Empacho de bacon

Esperando a mi Daddy

Diario: Wednesday, September 13, 1995

Aclaración

Publicado día completo. Desde que suena el despertador hasta casi la hora de cenar

Entradas anteriores relacionadas con este día:

Quinto día de clase

PeriodScheduleSubject
107:52 AM- 08:49 AMScience
208:52 AM-09:49 AMAlgebra
309:51 AM-10:47 AMEnglish
10:50 AM- 11:20 AMLunch
411:23 AM- 12:19 PM World History I
512:22 PM- 01:19 PM Guidance
601:22 PM- 02:18 PMMusic

Sabemos que el día anterior, martes 12 de septiembre, había sido un dia sin clase. Según el calendario escolar hay reunión de profesores y, por lo tanto, los alumnos se quedan en casa. Fue un día que si siquiera tiene nada escrito en la novela ¿Qué se puede hacer cuando no hay clase? Como ya nos hacemos una ide de como es Jessica, nada, aburrirse o alegrarse de que no haya clase de Spanish o que no la obliguen a ir.

Por si no ha quedado claro, la climatología tiene cierta importancia en la novela, es algo así como otro personaje o lo que de algún modo condiciona la vida de Jessica de manera irremediable, porque si llueve y hace frío, lo único que se puede esperar es que llueva y haga frío, da igual que se un día entre semana o en fin de semana. No es algo que yo como escritor de la novela pretenda controlar ni obviar A mí sí me importa que llueva en Medford, aunque a Jessica le importe un bledo que llueva en Toledo.

La cuestión es que en este miércoles, 13 de septiembre, llueve, aunque en el calendario de Jessica no haya clase de Spanish, por lo que su alivio es relativo. No hay como tal ninguna asignatura a la que nos deje acompañarla, ¡quién no sea alumno de ese grupo y asignatura se queda en la calle bajo la lluvia! Tan solo nos deja acompañarla durante el tiempo del lunch.

La conversación de las amigas después de dos días sin verse se remonta a lo sucedido el lunes en clase de Spanish

Mr. Bacon: De acuerdo, para el próximo día recitarás el abecedario completo o no entras en clase. – Me indica de manera que me quede claro su amenaza. –  Julia, siguiente letra.

Mr. Bacon sept 11

Yuly: Imagínate. – Me contesta con preocupación. – Eres una chica huérfana en un internado que casi nadie conoce y con un pasado bastante turbio. – Me comenta con complicidad. – Si a esto le añades que eres una mala influencia para mis estudios, sobre todo en la asignatura de Spanish, no consentirán que estemos juntas, aunque mi vida dependa de ello. – Me advierte. – Mis padres estaban encantados con la idea de que tuviera una nueva amiga. No sé qué pensarán ante esto.

¿Hasta qué extremo puede llegar la cabezonería de Jessica con el idioma español? ¿Ni siquiera recitar el abecedario? ¡Pero, si ya todo el mundo la ha escuchado leer en voz alta y nos ha dejado que no nos creemos lo bien que lo hace!

Entendemos que esta controversia Yuly la ha debido comentar con sus padres, ya que, como es lógico es algo que a ella le afecta y le perjudica.

El almuerzo se ve interrumpido por la llegada de Mr. Bacon quien también ha tenido tiempo de pensar y nunca mejor dicho no está muy dispuesto a que le hagan perder el tiempo con bobadas de adolescente. De manera que se le ha ocurrido un plan para acentuar la amistad entre las dos amigas y que a Jessica se le remueva algo por dentro, sea consciente de que con su actitud no se perjudica tan solo a ella. Les ofrece la posibilidad de que sus notas a final de curso estén ligadas.

Si Jessica no a prueba, cabe la posibilidad de que Yuly tampoco, todo dependerá de sus méritos, porque, si Jessica la distrae y no favorece que atienda en clase, muchos méritos no se le pueden reconocer, por muy amplio que sean sus conocimientos. Yuly necesita una calificación alta en la asignatura para sus aspiraciones académicas, de manera que se puede encontrar que incluso aprobando ello le perjudique.

Jess: Tan solo tengo que asistir a clase y aprobar la asignatura. – Le contesto. – No estoy obligada a aprender el idioma ni a participar en clase de manera muy activa.

Si por el contrario ambas trabajan juntas, tienen una mentalidad abierta y de estudio, se ayudan a la una a la otra, si Jessica consigue aunque tan solo sea un mísero aprobado por los pelos. Yuly obtendrá la máxima puntuación, aunque se haya pasado el curso tocándose las narices. Aunque, en realidad, y por lo demostrado hasta ahora, esa parece la actitud que pretende adoptar. Pero Mr. Bacon le ofrece la posibilidad de que se sienta más motivada y ayude a Jessica, su amiga y compañera.

Las clases terminan a las 02:18 PM. Te subes en el bus y «adiós, profesores, hasta mañana» («Goodbye, dear teacher, see you tomorrow«) Sin embargo, esta vez no se cumple esa pauta, porque ya sospechamos que Mr. Bacon, aparte de profesor de Spanish, es un vecino del barrio. El sábado Jessica se topó con este en la carnicería.

Ana: (Se asoma por la puerta) Jessica, tienes visita. – Me dice. – Cuando sepas quién es no creo que te entusiasmes, pero la visita es para ti. – Me indica. – Es un caso un poco atípico, pero supongo que el motivo merece que se haga una excepción. – Me comenta.

La cuestión es que éste no tiene ningún reparo a la hora de presentarse en el internado y hablar con quien haga falta para dejar claro que no se va a dejar amedrentar por que Jessica se lleve un suspenso a final de curso o en cada una de las evaluaciones, si no hace algo más que asistir a clase, calentar la silla. O se pone las pilas y espabila o por su parte no le va a temblar el pulso.

Mr. Bacon: Entonces, como te he dicho esta mañana, estás suspendida. – Me contesta. – Espero que entiendas lo que eso significa y demuestres que me equivoco.

Mr. Bacon: No disfruto con las malas calificaciones, pero no me tiembla el pulso a la hora de poner ‘A+’ ni ‘F-’ a quien se lo gane. – Me indica convencido.

Ya nos ha quedado claro que la continuidad de Jessica en el internado depende en gran medida de su nota final en la asignatura de Spanish, de manera que por parte de Ana no puede esperar ni un ápice más de benevolencia.

Ana: Debería ser la primera y más interesada en hablarte en español, pero no quiero que te tomes esto como un juego. Es en serio. – Me avisa con firmeza. – Estás a una patada en el culo de que te manden a Matignon High. – Me recuerda y advierte con complicidad. – Sin embargo, da la impresión de que no eres consciente de ello.