Poemas de 1994

SIEMPRE
Siempre tú, insaciable muñeca 
tú, mi insaciable eterna dulce luz,
tú, las cuerdas que me atan a la vida,
la sonrisa que no puedo conseguir.
Causa de disgustos y problemas,
la ausencia de ésta mi felicidad,
porque tú lo tienes todo y no lo das,
tienes motivos para guardar silencio, 
pero a tus labios les gustaría gritar;
enviar a todo este mundo al cuerno
y que no se te vuelva a molestar.
Siempre tú, un grito sin palabras,
marioneta que camina sin un amo,
pero te falta voz para saber hablar
 y destruir la sonrisa de mi felicidad.