¿Ciudad o castillo?

Esperando a mi Daddy

Publicado: Saturday, July 2, 1995. 04:00 PM-07:35 PM

Introducción

Este pasaje no pretende ser en ningún caso una típica visita turística a Toledo, más bien, la idea de que a Toledo se ha de venir a perderse y sin ideas preconcebidas.

¿Quién te ha dicho a ti que no hay playa? ¿Aeropuerto? ¿Que no encuentras entre sus calles edificio de algún importante organismo internacional?

Tal vez, desde alguno de los torreones del Alcázar se llegue a vislumbrar el mar en la lejanía.

Bueno, en realidad, este pasaje no llega hasta ese punto de imaginación. Pero, sin duda, es una posibilidad que Jessica se llega a cuestionar, ¿Qué lejos se encuentra la playa? ¿Se puede ir y volver en el día? No llegan a visitar el Alcázar ni una zona demasiado elevada desde la que otear el horizonte, pero intenta encontrar esa ciudad de sus sueño y fantasías, porque para ella todo lo que suponga alejarse de Medford implica sentirse un poco más cerca de Daddy y, en este caso, tiene claro que todo el mundo a su alrededor habla en español. Es más, a estas alturas de las vacaciones ya anda un poco mosqueada con el extraño modo de actuar de Ana. Dos días antes, el viernes, se marchó a visitar a alguien de la urbanización y regresó sin una carpeta y sin querer dar muchas explicaciones al respecto.

Ahora parece que Ana ha resuelto ese asunto, queda el tema del castigo de Jessica, eso de que ella tenga que descubrir por ella misma dónde están, pero dado ésta lleva una semana más pendiente de una llamada de teléfono que no se va a producir que de saciar esa curiosidad, es momento de tomar medidas un poco más drásticas. Lo que no quiera descubrir por no preguntar a la gente, lo tendrá que ver por sí misma, en persona, sin que nadie le dé pistas no sea que se emocione antes de tiempo.

Reflexiones de Jessica

El único día que de verdad tengo ocasión de investigar dónde me ha traído Ana de viaje es este domingo por la tarde. Salvo por la asistencia dominical a una población cercana a la urbanización no he tenido ocasión de ver otro rastro de civilización, salvo, como es lógico, el aeropuerto. De manera que, por si a alguno le sirve para orientarse, porque yo por aquel ando un tanto despistada, os invito que nos acompañéis en este paseo, en esta callejear por esas calles empinadas y tortuosas. Lamento no ser muy buena guia turistica porque, como sabéis, Ana me había castigado a que averiguase por mí misma dónde estábamos y era la primera vez que vengo por aquí.

Sus amigos nos han dejado donde han querido, es decir: «Wherever they wanted» para más señas. Así, sin más pistas. Aquí mismo, como si nos hubiera dado por bajarnos del coche en marcha. ¿Acaso este es un edificio simbólico y reconocible del lugar? ¿Seré capaz de reconocerlo cuando busque información en los libros? ¿Me voy a sentir impulsa a superar mis bloqueos y empezar a buscar en función de lo que vea?

Puerta

¿Esta qué es? ¿la puerta de un castillo, de una ciudad amurallada?

El autobús ha de hacer el giro con cuidado de no chocar con los dinteles, por lo cual es algo así como si la ciudad lo escupiera, aunque la imagen metafórica que se me ocurre sea un poco grosera y prefiero descartarla de inmediato porque una chica decente no debe pensar en esas cosas.

A este lado de la calle hay un parque con un precipicio desde el que se observa un río y que se extienden los barrios de lo que entiendo es una ciudad moderna. Dicen que desde el mirador de Wright’s Tower, allá, en Medford, se observa el skyline de Boston y si miramos un poco más lejos se ve la inmensidad del océano. Desde aquí tan solo se puede decir eso de «¡Tierra a la vista!». Porque para el skyline de esta ciudad habría que alejarse y no encontrarse a las puertas.

Skyline de Boston desde Wright’s Tower, Medford

Si el Mystic River cruza por Medford en dirección al océano ¿Cómo se llama el río que atraviesa esta ciudad? ¿Cuál es su longitud? ¿Es un río? ¿Es un afluente de un río mucho más largo e importante? Este río, ¿De dónde viene? ¿hacia dónde va? ¿Hacia el este o hacia el oeste?

Así, sin ninguna pista, es complicado orientarse, ubicarse. ¿Ana qué quiere hacer? ¿Que crucemos la puerta y nos adentremos en lo que sea esto o seguimos la carretera que bordea la muralla, por donde se ha alejado el coche de sus amigos?

¿Adónde lleva esa carretera, esa calle? ¿Se podrá bordear lo que sea este lugar? ¿Me habrán traído engañada y, en realidad, a la vuelta desde la esquina de divisa la urbanización, aunque yo haya supuesto que nos encontramos en mitad de la nada?

Vistas de zona oeste de la ciudad desde el paseo de Recaredo

Si seguimos con la visita turística ¿Qué monumentos emblemáticos podremos visitar? ¿Y si intentamos bajar a la orilla del rio donde parece que está la escultura de un Cristo sobre una columnata? ¿Cómo me puede llegar hasta allí abajo?

Imagen del Cristo desde el paseo

Ana: Hasta que nos recojan mis amigos, vayamos donde quieras. – Me propone. – A ver si con ello te animas un poco. – Me indica. – Te dejaré que hagas de guía.

Si podemos ir donde yo quiera, ¡regresemos a Medford! Pero, como eso de volver a pie me parece que será un poco complicado, sigamos por la carretera. No me apetece adentrarme por la puerta porque no me inspira mucha confianza. A ver si mientras bordeamos lo que sea esto perdemos el tiempo y llega la hora de regresar.

A Ana no le voy a preguntar por sus preferencia porque están claras. Hemos venido a hacer turismo y no va a dejar que me aburra ni que me pierda de su vista.

En este bordear la muralla, por no entrar por la puerta, porque muchas ganas de «hacer turismo» no tengo, nos encontramos con este puente de aspecto medieval ¿Alguien sabe cómo se llama? Es que si Ana me pregunta, que tan solo le diga que es un puente no va a sonar muy creíble,

Un puente que no vamos a cruzar

Al llegar al puente, si no lo cruzamos, no queda otro remedio que girar a la derecha y empezar a subir cuestas empinadas, estar más pendiente de no ir con la lengua fuera que de los edificios y monumentos que nos encontremos a nuestro paso. Que si un palacio por aquí, que si una iglesia por allá y que si ¡Venga subir cuestas!

Lo siento, pero estoy demasiado cansada para contaros nada. No sé dónde estoy y tampoco tengo demasiado interés en saberlo. Si por algún casual estamos en Toledo, a Ana no le preocupa en exceso mi falta de interés, porque ya se ocupará Daddy de traerme por aquí alguna vez.

La tienda

Callejeando por aquí y por allí llegamos hasta una tienda donde Ana prefiere que nos detengamos.

Durante el paseo he encontrado alguna evidencia de que no hace mucho tiempo por aquí ha habido alguna celebración importante, porque todavía quedan algunos adornos por los balcones y esta calle está cubierta con un toldo. 

Hacer turismo implica hacer compras, llevarse algún recuerdo. Yo me conformo con una botella de agua fría porque hace calor. Pero me quedo esperando en la calle. Sin embargo, Ana parece que pretende contribuir a la economía local y dejar una buena impresión para que cuando estemos de nuevo en el internado pueda presumir de que hemos estado en …… ¿Dónde estamos?

cartel de la tienda

De todo lo que se observa de la tienda lo que me llama la atenciones el cartel que hay junto a la puerta, porque tiene parte de texto escrito en inglés y a mí eso de «Speak English» se me da bien. El resto no sé muy bien cómo traducirlo porque está en español y yo «I don’t speak Spanish». Lo que destaco es eso de «manchego»

¿Es así cómo se llama este lugar? ¿O es el gentilicio? Los de Medford somos «medfordites». Si estamos en «Manchegos», entonces no estamos en Toledo.

Puerta de la muralla

Cuando regresamos al punto de partida, porque Ana sabe cómo volver ,me fijo en un cartel tallado en piedra que hay en el interior de la muralla y que no soy capaz de leer ni de traducir. ¡Qué antiguos son en esta ciudad que tallan los carteles en piedra?

cartel de la puerta del Cambrón
Fotomontaje del cartel

¿Vosotros os sabéis ´la canción «The New-England Boy’s Song about Thanksgiving Day«? Habla del Mystic River. Yo me lo sé de memoria y mientras esperamos a que los amigos de Ana nos vengan a recoger, se lo recito al río que bordea la ciudad.

Cruzando el río y atravesando el bosque,
vamos a la casa del abuelo;
el caballo sabe cómo llevar el trineo a
través de la nieve blanca y a la deriva.

Jess: (Recito) “Over the river, and through the wood, to Grandfather’s house we go; the horse knows the way to carry the sleigh through the white and drifted snow. Over the river, and through the wood, to Grandfather’s house away! We would not stop for doll or top, for this is Thanksgiving Day…”

De regreso al chalé

Volvemos a pasar junto a la iglesia con las cadenas colgadas en el muro exterior, cuyo significado no termino de comprender. De hecho, no descarto que ésta iglesia, en realidad, pueda ser la catedral, por eso de que todas las ciudades importantes han de tener una y éste edificio resulta lo bastante llamativo y está bien comunicada.

Cadenas en los muros de la iglesia

Como curiosidad os contaré que Ana se pierde la oportunidad de encontrar novio porque tenemos la oportunidad de recorrer la ciudad en coche. Sin embargo, ella deja claro que su vocación es cuidar de las niñas del internado. Si no, le hubiera salido un novio de este sitio llamado «Manchegos».

Carlos: Si buscas novio, como vamos a pasar por la calle Alfileritos, nos podemos detener un momento. – Le propone con jocosidad.

Virgen de Alfileritos

Como voy en el coche con los ojos cerrados porque no quiero enterarme de donde estoy no puedo contaros nada de este trayecto, pero como sabéis algo de español entiendo y sobre eso de los novios de Ana creo que habla con sus amigos.

Recorrido en coche para ir desde el Cambrón al Miradero y pasar por C/Alfileritos