Poemas de 1991

INCRÉDULO TOMAS
Eres incrédulo y no ves la verdad
eres ciego al amor, Tomas,
¿O acaso ese no es tu nombre?
Has venido a tocar mis heridas,
quieres saber que no estoy muerto,
quieres verlo para creerlo,
eres tú el incrédulo Tomas.
Te dijeron que Yo era la vida
y fuiste a buscar mi tumba,
quisiste asistir a mi entierro,
cerciorarte de que no era cierto
que Yo había sido uno más,
pero ves que no hay entierro,
que no hay lugar en el cementerio.
Yo no soy un profeta muerto
Yo no soy el que ya no volverá
Entonces ¿Por qué dudas, Tomas?
Así se llaman los que dudan
los que no creen en la verdad
así van alejando a su Cristo
de la autentica felicidad.