Hay reconciliación

Esperando mi Daddy

Diario: 

Wednesday, September 20, 1995.

Aclaración de la reedición

El hecho de escribir la entrada Reconciliación el año pasado me dio pie y motivo para incluir esa reconciliación en la novela y no ha creado mal del todo. El día da para que Jessica acuda a:

Pero, en esta entrada, me centraré tan solo en lo referente a la reconciliación, porque éste es un día de relleno de última hora, aunque le saque partido a eso de que acompañemos a Jessica a algunas de sus clases

Despertar

⌚: Suena el despertador

Hoy no hace falta que Ana ni nadie me venga a despertar porque ya estoy despierta, inquieta, impaciente, nerviosa, por volver a reencontrarme con Yuly y saber que de verdad seguimos siendo amigas o lo sucedido ayer ha supuesto una total pérdida de la confianza. Por mi parte espero que sigamos como siempre. Que pensemos que lo sucedido tan solo ha sido un bache, algo en lo que es mejor que no pensemos demasiado. Fue un pronto, un calentón del momento, porque ambas actuamos sin pensar. Al menos esa es a la conclusión a la que he llegado después de recapacitar sobre ello. De todos modos, a mí no me agradó que me pusiera en ese compromiso y desde el primer momento he tenido claro que no quiero verme en ese tipo de situaciones. No quiero tener que rivalizar con ella y menos que ello se convierta en una trampa u ocasión para que acabar como el hazme reír de todo el mundo. Por lo cual, si ella, es cierto, que por su parte no tuvo mala intención, supongo que no hay razón para que se lo tenga en cuenta. Supongo que ella tampoco esperaba que yo fuera a reaccionar de aquella manera y menos aún que me sintiera atrapada, superada por todo el mundo.

20 de septiembre 1995

De todos modos, reedito la entrada con los oportunos cambios para que entendáis el desarrollo de este día en la novela e incluyo algún fragmento de la novela

Reflexiones de autor

Para no defraudar la expectativa que alguno se haya creado al respecto, he de confesar que ya se incluye en la novela ese reencuentro de las dos amigas tras la pelea / reconciliación del día 19 de septiembre. De lo contrario, el siguiente día de la novela sería el martes 3 de octubre, por la presentación de los trabajos en la actividad del Foreign Language Club, con alguna que otra sorpresa que prefiero no adelantar que evidenciaran la buena sintonía entre las dos amigas.

No es que la pelea fuese un detalle escrito en el último momento ni de relleno, porque tiene su importancia. En un primer momento preferí fijar mi atención en otras cuestiones que consideré más relevantes. Tampoco es cuestión de ir contando la vida de Jessica día por día. Dado que no siempre resulta interesante y la intención al escribir sobre estos primeros días del curso era hacerse una idea del cambio que para esta supone, un cambio de centro educativo, de ambiente escolar y el contraste entre lo que ha sido su vida en el internado ahora que se queda como la mayor de todas y una vez superada la edad límite. Han sido un par de semanas para presentar un poco el curso y hacerse una idea de cómo es su vida.

Lo admito, en cierto modo, este pequeño salto en el tiempo se debía, en parte a ese jaleo inicial con los horarios y la diferencia entre la semana escolar.

A partir de ahora la novela se centrará un poco más en lo cotidiano, en la problemática con la asignatura de Spanish, sin dejar de lado esa amistad con Yuly que se sigue afianzando. De manera que las visitas de ésta al internado empiezan a ser algo habitual, hasta el punto de llegar a pensar de que eso del lema «All are welcome» (Todas son bienvenidas), debería incluir la aclaración «Except Yuly» (Excepto Yuly) porque casi se presenta sin que la inviten y de manera jocosas Jessica llega a asegurar que empiezan a aburrirse de verla, que ya no supone ninguna novedad.

Reencuentro ¿sin testigos?

Que hasta ahora no hubiera escrito esta escena no implica que no la imaginase, que me haya sido complicado plasmarla y hacer a los demás ser testigos de ese reencuentro de las dos amigas tras la pelea, después de todo lo que intuimos se dijeron y se hubieran querido decir en un arranque de nervios y frustración limitado por el horario de clases.

¿Te apetece ser testigo de ese momento?

Sabemos que Jessica no le puede meter prisa al conductor del school bus, «¡Si tienes prisa te levantas antes y va a pie

Sin embargo, Yuly sí le puede meter prisa a su padre o a quien la llevase esa mañana a clase, porque deducimos que está tan inquieta por ese reencuentro con Jessica, que en esta ocasión más que pedirle que espabilara porque se le hacía tarde, la han tenido que aconsejar que se relajara porque tendría tiempo suficiente. Una vez en el coche, siempre que el tráfico lo permitiera y no se excedieran las normas de tráfico, lo de pisar el acelerador para Yuly debía ser una exigencia. ¡Qué pesadita esta la niña esta mañana!

Hasta ahora los encuentros y saludos matinales de estas dos amigas han sido en el pasillo, junto a las taquillas, porque se da la coincidencia de que son vecinas, sus taquillas están muy próximas. Lo cual, como es lógico, por mi parte es con una clara intención, aparte que no he investigado cómo se hace esa asignación. Pero entiendo que, en este caso, es una manera de reforzar esa amistad y compensar el hecho de que no sean compañeras de clase en todas las asignaturas, que no se pasen juntas toda la mañana. Tienen un punto de encuentro que no es el baño de las chicas.

Es más, como sabemos que en ocasiones Yuly llega tarde por causa del tráfico, no vamos a acusarle a ella siempre de ser una perezosa y la causante de que no salgan antes de casa. West Roxbury se encuentra un poco lejos de Medford y han de bordear Boston.

La cuestión es que podemos deducir que el reencuentro se produce en el patio, que de manera premeditada, quien de las dos llega primero, prefiere esperar a la otra en el patio. Le da la relativa importancia a este momento. El día anterior se habían ido echando pestes la una de la otra y es ocasión de realzar esa amistad que se ha visto un poco tocada, aunque algo han sido capaces de subsanar por teléfono. Hubieran aprovechado par hablar más entonces, pero ya sabemos que tanto Ana, la tutora de Jessica, como Carmen, la madre de Yuly, tienen «orejas» y este par de adolescentes cuando están de buen humor no tienen ganas de compartir confidencia de amigas con éstas.

El reencuentro

Patio del high school. 07:42 PM. Diseño 3D

07:42 AM MHS Patio

Yuly: [Se baja del coche] Hola. – Me saluda en tono afable. – Buenos días. – Me dice. – No hacía falta que me esperases. – Me indica un tanto sorprendida. – Ya hablamos anoche. 

Jess: Hola. – Respondo a su saludo de manera cordial. – Sé que no hace falta que te espere, pero hoy me ha parecido importante.

Yuly: Adiós, papá. – Se despide de su padre.

Don: (Sentado en el asiento del conductor) Adiós, portaos bien. – Se despide en un tono de alivio. [El coche de marcha]

Yuly: Por mí todo está bien. En serio. – Me dice. – ¡Vayamos a clase antes de que se nos haga tarde! – Me indica con jovialidad.

Jess: Sí, vamos para clase. – Le contesto. – Tan solo quería decirte que lamento lo que te dije.

Yuly: Yo también lo siento, si te puse nerviosa. – Me contesta. – Pero, bueno. No hablemos más de ello. – Me ruega en tono conciliador.

Jess: Sí, mejor que lo olvidemos. – Le Índico en tono conciliador.

20 de septiembre 1995
Warning	07:40 AM	
Adviser	07:45 -07:49
Period 1	07:52-08:49
Period 2	08:52-09:49
Period 3	09:51-10:47	
Lunch 	10:50-11:20	11:49-12:19
Period 4	11:23-12:19	10:50-11:46
Period 5	12:22-01:19
Period 6	01:22-02:18

¿El martes fue un mal dia para pelearse? Se pasaron muchas horas y clases juntas. Sin embargo, este miércoles coincidirán tan solo en clase de Spanish y como son amigas, se reunirán en el descanso. De todos modos, quiero pensar que para ambas será importante eso de verse a primera hora, prioritario, para zanjar de manera definitiva sus discrepancias y hacer las paces, han de recobrar la confianza la una en la otra y no dejar en el aire todos los planes y proyectos que se han creado en común. Por lo cual, si las clases empiezan a las 07:52 AM, es mejor que vean antes para que todo quede resuelto, para no dar pie a que intervengan terceras personas que metan cizaña entre ellas. Es fácil pensar que lo sucedido va a estar en boca de todo el mundo. Sobre todo, si hay quien pretende burlarse de Jessica y dejarla en evidencia.

Notebook of Jessica
Wednesday 20/7/1995
Period Day 	4 sd

1.	Algebra
2.	English
3	World History I 
4	Lunch A
5.	Spanish
6.	Writing workshop
7. 	Science

¿Os parece importante eso de que todo el mundo las vea juntas y que de nuevo de llevan bien? Mejor hacer callar y cerrar bocas antes de que alguno suelte una barbaridad. Ellas son amigas y ahora son un poco más conscientes de lo positivo que es para ambas esta amistad.

Hasta ahora, Yuly había dado muestras de fortaleza, de confianza en sí misma. Sin embargo, hemos visto tambalearse todo su mundo con la pérdida de esta amistad. Ahora somos un poco más conscientes de sus problemas, de las razones por las que no se la ha matriculado desde el primer momento en el nivel Honor y se ha planteado este primer año como de prueba.

Nuestra amiga Yuly

Nuestra «Super Yuly» tiene sus puntos débiles. Es una adolescente como cualquier otra, aunque no por ello la vayamos a ver perder cualidades ni facultades. Se trata de Yuly, Yo la conozco porque sé hasta dónde llega esta historia, por lo que ésto no ha sido más que el anticipo de lo que le espera. Aun así, van a ser más sus éxitos que los problemas en los que se va a ver envuelta. Su amistad con Jessica le servirá de tabla de salvamento. De manera que se están obligadas a entenderse y ahora es cuando ambas empiezan a tomar consciencia de ello. En cualquier caso, se trata de Yuly.

June 24, 1995 Aseo del aeropuerto

No sé si alguien cayó en la cuenta, pero la presencia de Yuly en la novela se produce antes del comienzo de curso. Una pequeña gracia, para resaltar el hecho de que ésta vive entre West Roxbury (Boston, Massachusetts) y Vigo. No quiero afirmar que Jessica y ella viajasen en el mismo avión porque el mensaje en el aseo de mujeres tampoco tiene fecha, pero es una posibilidad que queda abierta. o que está claro es que ese día y en ese viaje Jessica no estaba pensar en nada ni en nadie, tan solo en regresar a Medford o en la intriga reprimida de saber a dónde la había llevado Ana de «vacaciones»

No sé si será algo muy típico de aquí o una falta de educación por parte de los pasajeros, de las mujeres que pasan por aquí, pero el caso es que en las paredes han dejado mensajes escritos. La mayoría no los entiendo porque están escritos en idiomas que desconozco y que tampoco ayudan demasiado a saber dónde me encuentro. Tan solo hay uno que me llama la atención porque parece escrito en inglés y por alguien que no sé si volverá, pero al menos quiere dejar constancia de que paso por aquí. El texto que ha dejado no deja muchas dudas al respecto: “Yuly, from Boston, was here”. No ha puesto ninguna fecha, de manera que no me es fácil deducirlo, aunque me da la impresión de que es bastante reciente.

09:30 AM. Toilet of terminal, Jessica. 06/24/1995

En cualquier caso, Jessica aún no es consciente de adónde la llevaron y no le da a ese pequeño mensaje mayor importancia, ni tampoco Yuly alude a ello porque se trata de una pequeña travesura y no es cuestión de presumir de los defectos u ocurrencias personales. Es más como Jessica no sabe dónde estuvo, tampoco puede decir mucho al respecto.

Final de la mañana

Tras la tempestad de la pelea, ha vuelto la calma. Si cabe, la próxima secuencia de la novela será una exaltación de esta amistad, de manera que no queda duda de que se ha recobrado la confianza mutua.

02:18 PM. MHS Corridor

Cuando salgo del aula de Science con intención de no perder el bus y a ser posible decirle adiós a Yuly antes que nos separemos, me encuentro con que ésta sale con bastante más prisa que yo de su aula. Hoy ni siquiera dirige sus pasos hacia la taquilla para dejar los libros ni recoger nada. Mi primera impresión es que lleva algo de prisa, aunque ni durante el descanso ni tras la clase de Spanish me comentase nada al respecto. Asumo que tampoco tiene por qué, pero ahora que volvemos a ser amigas para mí empiezan a ser un poco más relevante este tipo de situaciones. Que quede claro que no nos evitamos ni hay recelos por parte de ninguna. Por mi parte aún confío en que venga de visita al internado, si surge la ocasión y le apetece. Aunque yo, por causa de mis manías descarte presentarme en su casa. Antes tendría que cambiar mucho mi manera de pensar, pero no espero que ella se lo tome como algo personal ni negativo. Además, creo que ya es un poco más consciente de que para ciertos temas soy un tanto peculiar        

20 de septiembre 1995

Como conclusión de lo escrito sobre ese día se me ocurrió que era importante la implicación de los padres, que, de algún modo, quede constancia de su preocupación por el desarrollo de esas reconciliación entre las dos amigas, de ahí las prisas de Yuly por marcharse. Sus padres se toman más en serio eso de pasar a recogerla por puntualidad. Pero, como la novela trata sobre la vida de Jessica no se hace ninguna mención más clara en la novela.

Por su parte Jessica se encuentra con que Ana la viene a recoger en coche, le evita tener que tomar el bus escolar. Y digo bien, que la viene a recoger en coche, no en la furgoneta del internado, con la excusa de que «pasaba por allí».

Me tengo que creer sus excusas de que tan solo pasaba por aquí y ha querido aprovechar para recogerme, aunque no descarto del todo que haya sido por la preocupación provocada por mi reacción tras mi pelea con Yuly. Como si temiera que no fuéramos a ser capaces de solventarlo entre nosotras. Yo creo que lo hemos hecho y que está todo resuelto. Puede que aún quede algo de desconfianza, pero por mi parte estoy segura de que seremos capaces de pasar página, pero lo más importante entiendo que ya lo hemos hecho, volver a hablar y dejar constancia de que nos entendemos bien, que ambas estamos dispuestas a darnos una segunda oportunidad. Por mi parte, y por lo que ella misma me ha dicho, asumo que ella agradece que me haya querido disculpar a primera hora, como yo que hayamos pasado el descanso juntas, y hayamos dejado constancia de que ambas estamos un poco más dispuestas a ser amigas. Que está bien eso de ser compañeras de clase y de estudio, pero supongo que ahora hemos de definir un poco más esa amistad, esa complicidad de amigas. Lo que cada cual espera de la otra y está dispuesta a ceder en ese sentido.

20 de septiembre 1995

Lo que da ocasión a que hablen entre ellas y de este modo se da por zanjado el tema de la pelea y la discrepancia entre las dos amigas.

La próxima secuencia de la novela conlleva un pequeño salto en el tiempo, porque hemos de dejar que estas dos amigas se relajen sin tener que contarnos todo al detalle