo que pasó en realidad, cómo es posible que en una historia que se supone surgió de un amor verdadero, se pudo destrozar de aquella manera, sin que como tal haya una razón convincente.

Como en toda historia, todo esto tiene un sentido y un objetivo. Esta segunda parte de la novela, es un intento por subsanar esa separación, esa ruptura en la pareja, en la que se ven implicados otros personajes, que también se convierten en narradores, cada cual con su personalidad y circunstancias, desde la inocencia de quien espera ver cumplidos sus anhelos y vive en el abandono, hasta quien expresa su rebeldía consciente de que hay más de lo que le cuentan y necesita dar ese paso para unir esas dos realidades.

31. enero 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s