Lluvia en Medford

Esperando a mi Daddy

Diario Wednesday, September 13, 1995. 06:20-11:20 PM

(Reeditado y corregido (Llueve en Medford))

Introducción

Primero quiero aclarar que éste es uno de esos días locos en los que se aprecia un poco más el alboroto que ha habido con los primeros días de esta parte de la novela, en la confección, por los cambios que tuve que hacer a cuenta del calendario y del horario, para ajustarlo a la realidad y dar muestras de la seriedad con la que he pretendido escribirla, más allá de que tenga un carácter de comedia en determinados momentos y más de destacar el tema de las clases lo que me importa es destacar la personalidad de Jessica, ese proceso de madurez en la adolescencia

Se mire por donde se miré esta secuencia no se puede atrasar, aunque tal vez debería, porque se nota que hay está un poco descuadrada, a pesar de las pequeñas modificaciones que le he hecho para encajarla en este día en el que, de todas maneras, no habría clase de Spanish. De hecho, parece que tiene mucho más sentido que todo transcurra este día, por la discreción que se pretende. Que trascienda lo menos posible entre los demás compañeros de clase.

Es un pacto entre profesor y alumnas. Incluso como una espada de Damocles sobre la consciencia de éstas. La confirmación de que tienen que ser compañeras a la fuerza, lo que afianzará más su amistad. Dado que debido a la personalidad un tanto solitaria de Jessica no parece que vayan a ser capaces de entenderse y, de hecho, me pareció relevante que ésta se enfrentase a esa disyuntiva, frente a lo sociable y afable que es Yuly.

Tal vez hubiera sido más apropiado situar esta conversación en un lugar donde se concentrase menos gente. Sin embargo, el problema es que el miércoles, 13 de septiembre de 1995, según los datos meteorológicos, a las 11 de la mañana, llovía en Medford. De manera que situar los acontecimientos en el patio, a la sombra de un árbol o en uno de los bancos de piedra del patio, no tendría mucho sentido, por mucho que ésta sea una historia inventada y haya una cierta libertad creativa. La cuestión es que para detalles como éste me he ceñido a la realidad, a datos comprobados. Y si según el parte meteorológico está lloviendo, no seré yo quien discuta con «el hombre del tiempo»

Hora               Temperatura          Lluvia                        Condición
 08:00 AM       68:00°F /20.0°C       N/A                        Lluvia débil 
09:00 AM       69.08°F / 20.6°C      N/A                        Lluvia débil 
10:00 AM       69.98°F / 21.1°C      N/A                        Lluvia débil 
11:00 AM       69.08°F / 20.6°C      N/A                        Lluvia débil

Si ese día llovía, no voy a escribir una escena en la que brille un sol espléndido y apetezca que estén en la playa a punto de lanzarse al agua, cuando se supone que están en el high school, (el instituto) en el descanso de media mañana. Si llueve, lo lógico es que se busquen un lugar a cubierto y el hecho de no esconderse es una manera de dar a entender que no quieren que el ambiente ni las habladurías les condiciones.

Weather Boston septiembre 1995

Días de lluvia

Es decir, a mí, como escritor y autor de la novela, sí me importa que llueva en Medford y puede decirse que bastante porque, de un modo u otro, ello va a condicionar el desarrollo de los acontecimientos. Tanto mientras Jessica sea alumna de un high school, como cuando vaya a la universidad y se vea sorprendida por alguna que otro día de lluvia o tormenta. Ya que no siempre le será posible eso de quedarse a cubierto. Sin que en ningún caso dichas lluvias, o la meteorología en general, supongan un problema grave.

La cuestión es que de vez en cuando y, según el calendario, la web de la que obtengo dicha información metereológica, en Medford, aparte de lucir el sol, llueve, hay tormentas, nieva…. hace calor unos días y hay épocas del año hace frío y todo se cubre de un manto blanco de nieve, de manera que se dificulta el tráfico o el simple hecho de salir a la calle

Por lo cual, eso que luzca el sol todos los días es una expectativa o planteamiento carente de sentido. Tiene que estropearse el tiempo de vez en cuando, porque es el clima propio de la costa noreste de los Estados Unidos, un clima atlántico.     

Street flooding from intense rainfall, Medford, MA, summer 2014

Reflexiones de Jessica

Parece que esta mañana hace más calor que el lunes, sin embargo, el cielo está nublado y me temo que la amenaza de lluvia es en serio, por lo que he hecho bien en coger el paraguas

novela, 13 de septiembre,

¡Apunta, apunta! ¡El quinto día de la semana escolar no hay clase de Spanish! Bien ¿no? Ayer no hubo clase y también me libré de la asignatura. Hasta me pude quedar en la cama, o al menos eso es lo que me hubiera gustado y me gustaría que todo el mundo creyese, que los días «No school», se me permite hacer el vago y no sucede nada relevante

Un día de cada seis para no verle la cara a Mr. Bacon. Para que nadie me hable en español, para estar tranquila y centrada en el resto de las asignaturas. Te diría que todos los días tienen que ser así y el mundo sería un lugar maravilloso.

El remate sería que también hubiera un día a la semana, una hora al menos, uno de los trayectos en el Bus school, en que no tuviera que aguantar la cancioncita ni a los chicos.

¿Te parece la idea? ¡24 horas sin cruzarse con los chicos!

Su suerte es que, como el calendario escolar es de 6 días y no incluye festivos ni fines de semana, igual es un día cada dos semanas. No un día al mes, pero con que sea un día me conformo, porque en festivos y fines de semana tampoco hay chicos que me incordien.

¡Un día sin escuchar la dichosa cancioncita! Porque de estudiar Spanish no me libraré ni en mis mejores sueños, si es que me quiero quedar en el internado.

Bus school

Lo malo es que, si no hay clase de Spanish, lo de pasar tiempo con Yuly se complica ¿Será tan buena amiga como pretende? Hasta ahora nos hemos visto todos los días e incluso hemos coincidido en dos asignaturas. Pero a lo mejor, por eso de que este día no coincidimos en ninguna, no quiera nada conmigo y prefiera aprovechar para hacer amistad con sus otras compañeras. Esas que sí hablan en español y no tiene problemas con ninguna asignatura, que no son tan maniáticas como una yo conozco.

¿A ti que te parece? ¿Quién ha de buscar a quién? ¿Y si le molesta que sea yo quien vaya a su encuentro? Yo soy la chica de quien todo el mundo se burla por la dichosa cancioncita ¿Querrá Yuly que nos vean juntas?

Si estamos en clase y después está el descanso, no importa tanto. Pero es que esta mañana tan solo tendremos esa media hora para estar juntas y ayer no hubo clase. ¿Se habrá olvidado de mí?

Yuly adolescente. Fotomontaje

Como seguro que ya vas conociendo a Yuly, porque es una chica simpática y sociable. ¡Eso de que no nos veamos, aunque no haya clase de Spanish, es una tontería tan gorda como la muchas que me caracterizan! Ella quiere ser mi amiga y, dado que yo soy un poco retraída para esas cosas, no hace falta que me preocupe, ni que te diga que ya empezamos a ponernos de acuerdo en estas cuestiones y sabemos dónde encontrarnos sin perder tiempo dando vueltas por el edificio.

El descanso

La preferencia de Yuly, cuando llega el descanso, es buscarme y que, durante el tiempo de que dispongamos, compartamos confidencias y cotilleos de chicas adolescentes ¿Te apuntas? ¡Tan solo chicas, que los chicos están en plan tonto! Yuly no pone condiciones. Yo lo único que pido es que no se hable en español, aunque hablemos de la asignatura de Spanish o de cualquier tema que surja.

Sin embargo, uien se “junta” con nosotras en esta ocasión es Mr. Bacon. Sí, ya sé que no es una chica ni tampoco un adolescente, que no encaja con lo que se supone ha de ser nuestro particular grupo de dos del que se excluye el resto del mundo, pero eso diselo a él que es quien toma la iniciativa y no se cohibe ni un pelo. ¿Te imaginas a Mr. Bacon como una adolescente como nosotras?

Mr. Bacon con cara de chica adolescente. Fotomontaje
Mr. Bacon. Fotomontaje

En todo caso, sí se acerca para compartir confidencia, no serán confidencias de chicas», pero sí de profesor/alumnas.

No tiene el menor reparo en ponernos las cosas bien claras, antes de que le entreguemos el trabajo, la redacción sobre mis motivaciones para asistir a su clase; de que nos busquemos una o mil excusas para tomarle el pelo sin el menor recato. ¿Cómo se habrá enterado? Después de una semana se clase ya no empieza a conocer

Los demás no sé si se sentirán exentos de acudir a sus clases, pero nosotras ya nos podemos plantear ocupar los pupitres de la primera fila, donde nos vea bien, nos escuche a las mil maravillas y quede constancia de que ambas disfrutamos de la asignatura de Spanish y nos empapamos de conocimientos.

Aula de Spanish

Lo que está en juego es la posibilidad de que aprobemos. Así de claro nos lo ha dicho. Ya que somos tan amigas, no nos molestará si compartimos la nota final de curso. O aprobamos las dos con la nota más alta que cada una se merezca, por méritos propios o por nuestra cara bonita, o cabe la posibilidad de que suspendamos las dos sin ningún miramiento. La una por pasarse de lista y la otra por pasarse de tonta. Dependerá de nosotras decir quién es quién.

De manera que me toca demostrarle a Yuly lo afinado que tengo el oído, que es cierto eso de que me entero de lo que me dicen por el contexto, que me voy a tomar en serio la asignatura y no voy a hacer nada que nos perjudique a ambas. ¡Eso no se le hace a una amiga!

No sé vosotros, pero no viene al caso que Yuly haga mención a la lluvia en Toledo, cuando es en Medford donde vemos que llueve. Basta con asomarse por la ventana. Ya sabéis eso de “la lluvia en Sevilla es una pura maravilla”, (the rain in Spain falls mainly on the plain) Sin embargo, ella le intenta dar un toque más personal. De modo que mi respuesta no lo es menos. Aunque creo que debería cuidar un poco más su vocabulario o le llamarán la atención por maleducada. Sería más correcto decir “I don’t care”

Yuly: Ya me contaste el otro día que te hacen dictados y lo que escribes no tiene demasiado sentido. – Me contesta. – Tienes el oído muy fino para los idiomas. – Me dice con ironía. – Por ejemplo ‘Me importa un bledo que llueva en Toledo’. – Me dice. – Traduce

Jess: ‘Go to the airport in blue days, if we are in Toledo’. – Le traduzco.

Lluvia en la plaza de Zocodover, Toledo

Yuly: ¡Ya se ve lo mucho que me has entendido! – Exclama con asombro. – Un poco más y te conceden el doctorado cum lauden en Filología Hispánica por la Universidad de Harvard. – Dice con ironía. – Te he dicho ‘I don’t give a damn, if it rains in Toledo’ y tú me has respondido. ‘Vamos al aeropuerto también en días azules, si estamos en Toledo’

Por si sirve de algo y me libro de la asignatura, ya me he hecho con el titulo de licenciada en filología hispánica. A ver si cuela y me gano el aprobado sin mucho esfuerzo. Porque, de otro modo, no me libro de la pesadilla y queda todo un curso por delante para sufrirlo

Titulo de licenciado

Entradas relacionadas con esta escena