Si quieres nieve

Miércoles, 13 de enero

Estas Navidades las gemelas han sentido algo de añoranza por las calles nevadas de Medford, como eso de que están planeando hacernos un “Twins-exit” tienes la mente más allá que aquí, aunque no se vayan a marchar tan lejos porque después del tiempo que llevan a aquí se sienten casi tan toledanas como Daddy, aunque no hayan perdido del todo algunas de nuestras costumbres de antaño y Daddy tenga un motivo para pensar que cualquier día le montamos una aduana en la puerta porque esto se ha convertido en territorio americano. Lo cierto es que a mí no me parece que sea para tanto y no es tan malo que haya un poco de orden y criterio en nuestra convivencia. A mí me parece que no hay ningún caos y que a él tampoco le ha resultado tan complicado adaptarse a ello, al igual que nosotras nos hemos tenido que amoldar a sus manías, por mucho que argumente que se siente en minoría y que no tiene ni voz ni voto. Lo que pasa es que para nosotras algunas de sus sugerencias no tienen demasiado sentido o están fuera de lugar. A su favor tiene que en ocasiones alguna de las gemelas le da la razón y la cosa queda más o menos en tablas para que él no sienta que siempre lleva las de perder.

Tiempo en Toledo

El caso es que el día 7 de enero, después del día de Reyes Magos, empezó a nevar con intensidad y así ha estado sin parar durante tres días, lo que al principio Daddy argumentó que era un regalo atrasado para las gemelas, algo así como un regalo de despedida, por si este año al final se emancipan, porque eso del confinamiento se les ha hecho un poco pesado, aparte que es normal que quieran seguir con sus vidas, si tienen posibilidad para ello y sé que ganas no les faltan. Aunque de momento han de esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos porque esto del Covid aún no ha pasado y por mi parte considero que es preferible que se esperen, a pesar de que Daddy se haya puesto de su lado y casi dé la sensación de que es él quien las echa de casa. La verdad es que tampoco es que a éste le entusiasme mucho la idea, pero confía en que ello contribuya a bajar un poco la tensión, porque ellas ya no son unas crías y en ocasiones Daddy las sigue tratando como si lo fueran, lo que convierte nuestra convivencia en una casa de locos. De todos modos, los cuatro nos llevamos bien y ellas tienen claro que si aún día se marchan será porque se sienten preparadas para ello, no por causa de la actitud de Daddy, con quien también comparten muchas risas.

Empezó a nevar y siguió nevando todo el fin de semana, de manera que después de una semana parece que la nieve ha venido para quedarse, que esto es debido a un temporal al que los meteorólogos han dado por nombre “Filomena” y provocó que nos tuviéramos que pasar el fin de semana atrapados en casa. Las gemelas tenían planes que tuvieron que suspender y en esta ocasión yo he sido la que me he puesto de parte de Daddy en cuanto a su negativa y firmeza. No estaba la situación como para que cogieran el coche, aparte que con la cantidad de nieve que se estaba acumulando en la entrada iba a ser complicado abrir la puerta del garaje, lo que ha dejado a las gemelas sin argumentos y bastante resignadas, ya que nadie ha podido ir a ninguna parte, lo que de momento también ha evitado que sea el Covid lo que entre en casa, ya que aún nos tenemos que se presente y me preocupa el hecho de que ellos tres apuesten por ver quién es el primero que cae, aunque lo hagan sin mucho criterio y de momento las gemelas piensen que Daddy será el desafortunado, aunque no desean que, en tal caso, le afecte demasiado, dado que las noticias que nos llegan al respecto no son como para bromear con el tema.

Durante estos días la comunicación con el mundo exterior, como alega Daddy, ha sido por medio de las redes sociales, porque todos tenemos amigos o conocidos repartidos por ahí, de modo que, si antes lo que se enviaban eran imágenes de los efectos del Covid, estos días han sido de las nevada, porque la verdad es que los paisajes blancos dan una imagen idílica de cualquier rincón y ha habido quien no ha desaprovechado la ocasión de recorrerse la ciudad o quien sencillamente se ha limitado a hacer fotos a través de la ventana, sin que en nuestro caso tengamos mucho que mostrar, más que la nieve acumulada en la entrada, que nos impedía la salida y la que se ha acumulado en el patio de atrás, donde estos días ya no resulta tan tentador eso de salir a tomar el fresco ni siquiera a tomar el sol porque terminaríamos congeladas. De manera que ha sido fácil que siempre hubiera alguno de nosotros asomado por la ventana para contemplar con cierta impotencia el paisaje en la calle y mirando fotos en el teléfono para asombrarnos con lo que conseguían captar los demás. Lo que en cierto modo ha sido una manera de que las conversaciones en familia girasen en torno a la nieve y no al hecho de tener que pasar estos días atrapados y hasta cierto punto quejándonos por casi todo, hasta del frío, si la calefacción no estaba a suficiente temperatura o por exceso porque alguno se abrigase de más.

Cuando paró de nevar, más bien, cuando en el programa del tiempo de la televisión avisaron de que ya habían pasado el temporal, y hasta cierto punto empezaba a ser un poco más seguro salir de casa, nos tuvimos que plantear retirar la nieve, porque esperar a que vinieran a rescatarnos iba a ser en balde. El pueblo no es tan grande, pero se ha acumulado tal cantidad de nieve que asumimos que tampoco podíamos esperar demasiado de los medios del ayuntamiento, que como mucho pasaría alguna quitanieves para despejar la calle, pero lo que hubiera de puertas para dentro, desde la acerca, iba a ser responsabilidad de cada cual, de manera que ésta fuera poco a poco recuperando su ritmo habitual. Sin embargo, las primera que quisieron salir huyendo, aprovechar para irse a dar un paseo y ver el pueblo nevado fueron las gemelas, tenían ganas de mandarles fotos a sus amigos. Como no podía ser de otro modo, ello ha generado una nueva tensión. Ellas argumentando que iban bien abrigadas y Daddy que para salir de casa primero tendrían que retirar la nieve o se hundirían, aparte del riego de que se formase hielo, que pisaran donde no debían y su pretendido paseo para respirar aire puro tras el encierro se convertiría en una imprudencia que las acabase llevando al hospital. En realidad lo que Daddy pretendía era que le ayudasen, que no se le dejaran a él todo el trabajo, al menos en eso de abrir un pasillo en la entrada hasta la calle, que tampoco les estaba pidiendo que se unieran a los equipos de limpieza del ayuntamiento, de los vecinos de la calle.

Cuando no se han pensaron dos veces antes de ofrecerse voluntarias, aunque las hubiéramos tenido que mandar en pijama, ha sido cuando les he sugerido que  había que ir de compras porque la despensa y el frigorífico se están quedando vacíos, en parte por la falta de previsión. Dijeron que iban ellas y que no ha hecho falta que les insistiéramos, porque, como es lógico, les hemos dado una buena excusa para que se den ese paseo y pasar algo de tiempo fuera de casa. De todos modos, les  he advertido que tuvieran cuidado y, que lo más probable es que en la tienda aún no hubieran repuesto los estantes porque debido a la nieve los camiones no han llegado; que si encontraban dificultad para traer todo lo de la lista, trajeran lo pudieran y ya nos apañaríamos, que lo previsible es que la situación mejore día a día, aunque sea un proceso lento.

Expectativas

La previsión para los próximos días es una aumento de las temperaturas y lluvias que acaben por llevarse la nieve que quede, de manera que queda confiar en que no se agrave el problemas con inundaciones ni más destrozos por causa de la climatología.

No se ha desvanecido la preocupación por el Covid, pero de momento, en ese sentido nosotros estamos a salvo, – “tocamos la cabeza de Daddy”, como dicen las gemelas con cierta jocosidad y supongo que indiscutible aprecio cuando las pilla de buen humor – En todo caso, lo del “Twins-exit” tendrá que esperar tanto como las gemelas puedan reprimir su ansia de independencia, por mucho que insistan en que no quieren irse lejos.

Si tengo ocasión ya os seguiré contando aunque las gemelas no son muy partidarias de que os hable de ellas, ya veremos.  

21. enero 2021

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s