Yuly habla Spanish

ESPERANDO A MI DADDY

Entrada reeditada: Yuly speaks español

Ficha del personaje

Nombre completo: Julia Stephanie Mc Windsor Fernández.

Pseudónimo: Yuly

Residencia: St Theresa of Avila St., West Roxbury, Massachusetts

Nacimiento: 4 de julio 1981. West Roxbury

Rasgo característico:

  • Amante y conocedora de España, el idioma y la cultura
  • Le encanta hablar de España, hasta el punto de que los chicos demuestran interés por ella hasta que logra que su patriotismo los aburra y espante
  • Viaja a Vigo en vacaciones todos los veranos, a casa de sus abuelos maternos.
  • Madre: María del Carmen Fernandez. Nacida Vigo. España
  • Padre: Don Aidan Mc Winsor. Nacido en Boston, de ascendencia irlandesa
  • Es hija única y la única nieta por parte de la familia materna, lo que la convierte en la heredera del negocio familiar, por el que no siente demasiado entusiasmo
  • Se siente torturada por su tío materno, «el tío Luis», porque la obliga a hablar en español mientras está en Vigo, aparte de mostrarse muy paternalista y protector.
  • Es una chica inteligente, con muy buen expediente académico, de sobresaliente, una estudiante de nivel Honor.
  • Tiene espíritu afable, pero algo rebelde.
  • Su pseudónimo es Yuly con dos «Y», no con «J», para no confundirla con el mes del año y para marcar su personalidad.

Aclaración con respecto a la dirección de la casa

La calle «St Theresa of Avila Street, West Roxbury, Massachusetts» existe de verdad, lo que me facilitó acentuar más, si cabe, ese patriotismo español, aunque no haya nada más americano para los estadounidenses que el «4th of July», salvo Yuly.

Lo de escoger ese día para su nacimiento, en cierto modo, forma parte de la misma esencia del personaje, aunque ella se siente muy española, al menos al 50%, por no hacer de menos la herencia de su padre. porque eso de tener ascendencia irlandesa le traerá algún que otro quebradero de cabeza sin buscarlo.

Información

Ella es «the friend for life of Jessica». Es «Her friend Yuly». Se conocen en el Medford High, como compañeras de clase en 9th Grade, recién llegadas al high school. Será una amistad que se alargue durante toda la novela.

Su trato comienza a raíz de un trabajo que han de preparar para la asignatura de Spanish, asignatura en la que Jessica se define como una ignorante convencida y para Yuly es un nivel demasiado básico. Les motivará la creencia y expectativa de que quienes hagan presenten el mejor trabajo tendrán la asignatura aprobada para todo el curso, lo que por un motivo u otro ambas pretenden.

Gracias a la influencia del profesor de Spanish se convierten en amigas y aliadas, forjarán una amistad a prueba de discrepancias y dificultades, con el beneplácito de las tutoras del internado y de los padres de Yuly.

Son dos personajes, dos chicas, con personalidades complementarias porque Yuly representa todo aquello que a Jessica le cuesta ser y aceptar de sí misma. Mientras que Yuly encuentra en Jessica a esa chica llena de sueños e ilusiones que necesita descubrir esa España de la que ella anda sobrada de conocimientos 

Durante los años de universidad compartirán aventuras, desventuras y confidencias personales. Su amistad se verá reforzada porque la una se apoya en la otra de manera incondicional, lo que les causará más de un problemas que habrán de resolver juntas

Reflexión

Como ella dice de sí misma, su vida fue demasiado fácil hasta que empezó sus estudios en el Medford High. Durante sus años en el colegio, le bastaba con caerse de la cama para entrar en clase. Sus únicos problemas eran que cuando sus padres la llevaban de visita a casa de los abuelos maternos, su tío Luis la obligaba a hablar en español y a la fuerza lo aprendió. De manera que lo habla con soltura, no tan solo por que lo haya aprendido como una asignatura más en clase, sino, además, como algo que tiene tan asumido que forma parte de tu personalidad.

Yuly no sería quién es sin ese entusiasmo por España, ese vivir entre dos continentes, aunque la distancia entre su cama y su colegio no sea mayor que el ancho de una calle o las prisas con las que de pequeña vencía la pereza matinal, con el añadido de que, dado que sus padres trabajan, desde edades muy tempranas empezó a ser bastante independiente en ese sentido, aunque por supuesto a sus padres les adora y se siente muy unida a ellos, porque es hija única y sabe del amor que sus padres le tienen, a pesar de que por el comportamiento de ésta en más de una ocasión le hayan de llamar la atención.

En principio, una chica así, con unas circunstancias tan diferentes y opuestas a las de Jessica no tendría fácil lo de entenderse con ésta.

La tranquilidad en la vida de Yuly cambia en el momento en que pasa al Medford High, «Lo de caerse de la cama por las mañanas para ir a clase» implicará perder una hora de coche por las mañanas, que su padre o su madre la saquen de la cama bien temprano y no siempre lo consiguen por las buenas. Al igual que a la hora de regresar a casa por las tardes dependerá de lo que tarden en pasar a recogerla, por lo cual en alguna ocasión entenderá el lema del internado «All are welcome», pero en su caso no para quedarse a dormir, porque ella tiene padres y abuelos.

West Roxbury se encuentra al sur de Boston y Medford al noroeste. Lo que le obliga a cambiar de ambiente y a perder la autonomía paterna que hasta entonces ha disfrutado. La razón de dicho cambio se justifica por el interés de Yuly en llegar a cursar sus estudios en la universidad de Medford y a que sus padres trabajan la zona.

La una es el complemento de la otra y se encuentran con que las dos están fuera de su ambiente y necesitadas de su apoyo mutuo.

Su amistad surge a partir de la asignatura de Spanish, en donde Jessica se ve obligada a estudiar una asignatura que no le agrada como exigencia para seguir en el internado y Yuly un motivo para aburrirse porque ella tiene el español como lengua materna y sus vacaciones en España para aprender y practicar el idioma.

Se encuentran con la tesitura de que han de ayudarse tanto con esa asignatura como en cuestiones más cotidianas, dado que Jessica encuentra en Yuly a la amiga que siempre ha querido tener y no quiere perder, como las anteriores porque antes o después se acaban marchando.

El interés de Yuly está en que encuentra en Jessica a alguien que comparte su entusiasmo por España, aunque ésta no lo reconozca de manera muy directa, pero le reconcome por dentro el descubrir cómo es el país y la cultura de su amado Daddy. Con la ventaja de que, sin pretenderlo, las dos se dan cuenta de que tienen mucho en común y que su amistad puede perdurar en el tiempo, dado que Jessica tendrá en Yuly a una amiga de la adolescencia que lo será también cuando viaje a España y viva con su Daddy, porque se cabe la posibilidad de que se hagan planes para verse en vacaciones.

Serán amigas y confidentes durante los cuatro años en el Medford High, aunque no compañeras de clase, salvo en el primer año en dos asignaturas, y su amistad continuará en la universidad, donde Yuly sabrá sacarle partido a su espíritu abierto para que Jessica no viva tan encerrada en su rutina.

En esos años será Yuly quien se dé cuenta de que necesita de la estabilidad de Jessica, porque ella no reprimirá su rebeldía natural, su deseo de hacerlo todo a su manera. Lo que le causará algún que otro conflicto con sus padres, pero con la tranquilidad de que siempre que lo necesite sabe que Jessica estará ahí para apoyarla incluso en los peores momentos, compromiso al que corresponde.

El principal objetivo que Yuly se ha marcado con su amiga es que ésta supere sus reticencias hacia todo lo referente a España y encuentre su anhelado Daddy, consciente de que tiene un mejor acceso y contacto con todo ello. Jessica no se lo pondrá fácil, pero al menos le dará el empujón que ésta necesita al menos para que tome consciencia de que determinadas decisiones tienen consecuencias negativas en el desarrollo de los acontecimientos, que ella misma se cierra las puertas a la posibilidad de conocer a su Daddy.

Yuly logrará que Jessica salga de fiesta, se relacione con gente y, en definitiva, salga de su mundo interior para encontrar en el día a día esas pistas que le lleven a descubrir la realidad sobre ella misma y su anhelado Daddy.

Más que como las mejores amigas del mundo, se tratarán casi como hermanas, con la implicación de los padres de Yuly, quienes consideran que Jessica es una buena influencia. De igual modo que desde el internado se tiene ese buen concepto de Yuly como buena estudiante.

Sin embargo, como ellas dos comentan en varias ocasiones, si tanto los padres de Yuly como los responsables del internado supieran cómo son de verdad, ese buen concepto no sería tal. Pero es una suerte que se hayan dejado llevar por la primera impresión. Ninguna de las dos en tan «angelito» como se supone.