La hora de Cenicienta

Los días terminan a las 12:00 PM, a las 24:00. En mi novela igual podría terminar cuando se van a dormir, en estos días de convivencia, y que todo comience de nuevo por la mañana. Sin embargo, de manera un tanto intencionada, para dar a entender que los días se alargan en el tiempo, que un día tiene conexión con el siguiente. Cuando más o menos llega la media noche se cambia de día, con independencia de lo que suceda en la novela. Se establece una extraña lucha con el reloj porque te deja con la sensación de querer más, de querer pasar a la siguiente página y descubrir que sucede. Continúa ese juego de miradas perdidas y complicidad disimulada entre los protagonistas.

Hasta estos momentos, los días han venido determinados por los reencuentros y las despedidas, la vida parecía comenzar con la llegada de Ana a Toledo y la noche se hacía con su marcha, lo que en alguna ocasión ha venido determinado con los planes que ha hecho con las amigas. En realidad, se da a paradoja de que en su versión su día 15 de febrero de 2003 comienza la tarde del día anterior, ella adelanta su visita a la ciudad para pasar más tiempo con las amigas y se supone que no se marcha a casa hasta el día siguiente, después de haber estado toda la noche de fiesta tras la cena, pero sobre esta última cuestión tampoco se da mucha información.

Ahora que los dos coinciden en un mismo lugar, parece que esos reencuentros y despedidas ya no determinan el principio ni el final de los días. Al principio parece que sí, ese 16 de abril termina cuando se van a dormir, cuando los chicos acompañan a las chicas a su alojamiento y Manuel se hace un poco el desentendido, como si ese momento de complicidad fraternal no fuera con él, como si temiera estar en el sitio equivocado en el momento más inoportuno, como si hubiera entendido que Ana no quiere nada con él y asume que es mejor no hacerse ilusiones, lo que provoca que Ana se sienta un poco desencantada, defraudada, porque la tarde del día 15 de febrero no había tenido reparo en quedarse a solas con ella para hacerla compañía y esa noche en la que parece que hay gente demás para que se puedan quedar solos, éste se acobarda, se comporta de una manera que no parece muy lógica, ya que aparte de dar plantón a Ana, se distancia de todo el grupo.

Esta situación ya se ha repetido con anterioridad en la novela, dado que a sus intentos de acercamiento ésta le responde con una rotunda y firme negativa, hasta se enfadas por verle tomarse este tipo de confianzas, de manera que ante dicha mentalidad parece que la actitud de Manuel podría estar justificada, pero ha de olvidarse de toda subjetividad e individualismo, no pensar tanto en sí mismo, ya que de otro modo toda esta historia no parece que vaya a llegar muy lejos. No hay zapatos de cristal ni princesas a las que rescatar de las fauces del dragón, si tan siquiera debería importar la hora que marque el reloj. Es la hora de estar juntos, que no tengan que llegar las doce de la noche para que cada cual se vaya por su lado como si allí no hubiera pasado nada. Sin embargo, sí, parece que en la novela los días vienen determinados por el reloj y no por los impulsos del sus corazones.

Como escribía en el post/entrada anterior, a la Pascua no se va a hacer el tonto, pero a Manuel se lo tenemos que permitir, aunque tan solo sea un poquito, porque al menos «esta pascua», – así escrita con toda intención con minúscula – está escrita justo para eso, para que Manuel haga el tonto y que Ana, dentro de la sensatez que se le supone y se intenta reflejar en la novela, también se permite hacer alguna que otra tontería para buscar esa complicidad. En su caso, si cabe, esas «tonterías» afectan a los demás. pero ella sabe ser discreta y no se pone tanto en evidencia. Pero ante todo tiene a sus amigas para ponerle un poco de sentido común, las cuáles intentan aconsejarle y sobre todo se preocupan por ella porque de algún modo todo el mundo de Ana se va a resentir, la Ana que ha acudido a esta pascua, es la de verdad y no esa que quizá tenga un poco idealizada y estos días van a aflorar sus debilidades, por eso para ella los días se le hacen un poco más largos y aunque según el reloj terminen a las doce, a media noche, a las 00:01 del día siguiente la historia continúa.

A la mañana siguiente….

Hasta ahora he publicado hasta el miércoles 16 de abril. Ya veremos lo que pasa el jueves 17 de abril cuando despierten por la mañana, porque no tendrán que esperar cuatro semanas, ni tres ni tan siquiera una, ni tan siquiera un día, serán apenas unas horas, un sueñecito rápido, Ana en el alojamiento de las chicas y Manuel en el de los chicos ¿Quién habrá dormido mejor? Sí, porque vamos a ser testigos de su despertar, nos vamos a colar en la habitación de ambos. No tendremos que esperar a que ese reencuentro para que sepamos de ellos. Seremos un poco traviesos en ese sentido. ¿Se despertará Ana de humor para ver a Manuel después de que éste le haya dado plantón? ¿Y Manuel, se habrá dado cuenta de su torpeza e intentará enmendarse? ¡A ver si después de unos horas de descanso por fin empieza a hacer gala de su carácter!

¿Cuándo queréis que se produzca ese reencuentro? Como siempre os doy opciones para que escojáis la que más os guste, igual puede ser la más tonta que la más previsible

Si os chicos la noche anterior se tomaron la molestia de acompañar a las chicas hasta su alojamiento y dado que dentro del grupo, estaría bien eso de que fueran a despertarlas y que en esta ocasión Manuel se armase de valor y en vez de aprovechar que se queda solo en la casa para terminar de asearse, se anime y junte con el resto de los enamorados. Es hora de que empiece a hacer tonterías. ¿Quién sabe? Quizá las chicas les reciban con la mejor de las sonrisas y Manuel se lleve esa que ni el mismo se espera porque Ana no se pueda reprimir y se le escape casi sin querer.

También puede ser que las chicas no se despierten con mucho romanticismo esa mañana, sino, más bien, con un espíritu de rivalidad, por lo cual prefieren ser ellas quien vayan a su encuentro, quienes se espabilen y dejen a los chicos en mal lugar por el hecho de haber sido capaces de organizarse mejor a pesar de ser un grupo más numeroso, de manera que es Ana quien va en busca de Manuel, para saber qué cara tiene recién levantado, por si le causa tal impacto que ya no puede reprimir los impulsos de su corazón ni ese cosquilleo que le hace temblar las piernas o por el contrario se lleva tal impresión que del susto desaparece ese embrujo por el que parece sentirse cautivada.

Y si resulta que como están fuera de su ambiente y hay un horario que cumplir, lo de darse los buenos días careciera de relevancia, que se les echa el tiempo encima y cuando se quieren dar cuenta no tienen tiempo casi ni para desayunar. Por lo cual no hay tiempo ni momento para eso reencuentro romántico entre ellos, porque las demás parejas seguro que sí lo encuentran, porque esa confianza ya forma parte de sus vidas, pero nuestros tortolitos aún han de fijar la base de la suya y de momento no parece que les esté yendo demasiado bien.

Despertar de Ana

Aquella mañana fue mi despertador el que sonó para todas las chicas, había tenido la oportuna ocurrencia de traerlo conmigo de casa y a las ocho, cuando le oí, mi primer pensamiento fue de remordimiento por ello.

Ana, Despertar del 17 de abril

Despertar de Manuel

El despertador sonó para todo el mundo a las ocho y media; no se dejó que nadie cediera a la pereza..

Manuel. Despertar del 17 de abril

Cuando suene el despertador ya os avisaré para que os despertéis, hasta entonces descansad, disfrutad de lo publicado porque la noche se puede hacer corta y nos esperan días intensos y sin horas que marquen el tiempo

Un comentario en “La hora de Cenicienta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s