¡Corre, corre que te pillo!

Esperando a mi Daddy

(Reeditado y corregido)

Publicado: September 15, 08:54 AM

Reflexiones de Jessica

Ya os he hablado de las clases con Mr. Ford, en profesor de la asignatura de Physical Education, (Correr como cotorras) asignatura que siempre tenemos después de la clase de Spanish, dos días a la semana. En esta ocasión las chicas hemos aprendido la lección y no nos distraemos en el vestuario, aunque el problema sea el mismo, que andamos un poco ajustada de tiempo. De modo que hemos espabilado y no hay mucho más que decir con respecto a ese momento de privacidad.

Locker room/ vestuario

Puede decirse que todas hemos venido mejor preparadas de casa y eso de cambiarse no nos quita tanto tiempo. Entiendo que ya no resulta tan llamativo el chándal que vista cada una. En mi caso he de confesar que ante la falta de variedad en mi armario me toca repetir, pero tampoco soy la única.

El hecho de que esta vez las chicas seamos tan puntuales como los chicos permite que la clase se desarrolle con un poco mas de normalidad, no hay escarmiento para nadie. Lo que no es impedimento para que a Mr. Ford se le hayan quitado las ganas de vernos correr, «Moved esos culos». Aunque en esta ocasión parece estar de mejor humor y hasta resulta divertido, porque eso de correr, de dar vueltas a las pistas, tampoco es algo que se vaya a eternizar. Serán tan solo dos vueltas que determinarán quiénes formar parte de los equipos. Ya que, a diferencia de Mr. Bacon, aquí no se trata de una competición ni una distinción por lo que cada cual esconda en los pantalones, sino, más bien, de nuestras actitudes.

Mr. Ford: Buenos días. – Nos saluda con un poco mejor humor que el otro día. – Hoy daremos un par de vueltas al campo y después competiremos por equipo. – Nos explica. – Para que no haya discusiones a la hora de formar los equipos, será orden de llegada tras la segunda vuelta, los más rápidos contra los más lentos y cuenta para la nota final de la evaluación.

Es decir, entiendo que Mr. Ford pretende mejorar la mala impresión que en ese sentido nos causó el otro día, que se mostró bastante desconsiderado con las chicas, al acusarnos de ser unas lentas y unas cotorras, a pesar de que le hubiéramos dado motivo para ello. Sin embargo, tampoco era cuestión de que lo tomase por norma, porque ello nos dejó bastante mal ante los chicos, que se pasaron aquella hora jugando un partido mientras nosotras nos veíamos en la tesitura de correr, de dar vueltas alrededor de las pistas. En ese sentido supongo que llevamos ese entrenamiento por adelantado.

El caso es que yo me siento un tanto sorprendida por su actitud y en un primer momento me despisto, me cuesta reaccionar. Entiendo que no soy la única. De manera que Mr. Ford nos ha de llamar la atención a todos para que os preparemos, no sea que cuando queramos reaccionar ya haya quien nos saque dos vueltas de ventaja, cuando son justo dos las que se supone que hemos de dar.

La suerte es que el terreno de las pistas de deporte del high school es llano y que, más que preocuparme por que los chicos me den alcance es que me superen, ya que se supone que los grupos se formarán por orden de llegada, los rápidos contra los lentos.

A mí no me apetece quedarme de las últimas, cuando tengo la oportunidad de poner de manifiesto mis buenas cualidades y aliviar un poco esa mala imagen que todo el mundo parece haberse formado de mí, por supuesto equivocada, y en algunos casos malintencionada.

Sin embargo, la chica del «I don’t speak Spanish», la chica de la dichosa cancioncita, también tiene piernas. Tengo la oportunidad de demostrar que hay asignaturas para las que no soy tan desastre, aunque últimamente eso de escaparme a jugar al parque sea más un recuerdo del pasado porque el interés de los chicos por mí o el mio por éstos ha cambiado. Ya no me agrada tanto eso de que me sigan o persigan ni siquiera con la mirada.

Segunda vuelta

Mr. Ford: Para esta segunda vuelta, tendréis que fijaros en quién se encuentra ahora delante y detrás vuestro. Tendréis que adelantar al primero y no dejar que os adelante el segundo. – Nos dice. – Por cada puesto que adelantéis os sumo diez puntos en la nota final.

Tras finalizar la primera vuelta, cuando ya parece que los grupo están formado, que está claro quiénes son los más rápidos y quiénes son los que se irán al equipo de los lentos, cuando parece que ya no tiene mucho sentido correr con estrategia, porque se trata de mover los pies, Mr Ford nos hace frenar a todos en seco.

De hecho, lo que se pone de manifiesto en esta primera parada es que entre Yuly y yo hay una considerable distancia, que ella es de las que se han quedado atrás porque yo no he sido muy buena amiga y no he querido esperarla. Da la sensación de que en esta ocasión ella no se quiere esforzar y que, por lo tanto el otro día, por eso de ir junta, era ella quien me frenaba. Quien al amparo de ese hablar conmigo, evitaba que yo me adelantase. De manera que, de no ser por este cambio en el planteamiento, cada una terminaría en un equipo distinto. Yo en el de los rápidos, aunque casi por falta e interés por parte de aquellos que llegan detrás de mí, que por el hecho de que yo haya intentado en balde encabezar la carrera. Consciente de ni aunque me persiguiera Mr. Bacon con intención de que le recite el abecedario.

Yuly: (Se me acerca) ¡Corre, Forrest! ¡Corre! – Me dice con complicidad e intención.

Para demostrarme que es buena amiga y no se toma a mal este tipo de rivalidades entre compañeras, que yo no me haya reprimido a la hora de echar a correr, Yuly no se cohíbe a la hora de tener un detalle de complicidad, de darme aliento, ya que consciente como es de las humillaciones que he de sufrir casi a diario, entiende que es mi ocasión para resarcirme. Bastante improbable que yo deje a todo el mundo maravillado como hiciera ella en la guerra de palabras del día anterior, pero, al menos, callaré muchas bocas, si consigo que los demás se den cuenta que, a diferencia de mi actitud en clase de Spanish, en esta asignatura no seré de las que me quede acurrucada en un rincón.

En esta segunda vuelta ya no se trata de correr todos contra todos, sino, más bien, contra nosotros mismos, tomando como referencia a quienes están delante o detrás nuestra, lo más inmediatos, que se suponen tienen unas condiciones similares a las nuestras. De manera que tan factible puede ser plantearse dar alcance a quien va por delante como el hecho de que nos supere nuestro más inmediato perseguidor, que sea quien nos mande al equipo de los lentos. Lo que de algún modo se supone hará que se equilibren los equipos, porque aquellos que se han considerado más rápidos en esta primera vuelta, que se han pensado que ya forman equipo, ahora se encuentran con la tesitura de tener que competir entre ellos. Mientras que aquellos que se han sentido vencidos por la adversidad, tienen la oportunidad de pasar al grupo de los rápidos con tan solo esforzarse un poco más, si aún les queda un ápice de fuerza para recorrer esa segunda vuelta.

Mr. Ford: Atención que empieza la carrera. – Nos dice con intención de animarnos y que le prestemos atención. – Los equipos son por orden de llegada tras la segunda vuelta. – Nos recuerda y recalca. – Se puntúa para la nota final del trimestre. – Nos recuerda y advierte. – Preparados, listos, ya. (Toca el silbato)

No sé que manía les ha entrado a los profesores, pero todo lo que hagamos o dejemos de hacer cuenta para la nota final de la evaluación, del curso e incluso de nuestra vida. «Se puntúa para la nota final del trimestre» El caso es que ya el otro día Mr. Ford dejó claro que no iba a consentir que nadie se relajase. Menos mal que no se trata de la asignatura de Spanish y que para correr ya tengo suficiente experiencia acumulada por escapar de los chicos cuando me perseguían por la cuenta de Fulton St. hasta el internado, sin que en ningún caso me llegasen a alcanzar y sin que yo pretenda presumir de ser más veloz que éstos. Tan solo que en esos momentos no quería que me dieran alcance porque ya me temía que muy simpáticos no iban a mostrarse.

El peligro o la ventaja de esas carreras estaba en tener que cruzar Fellsway W, lo que a la carrera resultaba un tanto arriesgado, por eso de que los coches circulan sin mirar y lo último que se esperan es que haya un grupo de chiquillos insensatos cruzando a la carrera de cualquier manera. El desnivel desde el parque hasta el internado es de 59 pies (18 metros)

Subida desde Hickey Park a Fulton Street. Medford. Google maps

Al sonido del silbato salimos todos en estampida y apelotonados, casi dandonos codazos unos con otros para hacernos sitio y evitar los adelantamientos, dado que suponemos que Mr. Ford confía en que nadie hará trampa y que éste se acordará del orden de llegada tras la primera vuelta. 

(….)

Como no es tanta la distancia a recorrer, poco tarda el grupo en estirarse, porque no podemos ir todos a tropel, sobre todo con dificultad al doblar las esquinas, tras la primera, algunos aprovechan y aceleran el paso.

(….)

Para saber el desenlace de la carrera tendréis que leerlo en >>> la novela

Period 3          09:51 AM – 10:47 AM                        World History I

                        10:50 AM – 11:20 AM                        Lunch A

Descanso

10:52 AM. MHS patio

A la hora del descanso, del luch, Yuly y yo nos volvemos a juntar como todos los días. Esta vez ninguna de las dos tiene ganas de pasar por el aseo o al menos no resulta tan relevante dónde nos reencontremos. La cuestión es que ambas llevamos los libros con intención de estudiar juntas, de que ésta empiece a ser nuestra rutina a partir de ahora. Lo que me da pie a que comparta con ella lo que son mis rutinas de cada día y ella me haga partícipe de las suyas. La diferencia radica en que ella viene a clase en coche desde West Roxbury, que sus padres la llevan de puerta a puerta y yo lo hago en el school bus, obligada a dar un buen rodeo por Medford para recoger a más gente, de modo que esa pretendida ventaja a la hora de la verdad no lo es tanto.

JessYuly
Wake up 06:20 AM06:00 AM
Leave home06:50 AM06:30 AM
Arrive to high school07:40 AM07:45 AM
Go back home 02:25 PM02:30 PM
Arrive at home 03:00 PM03:40 PM
Dinnertime07:30 PM07:00 PM
Go to bed 09:30 PM08:30 PM
Jornada diaria

La cuestión es que en este descanso en todo caso, como buenas amigas que somos o pretendemos ser, establecemos esta rutina de estudio, aunque en media hora no haya tiempo para mucho y los demás nos puedan llegar a dar una cierta envidia porque se permiten descansar. Sin embargo, si tenemos que estudiar juntas, no tenemos otro momento, porque la verdad es que a mí me causa un cierto reparo eso de llevarme su apuntes al internado, donde más que correr el riesgo de que se los coma el perro, el peligro es que alguna niña lo coja sin permito o Ana descubra mi pequeño truco para no esforzarme demasiado con la asignatura de Spanish.